Cómo cuidar su Cerebro

enero 6, 2015 · Imprimir este artículo

Cuide su Cerebro.

Para poder disfrutar de la memoria, la alegría y el bienestar, ahora y por más tiempo, hemos de cuidar nuestro cerebro, señala el neuropsicología Álvaro Bilbao, quien facilita claves para conseguirlo y prevenir así dolencias neurodegenerativas. Aprendemos desde pequeños a lavarnos los dientes cuatro veces al día y, sin embargo, muchos no sabemos cómo cuidar nuestro órgano más preciado y en el que reside todo el potencial para alcanzar nuestras metas y ser felices, el cerebro, explica Álvaro Bilbao, neuropsicólogo formado en la Universidad de Deusto de Bilbao, al norte de España, y el Hospital Johns Hopkins, en EE.UU. En el cerebro se encuentra nuestro primer beso, la sonrisa de nuestra madre cuando regresábamos de la escuela, o la sensación de sostener a nuestro hijo por primera vez, señala el doctor Bilbao. El cerebro nos permite respirar, hace que el corazón lata y percibamos el mundo que nos rodea. También habla por nosotros, nos presenta al mundo como tal y como queremos que nos conozcan, esconde nuestros secretos más íntimos, elabora nuestros deseos y persigue las metas que nos permiten ser felices, agrega este experto del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC). “El cerebro necesita alimentación, hidratación, oxigenación y sueño, pero también estímulos que le permitan mantener un desarrollo intelectual constante a lo largo de toda la vida y un flujo de emociones que permitan mantener un ánimo positivo y equilibrado”. En una sociedad que se mueve a un ritmo frenético y en la que la esperanza de vida aumenta vertiginosamente, la mejor póliza de seguros para combatir el estrés, la ansiedad y las enfermedades como el Alzheimer es tener una buena salud cerebral, señala el autor del libro Cuida tu cerebro y mejora tu vida. Para saber cómo influye nuestra forma de vida en nuestro tejido y funcionamiento mental y conocer los hábitos neurosaludables que conviene adoptar, el experto brinda una serie de recomendaciones prácticas para cuidar nuestro cerebro, ayudándole a que a su vez cuide de nosotros. El cerebro necesita alimentación, hidratación, oxigenación y sueño, pero también estímulos que le permitan mantener un desarrollo intelectual constante a lo largo de toda la vida y un flujo de emociones que permitan mantener un ánimo positivo y equilibrado, explica este neuropsicólogo. Según Bilbao mientras que las células de otros órganos viven entre 2 semanas y 8 años, nuestras neuronas nos van a acompañar toda la vida. Y, de acuerdo con las estadísticas, cada vez viviremos más y más años. Durante toda la vida podemos seguir desarrollando nuevas conexiones neuronales o sinapsis, las cuales son el resultado de un aprendizaje.

CEREBRO SANO, MENTE FELIZ

Un cerebro despierto y curioso se cultiva durante toda la vida, lo que permite que se mantenga un equilibrio entre la pérdida de neuronas y el desarrollo de nuevas conexiones. Si el envejecimiento es saludable, cada año seremos un poco más lentos, pero también un poco más sabios, recalca este experto. El cerebro, por tanto, en mayor medida que otros órganos necesita cuidados que le ayuden a seguir funcionando de una manera adecuada, indica el especialista. De acuerdo a este profesional una persona que goza de una buena salud cerebral es feliz, disfruta de una buena memoria y agilidad mental y se enfrenta a su día a día con optimismo y energía. Son personas como Bob Edwards, un británico afincado en Nueva Zelanda, que renovó su carné de conducir a los 105 años de edad, o como Matthieu Ricard, un francés de 67 años que fue bautizado como el hombre más feliz del mundo después de dedicar varios años a cultivar sus emociones y seguir una dieta beneficiosa para su cerebro, ejemplifica Bilbao. En cambio, según este neuropsicólogo, las personas desanimadas, constantemente frustradas, con niveles bajos de energía, los que padecen ansiedad o insomnio, o viven la vida con mucho estrés, y aquellas otras que presentan dificultades de concentración y memoria, pueden estar experimentando síntomas de que no están cuidando su cerebro. Lo mejor de todo es que cualquier persona puede mejorar su salud cerebral y beneficiarse de un mejor estado de ánimo y rendimiento intelectual durante toda su vida, añade. Para lograrlo, Bilbao destaca que la persona debe estar dispuesta a cambiar sus hábitos y estilos de vida para que su cerebro recupere su estado natural de bienestar. Estos hábitos son los mismos que han demostrado su efectividad en la prevención de distintas alteraciones psiquiátricas y neurológicas.

