Argentina: El peor saldo de comercio exterior desde 2001

julio 23, 2015 · Imprimir este artículo

El comercio exterior registró su peor saldo desde 2001

Por las trabas y el escenario global, el superávit se hundió un 63% interanual en el primer semestre del año; cayeron tanto las exportaciones como las importaciones.

Por Francisco Jueguen.

La fiebre por el dólar libre arrasa. Hace crecer las expectativas de devaluación en el comercio exterior, crea inestabilidad en el mercado de cambios y a la larga puede impactar en los precios al consumidor. Sin embargo, los potenciales beneficios de esa devaluación implícita no llegan a la economía. La suba del blue no fomenta la competitividad, fundida gracias a la estrategia oficial de un atraso cambiario con el único objetivo de impulsar el consumo en tiempo de elecciones nacionales.

 

En ese marco, los resultados del comercio exterior no sorprenden. Para encontrar un ingreso de dólares comerciales más bajo que el anunciado ayer para el primer semestre del año es preciso volver a 2000. De acuerdo con los datos del informe de Intercambio Comercial Argentino (ICA), en los primeros seis meses del año el saldo comercial -la diferencia entre exportaciones e importaciones- se hundió un 63% en relación con un año atrás. Pasó de US$ 3326 millones en 2014 a US$ 1232 millones en el primer semestre de este año. Hace 15 años se registraba la marca más baja hasta ayer (853,1 millones de dólares).

argentina-bandera-botonLas exportaciones de los primeros seis meses del año alcanzaron los US$ 30.213 millones (una caída de un 18% en relación con un año atrás), y las importaciones, US$ 28.981 millones (un retroceso de 13,5%).

En junio el resultado de la balanza comercial fue positivo en US$ 456 millones, lo que marcó una caída de 57% en relación con el superávit del mismo mes de 2014. Las ventas externas de junio sumaron US$ 6266 millones (-14%), y las importaciones, US$ 5810 millones (7%).

Los datos del ICA son cuestionados por los economistas especializados en comercio exterior, que ahora se vuelcan por la denominada Base Usuaria (también la realiza el Indec, pero no la abre al público) para proyectar escenarios más realistas. De acuerdo con los cálculos de Jorge Vasconcelos, economista del Ieral, el déficit comercial de este año rondará los 3000 millones de dólares. “Las exportaciones de los últimos doce meses muestran una caída de 30% en comparación con el mismo punto de 2011”, explicó el experto.

“Si las exportaciones del ICA de junio fueran iguales a las de la Base Usuaria, un supuesto fuerte ya que implica que no sobreestiman las ventas, el resultado del primer semestre de 2015 de la Base Usuaria sería un déficit de US$ 508,4 millones”, indicaron en la consultora Ecolatina.

La caída local en el comercio exterior se dio tanto por cantidades como por precios. “Es una mezcla de los dos. Pero si toman países vecinos, que también venden commodities, la caída de las exportaciones locales es del doble”, indicó Vasconcelos. El especialista afirmó que los principales obstáculos se deben a cuestiones impositivas, las trabas al comercio y la falta de acuerdos comerciales a nivel global. “Chile tiene cero arancel para entrar sus vinos a China. Nosotros pagamos 14%”, ejemplificó con esa economía regional, actualmente en crisis.

“La fuerte caída en las exportaciones se puede explicar principalmente a raíz de los menores envíos de harina de soja, responsable de más de un 30% de la baja del primer semestre”, afirmaron en Abeceb.com. “Por otro lado, en el desempeño de las importaciones se destacan las menores compras de combustibles, explicadas mayormente por la caída de los precios, aunque también desciendan las cantidades”, agregaron. Justamente, gracias a esta última tendencia en mayo y junio hubo una desaceleración en el retroceso de las compras al exterior. A pesar del desplome de las exportaciones y sin ingresos de dólares -con excepción del swap con China-, el Gobierno tuvo un mayor margen para destinar más divisas a la producción (amplió los cupos para Tierra del Fuego y las automotrices, por caso).

“Son varios los factores que explican el rumbo negativo del comercio exterior argentino”, afirmó Marcelo Capello, también del Ieral, que enumeró: el ajuste en Brasil, la pérdida de competitividad cambiaria gracias a la apreciación del dólar en el mundo, las posibles represalias de otros países por el lado de las exportaciones, y el bajo nivel de la actividad económica interna y “especialmente” las restricciones existentes a las compras en el exterior, por el lado de las importaciones.

“En cualquier caso, se trata de una situación que en el futuro requerirá de una corrección en la competitividad cambiaria, salvo que el nuevo gobierno se decida por un plan general de reducción de costos impositivos y otros costos de producción, que siempre conllevan fuertes costos fiscales o políticos”, analizó Capello.

El actual atraso cambiario golpea a los exportadores y a quienes buscan sustituir importaciones; en cambio, un dólar libre más caro aparece como un subsidio al dólar ahorro o a quienes son autorizados a importar. A mitad de camino, sufren las reservas y crece la incertidumbre.

Las razones detrás de la caída

Commodities en baja

Los precios de los productos que exporta el país sufrieron fuertes caídas

Las trabas al comercio

El cepo importador también provocó un descenso en el intercambio comercial con otros países

La crisis brasileña

El principal comprador de productos argentinos entró en recesión

El atraso cambiario

La inflación le ganó a la devaluación del peso, lo que se tradujo en menos competitividad de las exportaciones.

Fuente: La Nación, 23/07/15.

 

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.