Jerome Kerviel al momento de su arresto en mayo. Agence France-Presse/Getty Images

PARÍS (EFE Dow Jones) — Un tribunal francés anunció el jueves que ha concedido la libertad condicional a Jérôme Kerviel, el operador de Société Générale SA  cuyas arriesgadas apuestas estuvieron a punto de hacer quebrar al banco en 2008.

Kerviel, que cumple una sentencia de tres años de cárcel, tendrá que llevar una pulsera electrónica cuando sea puesto en libertad el lunes, dijo a los periodistas su abogado, David Koubbi. “Dedicará su tiempo en libertad a actividades sociales”, agregó Koubbi. El ex operador también tendrá que respetar un toque de queda diario.

Como parte de su sentencia, a Kerviel se le prohibió también trabajar en el sector financiero.

Tras un proceso judicial que duró años, el máximo tribunal francés condenó a Kerviel a tres años de prisión a principios del presente ejercicio. En la misma sentencia, el tribunal revocó una multa de 4.900 millones de euros en daños que se había impuesto al ex operador anteriormente.

societe generale logoUna portavoz de Société Générale dijo que el banco no hará ningún comentario sobre la decisión de conceder la libertad condicional a Kerviel.

Kerviel comenzó a ser investigado en enero de 2008 después de que el banco anunciara que había sufrido una pérdida neta de 4.900 millones de euros al deshacer una serie de apuestas hechas por él.

En 2008, un informe elaborado tras una investigación interna describió al banco galo como un lugar de trabajo caótico con infracción sistémica de los controles, y Société Générale pagó 4 millones de euros en multas al regulador bancario francés.

La entidad dijo que nunca fue consciente de que Kerviel hubiera hecho apuestas no autorizadas porque el operador había encubierto sus actos. Kerviel ha admitido que intentó maquillar sus operaciones.

En los últimos meses, Kerviel ha intentado presentarse como una víctima de la “tiranía” de los mercados financieros. Tras reunirse brevemente en marzo con el Papa Francisco en Roma, participó durante unas semanas en una marcha hacia la frontera francesa en protesta contra los mercados financieros. Finalmente, se entregó a las autoridades galas en mayo. Fuente: The Wall Street Journal, 04/09/14.