Argentina: Ataque a la Libertad de Prensa

marzo 27, 2011 · Imprimir este artículo

Piquetes sindicales bloquearon la salida de diarios de Clarín y La Nación

 

La Nación.

Un nuevo bloqueo afectó esta madrugada las plantas impresoras de LA NACION y de Clarín en Barracas. Desde la 1, un grupo de unos 40 manifestantes, incluidos niños, impidió la salida y entrada de camiones que distribuyen los ejemplares de ambos matutinos.

En el caso de LA NACION, la medida se levantó a las 3.10, cuando pudieron salir los primeros camiones. No obstante, Clarín, estuvo afectado por el bloqueo durante 12 horas. Pasado el mediodía, recién comenzaron a cargarse los vehículos con los periódicos para iniciar una tardía distribución.

Martín Etchevers, gerente de Comunicaciones Externas del Grupo Clarín, precisó a lanacion.com que el bloqueo se inició cuando el diario aún no se había terminado de imprimir, y una vez finalizado le fue imposible salir a la calle por la continuidad de la medida de fuerza.

«Hicimos la denuncia en la comisaría 30. Ahora, estamos esperando que la policía actúe y que cumpla con el fallo judicial que ordena a las fuerzas de seguridad impedir los bloqueos y garantizar así la libre circulación», indicó minutos después de que se cumplieran diez horas del conflicto.

En cuanto se levantó el bloqueo, «algunos quiosqueros se fueron hasta la planta para buscar los ejemplares y distribuirlos en los domicilios», dijo Etchevers esta tarde. De acuerdo con el vocero eso sólo alcanzó a cubrir muy parcialmente la distribución en la Capital, «por lo que la edición de hoy estará con la de mañana en los quioscos».

En el Interior, «se llegó a enviar la edición vía satélite a Santa Fe, desde donde se distribuyó al centro y noreste del país», explicó.

La medida. Los manifestantes se identificaron con pancartas en las que se leía «Federación Gráfica Bonaerense» y como empleados tercerizados de Artes Gráficas Río de la Plata, que reclamaban la incorporación en la empresa, según indicó personal de la comisaría 30° con jurisdicción en el lugar. A pesar de que LA NACION pidió presencia policial para velar por la seguridad de la distribución de los ejemplares, ningún oficial se hizo presente.

Incluso, cuando un directivo del departamento de Legales de LA NACION y un escribano llegaron al lugar para dejar sentada la situación fueron amenazados por algunos manifestantes, que se mostraron muy agresivos.

El grupo que ocupó los portones, llegó con chicos de corta edad, reposeras, alimentos y bebidas como para permanecer varias horas. También armaron una carpa, donde se instalaron los bebes y sus mamás.

Más tarde, en una actitud más amenazante, encendieron un contenedor de basura en una de las calles en las que están ubicadas las plantas. Esto se produjo cerca de la medianoche, aunque, curiosamente, una hora antes, la agencia oficial Télam dio por sentado el bloqueo del lugar en un despacho de las 22.53.

«Trabajadores de Artes Gráficas Rioplatenses (AGR), acompañados por organizaciones sociales y políticas, se manifestaron esta noche [por anoche], pasadas 22.30, en la sede de esa empresa para reclamar ante la persecución que se lleva a delante por la patronal contra los delegados sindicales», señaló el cable de la agencia oficial.

Según Télam, Luis Siri, a quien identifica como delegado de los trabajadores, indicó que «la medida de fuerza se mantendrá hasta que se revierta la situación y que si la empresa no accede a las demandas laborales, el diario Clarín no saldrá el domingo [por hoy]».

Una situación similar ocurrió a mediados de enero pasado.

Aunque a principios de este año, el juez civil Gastón Polo Olivera prohibió que cualquier persona bloqueara los accesos a las plantas impresoras y ordenó que la resolución se notifique, en forma personal, a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, para que tome las medidas que permitan cumplir ese fallo, hasta el momento la fuerza de seguridad no hizo nada para asegurar la libre circulación de los medios de prensa.

Se trata de la quinta medida de este tipo desde noviembre pasado que impide la circulación de diarios, revistas y otras publicaciones pertenecientes a Clarín y también a LA NACION.

Fuerte reclamo de la SIP y de Adepa. La medida iniciada esta madrugada despertó fuertes quejas de entidades periodísticas como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa).

Así, el director de Libertad de Prensa de la SIP, Ricardo Trotti, afirmó esta mañana de que se trata de «una flagrante violación a la libertad de prensa» y alertó que representa «un problema periódico y sistemático en la Argentina de estos últimos años».

«Hay una inacción total de parte de la fuerza pública, lo que es mucho más preocupante», consignó según señala Clarín en su edición digital.

Por su parte, el titular de ADEPA, Daniel Dessein, advirtió esta mañana que se está ante la presencia de «un hecho gravísimo». Y reclamó al Gobierno que «debe despertar y tomar cartas en el asunto».

«Vamos a analizar las medidas que podamos llevar adelante y comunicarnos con asociaciones internacionales. Es un hecho gravísimo. Tenemos un Gobierno o un Estado que no está actuando. No se trata de un perjuicio individual a una compañía sino al derecho de informar», expresó.

Antecedentes. El 14 de enero de pasado, y durante cinco horas, un centenar de piqueteros, identificados con pancartas de la Federación Gráfica Bonaerense, impidieron la distribución de los diarios LA NACION y Clarín. Los manifestantes bloquearon las salidas de las plantas impresoras que ambos matutinos tienen en el barrio porteño de Barracas. Según las informaciones que se pudieron recoger en el lugar en ese momento, el conflicto se originó por algunos despidos que los manifestantes atribuían a la empresa editora del diario Clarín. Nadie pudo explicar a ciencia cierta por qué la manifestación se hizo extensiva a la planta impresora de LA NACION.

Fuente: La Nación.com 27/03/11.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.