El gobierno argentino mantendrá su política económica tras el revés electoral

agosto 16, 2013 · Imprimir este artículo

El gobierno argentino mantendrá su política económica tras el revés electoral
Por Ken Parks

BUENOS AIRES – El equipo económico de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner indicó esta semana que el gobierno mantendrá las políticas que algunos observadores afirman contribuyeron al deficiente resultado que obtuvo la coalición gobernante en las recientes primarias para las elecciones legislativas de octubre.

La votación del domingo eliminó cualquier probabilidad de que la coalición oficialista de Kirchner pueda cambiar los límites constitucionales de los períodos presidenciales con el fin de que la jefa de Estado pueda postularse a un tercer período en 2015. Ahora, los observadores en Argentina buscan señales sobre si la populista gobernante de 60 años radicalizará sus políticas o adoptará medidas más convencionales con el fin de hacer frente a la alta inflación y el déficit de moneda dura que han frenado el crecimiento económico y mermado su popularidad.

Los críticos del gobierno afirman que la señora Kirchner y su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, gastaron los ingresos extraordinarios de casi una década de altos precios de las exportaciones argentinas de productos agrícolas con muy poco que lo demuestre. Cristina Kirchner y sus partidarios señalan que las políticas de gasto fiscal y de sustitución de importaciones fomentaron años de rápido crecimiento económico que creó más de cinco millones de empleos.

El viceministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, señaló el jueves en un seminario que las políticas convencionales -como recortes del gasto público y el endeudamiento en los mercados internacionales de crédito- no funcionan.

Sus comentarios se suman a una serie de declaraciones públicas realizadas esta semana por parte de los principales asesores económicos de Kirchner luego que su coalición -el Frente para la Victoria- sufriera una impresionante derrota en las primarias. El miércoles, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y la presidenta del banco central, Mercedes Marcó del Pont, defendieron las políticas del gobierno, que hacen hincapié en el pago de la deuda externa con reservas del banco central, la ayuda de la economía con un amplio gasto fiscal y la regulación estatal del mercado cambiario.

El banco central interviene casi a diario el mercado cambiario cuando intenta comprar dólares para aumentar sus reservas de divisas, mientras debilita paulatinamente al peso para ayudar a los exportadores.

El banco central ha permitido que el peso se debilite a un ritmo mayor este año, aunque las autoridades han negado reiteradamente que una devaluación de la moneda -una medida política nociva- sea una opción.

Kirchner probablemente estará muy ocupada durante los últimos dos años de su mandato, cuando tendrá que enfrentar los crecientes problemas económicos del país.

Los precios al consumidor se encaminan a crecer más de 20% por cuarto año consecutivo, mientras el banco central mantiene las tasas de interés bajas e imprime dinero para financiar al gobierno. Tras la magra expansión de 1,9% registrada en 2012, Kirchner ha dicho que la economía crecerá al menos 3,5% este año. Pero muchos economistas afirman que el gobierno está exagerando el crecimiento.

El Frente para la Victoria y sus aliados obtuvieron casi el 30% de la votación nacional en las primarias, inferior a las expectativas de 35%, y una caída significativa en relación al 54% de los comicios que obtuvo Kirchner al ser elegida para un segundo mandato presidencial en 2011.

Aunque la coalición se mantendría como la mayor fuerza política en el Congreso, el Frente para la Victoria podría perder el 27 de octubre su leve mayoría en el Senado y con ello el control que ejerce Cristina Kirchner sobre la agenda legislativa del país.

Fuente: The Wall Street Journal, 15/08/13.

Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.