El Banco Central tiene la mitad de las reservas declaradas

mayo 25, 2015 · Imprimir este artículo

El Banco Central es dueño de menos de la mitad de las reservas declaradas

Por Javier Blanco.

Del total de US$ 33.870 millones que informó la entidad el viernes, sólo entre 40 y 47% son de su propiedad absoluta.

bcra-isologoEl Banco Central (BCRA) es dueño de menos de la mitad de las reservas totales que declara día a día, es decir, mantiene hoy la menor tenencia genuina desde que en 2003 dio comienzo el ciclo kirchnerista, más allá de las últimas operaciones que buscaron maquillar esa realidad.

La proporción propia, en el total contable que declara y mantiene bajo administración, cayó del 92% que reunía en 2007 a entre 40 y 47% en la actualidad, coinciden distintos consultores que sólo tienen divergencias menores sobre lo que debería computarse como propio y lo que no, lo que da lugar a ese rango.

Las diferencias surgen porque a la hora de hacer las cuentas y separar la paja del trigo algunos sólo restan a las reservas totales los préstamos que haya tomado el BCRA con entidades semejantes (su presidente, Alejandro Vanoli, reconoció días atrás que la entidad ya uso “aproximadamente la mitad” de la línea en yuanes equivalente a US$ 11.000 millones pactada con China), los pagos de deuda ya hechos pero bloqueados por el juez Griesa (unos US$ 1600 millones, cuyos verdaderos dueños son los tenedores de deuda argentina) y la porción de depósitos en dólares de ahorristas locales (unos US$ 8000 millones).

Por su parte, otros analistas agregan a esta sustracción la deuda que los importadores locales acumularon con contrapartes en el exterior (unos US$ 3500 millones) y los giros reprimidos por pago de dividendos de firmas multinacionales que no podrían eludirse sin caer en el riesgo de enfrentar juicios, entre otras cosas.

Por lo pronto, esto quiere decir que sólo de US$ 13.600 a US$ 16.000 millones de los 33.870 millones que declaró el viernes el BCRA como reservas son de su propiedad absoluta.

Para tener una idea del deterioro, vale tener en cuenta que a fines de 2007, más de US$ 42.000 millones de los US$ 46.200 millones que declaraba acumular contablemente, lo eran. Cuatro años más tarde, a fin de 2011 unos 35.500 millones de dólares de los 46.300 millones que se declaraban como total de reservas eran propiedad del BCRA.

Lo que siguió de allí en más fue un proceso de deterioro en la calidad de este activo, que se dio en consonancia con el progresivo regreso a una situación de paulatino atraso cambiario, el estrangulamiento creciente que comenzó a mostrar el saldo de la balanza comercial y la pérdida de participación que el país sufrió en la competencia por atraer inversión extranjera directa frente a otras economías de la región. El dato deja a la vista que el promocionado clima de calma financiera puede calificarse como “alquilado”, ya que el proceso de deterioro en el activo de la entidad no dejó de agravarse en los últimos meses.

Más préstamos que ingresos

“Las reservas totales que informa son cada vez menos propias: incluyen los depósitos en dólares de los particulares y los préstamos del Banco de Basilea u otros bancos centrales que, como cualquier préstamo, es dinero que se debe devolver. Así, cuando se hace la cuenta se observa que las reservas netas pierden peso relativo año a año en el total declarado. Y nada de eso cambió en los últimos meses, porque el BCRA en realidad sumó más préstamos que ingresos genuinos”, describió el economista de la consultora Economía & Regiones, Diego Giacomini.

Lectura recomendada:  Cristina Kirchner se traga el Banco Central

Para su colega Nicolás Dujovne, “si bien con los ingresos de las últimas colocaciones de deuda las reservas brutas volvieron a los niveles que mostraban en octubre de 2013, la diferencia es que, en ese entonces, unos US$ 22.000 millones eran tenencia neta; ahora apenas llegan a los US$ 16.000 millones”.

“Los dólares financieros que llegaron en reemplazo de los dólares comerciales no cambiaron la situación de fondo, más allá de la calma coyuntural: a 2016 llegaremos con una economía estancada, con cepo, con pocas reservas netas, sin saldo comercial y con un déficit fiscal mayor a 5% del PBI y todavía sin tener asegurado el financiamiento externo en magnitud y a tasas que no hipotequen el futuro”, completa Dujovne.

El dato de reservas netas cobra relevancia porque, en lo que resta del año, el sector público aún debe afrontar pagos netos de deuda en moneda extranjera por 11.900 millones de dólares (sumando obligaciones de la Nación y de las provincias), y a la hora de realizar esas cancelaciones, por caso, los yuanes chinos no serán de utilidad.

“Lo que está haciendo la Argentina es endeudarse para generar un saldo positivo en la cuenta de capital y financiera, que le permite financiar el déficit por el saldo negativo en la cuenta de ahorro y turismo y afrontar los pagos de deuda. Pero hay que tener en claro que ese esquema supone cambiar dólares genuinos por dólares ?alquilados'”, insiste Giacomini.

El cambio de composición en las reservas y el concepto de alquiler sirven para explicar, además, el creciente deterioro patrimonial del BCRA, una situación que parece no tener freno.

Aunque no publicó su balance de 2014, la entidad que conduce Alejandro Vanoli se apresuró hace unos días a aprobar la transferencia de $ 78.000 millones de sus utilidades en ese ejercicio contable al Tesoro nacional, en un intento por ayudar a disimular el creciente déficit fiscal.

Lo que debe tenerse presente es que el grueso de esa ganancia provino de las diferencias de cotización de sus activos nominados en dólares, dada la depreciación que tuvo el peso el año pasado. “El punto es que el Central posee dos grandes activos en dólares: las reservas (que promediaron durante 2014 unos US$ 28.000 millones) y los títulos públicos dolarizados, cuenta que en un 95% está compuesta por las denominadas Letras Intransferibles (promedio en 2014: US$ 47.000 millones). Éstas son los pagarés no negociables y de muy dudoso valor real que el Tesoro le fue entregando al Central cada vez que éste le cedía dólares para hacer frente a pagos de deuda pública”, explica el economista y consultor Federico Muñoz.

“Este desglose -añade- pone en evidencia que la mayor parte de la ganancia se explica por la valorización en pesos de un activo que, en rigor, vale nada, lo que supone una emisión de pesos espuria en paralelo con una creciente descapitalización del BCRA”.

En su último informe, el consultor recuerda que el Gobierno “con justa razón, calificaba de ?vaciamiento’ a la decisión de Repsol de distribuir el 90% de las utilidades anuales de YPF entre sus accionistas”. Pero se pregunta: “¿Cómo deberíamos definir entonces a la conducta del BCRA, que cede sistemáticamente la totalidad de sus ganancias al fisco?.

DETERIORO PATRIMONIAL

Fuente: La Nación, 25/05/15.

 

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.