El CEO de UBS expresa frustración por las críticas contra la banca

enero 28, 2014 · Imprimir este artículo

Sergio Ermotti, CEO de UBS expresa frustración por ola de críticas contra la banca
Por David Enrich y Francesco Guerrera

Sergio Ermotti, presidente ejecutivo de UBS, tiene un mensaje para los críticos del banco suizo y toda la industria: cálmense.

“La vida es lo suficientemente difícil, y creo que esta predicación constante sobre ética e integridad por parte de muchos accionistas probablemente es la parte más frustrante de la ecuación. Porque no creo que haya mucha gente que sea perfecta”, indicó Ermotti en una entrevista en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. “Estamos lejos de ser perfectos… pero no ayuda mucho estar criticando a los bancos constantemente”.

Ermotti dice en voz alta lo que muchos ejecutivos bancarios piensan en privado. Pero en momentos en que muchos europeos tienen a los bancos en baja estima, pocos ejecutivos están dispuestos a darle una voz pública a ese tipo de frustraciones.

UBS ha sido objetivo de muchas críticas, gracias a las enormes pérdidas que registró durante y después de la crisis financiera; un rescate con dinero de los contribuyentes, un escándalo de corretaje y un rol central admitido en la manipulación de tasas de interés de referencia.

Aunque los ataques populistas a banqueros perdieron impulso en Estados Unidos, siguen siendo generalizados en Europa. En Suiza y la Unión Europea, los políticos y reguladores suelen vapulear a los banqueros por sus generosos paquetes salariales y están presionando para que los ejecutivos del sector tengan responsabilidad legal por las acciones de sus empleados. Durante la asamblea anual de UBS en mayo pasado, accionistas enojados protestaron contra los paquetes de compensación de los gerentes tras una pérdida de US$2.700 millones. Un inversionista mostró un collage con la frase “¡Robado!” en alemán.

Ermotti, de 53 años, quien se convirtió en presidente ejecutivo a fines de 2011 luego de la renuncia abrupta de su antecesor, ha estado intentando sanear UBS. Contrajo el balance del banco e intentó reducir el peso que el brazo de banca de inversión, propenso a dar pérdidas, tiene en la organización. El ejecutivo también se está esforzando por impartir una nueva cultura entre los casi 60.000 empleados del banco en todo el mundo.

Sin embargo, UBS sigue siendo un imán para las polémicas. La más reciente: el banco es investigado por las autoridades suizas, británicas y estadounidenses por su rol en la potencial manipulación de divisas. UBS ha suspendido al menos a un empleado.

“Es frustrante ver que surjan este tipo de temas”, sostuvo Ermotti sobre la investigación de divisas. “Intentamos dentro de lo posible tomar las lecciones aprendidas de temas pasados” y usarlas para evitar errores futuros.

Pero Ermotti, un nativo de Suiza que ha pasado toda su carrera en la industria bancaria, afirmó que se siente desilusionado cada vez más con la actitud de algunos reguladores, políticos, accionistas, clientes periodistas y bancos rivales que le exigen a UBS más que a ellos mismos.

Los comentarios de Ermotti evocan los que realizaron otros ejecutivos bancarios sobre lo que percibían como demasiadas críticas a los banqueros. El ex presidente ejecutivo de Barclays PLC Bob Diamond, por ejemplo, les dijo a legisladores británicos en 2011 que “hubo un período de remordimiento y disculpas por parte de los bancos. Ese período debe terminar”. El año siguiente, Diamond fue obligado a renunciar luego de que Barclays admitiera haber intentado influir sobre las tasas de interés.

Durante el Foro Económico Mundial la semana pasada, los problemas de comportamiento continuos de la industria fueron un tema candente. En una reunión privada entre presidentes ejecutivos de bancos, banqueros centrales y reguladores, varios participantes señalaron los problemas de “conducta” de los bancos como un factor que socava los intentos por restaurar la confianza pública y de los inversionistas en la industria, según ejecutivos y banqueros centrales que estuvieron presentes.

Ermotti afirmó que la mayor parte del comportamiento que puso en aprietos a UBS y otros fue causado por grupos aislados de empleados descarriados y no refleja una cultura más amplia en la industria. “No eres criminal por ser banquero”, dijo.

El ejecutivo también cuestionó la noción de que los problemas de los bancos europeos perjudicaron la economía del continente.

“Es un concepto absurdo. Todos vemos ahora que es algo más que una crisis financiera. En Europa, ¿quién cree que los bancos son responsables” por el estado subyacente de la economía? La industria bancaria, agregó, “es un blanco fácil”.

Fuente: The Wall Street Journal, 28/01/14.

banner CEP 01 click aqui

Lectura recomendada:  Cómo evitar el mal comportamiento de los Bancos

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.