SEIS CLAVES NEUROSALUDABLES

El doctor Bilbao explica cuáles son las seis áreas clave del cuidado cerebral y proporciona unos consejos prácticos, que conviene transformar en sanas costumbres:

1. Reserva cognitiva: aprenda cosas nuevas y lea. Son dos de los ejercicios más completos para desarrollar la mente, prevenir el deterioro de la memoria y mantener una actitud despierta, curiosa y positiva. Rezar y meditar pueden retrasar el ritmo del envejecimiento cerebral

2. Actividad física: baile y camine. Cualquier ejercicio aeróbico es saludable para el cerebro, pero bailar favorece además el desarrollo de la memoria y la reserva cognitiva. Caminar una hora al día potencia la memoria y es uno de los ejercicios más eficaces para prevenir el Alzheimer.

3. Nutrición: coma más bien poco. Son muchos los aspectos nutricionales que deben ser tenidos en cuenta para disfrutar de una buena salud cerebral, pero restringir las calorías parece ser una de las claves más prometedoras. Uno de los alimentos que podría tener un factor protector frente al Alzheimer es el curry. También disfrutar en familia de la dieta mediterránea es muy beneficioso.

4. Sueño: eche una cabezadita, si puede. Los beneficios de una siesta de 15 minutos se pueden notar en la presión arterial, el funcionamiento cardiovascular, la memoria y también aumentan las probabilidades de tener un buen día.

5. Manejo emocional: cultive emociones positivas. Cada vez conocemos más sobre el poderoso efecto de la bondad, el agradecimiento y la calidez sobre el cerebro. También sabemos que sencillas técnicas y ejercicios pueden sembrar y germinar actitudes y sentimientos positivos en nuestro órgano cerebral.

6. Relaciones sociales: cultive la vida familiar. Tanto si tiene una gran familia o una pequeña, esté casado o soltero, vivan muy unidos o dispersos por el mundo, la familia es una fuente de salud cerebral insustituible. Convivir, compartir, solucionar los conflictos y, sobre todo sentirse acompañado, disminuirá el riesgo de sufrir demencia o depresión.

Fuente: El Día, 06/10/13.

http://es.jn1.tv/video/news/bob-edwards-de-105-a-os-sigue-conduciendo.html

Neozelandés tiene 105 años y aún maneja

El conductor con licencia más anciano de Nueva Zelanda, y uno de los de mayor edad en el mundo, ha conducido 88 de sus 105 años y no planea dejarlo de hacer

Bob Edwards nació antes de que el primer Modelo T saliera de la fábrica de Henry Ford en Detroit. Aprendió a conducir en un automóvil francés que tenía palanca en lugar de volante. Y todavía anda en los caminos, sólo que ahora con una Mitsubishi roja de tracción en las cuatro ruedas.

El conductor con licencia más anciano de Nueva Zelanda, y uno de los de mayor edad en el mundo, ha conducido 88 de sus 105 años y no planea dejarlo de hacer, al igual que hacer ejercicio cada mañana en el gimnasio de su casa y cocinar regularmente para él y su esposa.

“De hecho, no creo estar viejo”, dice Edwards. “No realmente”.

Solo ha estado en un choque en toda su vida y solo lo han multado una vez por exceso de velocidad.

Edwards opina que para muchos ancianos quedarse con su licencia les permite mantener su independencia, movilidad y dignidad.

Según los Récord Mundiales Guiness, el conductor más anciano del mundo fue el estadounidense Fred Hale, quien condujo hasta los 108 años en 1998.

En Nueva Zelanda, los conductores mayores de 80 años deben someterse a chequeos de salud y de la vista cada dos años para mantener su licencia.

Edwards conduce tres veces a la semana hasta una tienda a 15 kilómetros (nueve millas) y ocasionalmente maneja un poco más para ir a una cita médica o visitar a los amigos.

Sacó su primera licencia en 1925 a los 17 años.

Fuente: El Nacional, 05/06/13.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.