El plan del FDIC para evitar un nuevo rescate de los bancos

mayo 11, 2012 · Imprimir este artículo

El plan para evitar un nuevo rescate de los bancos

Por Victoria Mcgrane

 

WASHINGTON — Cuando la próxima crisis ponga de rodillas a las principales firmas financieras, los reguladores estadounidenses tomarán control de sus casas matrices, pero permitirán que sus unidades alrededor del mundo sigan operando hasta tanto el desastre haya resuelto, según un anuncio hecho el jueves por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés).

Aquellos que posean acciones de un gran banco u otra firma financiera perderán sus valores, en tanto que los tenedores de bonos enfrentarán pérdidas cuando sus valores sean canjeados por acciones en una nueva entidad, como parte del plan de la FDIC.

Casi cuatro años después de los masivos rescates de la crisis financiera por parte del gobierno estadounidense, los reguladores buscan desvirtuar el entendimiento tácito de que el gobierno intervendrá para salvar a las principales instituciones financieras vistas como vitales para la economía o el sistema bancario.

Como parte de ese esfuerzo, el presidente interino de la FDIC, Martin Gruenberg, delineó el jueves la estrategia de la agencia en un discurso en Chicago, en su primera declaración pública sobre el plan de desmantelamiento de los bancos. En las últimas semanas, autoridades de la FDIC discutieron los planes con The Wall Street Journal. Si varias agencias federales y el Departamento del Tesoro acuerdan intervenir a una firma, la FDIC desmontará la compañía bancaria matriz de la empresa en dificultades, colocándola en situación de quiebra y revocando su estatuto. Las filiales de la firma en todo el mundo continuarían operando, con el apoyo de la liquidez de la empresa matriz controlada por la FDIC podrán pedir prestado al gobierno en el marco de la reforma financiera (Ley Dodd-Frank).

Posteriormente, la FDIC transferirá la mayor parte de los activos de la empresa y algunos de sus pasivos a lo que se conoce como «empresa puente«, según funcionarios de la FDIC. Allí, los reguladores se encargarían de supervisar un canje de deuda por acciones similar a lo que ocurre bajo la reestructuración bajo las leyes de quiebra: los tenedores de acciones serían eliminados, pero los acreedores recibirían acciones a cambio de los valores que mantenían. Eventualmente, la compañía resurgiría del proceso como una nueva entidad privada recapitalizada.

Sin lugar a dudas, los mercados se han mostrado escépticos sobre la voluntad de los reguladores y su capacidad para desmontar una importante empresa financiera en tiempo real. Las principales firmas financieras de EE.UU. siguen disfrutando de una ventaja de financiación frente a sus pares más pequeñas, en parte porque los inversionistas creen que su dinero está más seguro allí. Las firmas de calificación de crédito, como Moody’s Investors Service y Standard & Poor’s Corp., dicen que todavía creen que el gobierno rescataría a los bancos más grandes.

La FDIC, más conocida por garantizar los depósitos bancarios, está trabajando para convencer a los principales inversionistas, analistas, economistas y banqueros que están construyendo un aparato que podría guiar limpiamente a una gran firma financiera a través de un proceso de desmantelamiento, sin recurrir a un rescate de los contribuyentes.

La reforma financiera Dodd-Frank de 2010 dio a los reguladores nuevos poderes para intervenir a los gigantes financieros en problemas y reducirlos de una manera que no lleve a los mercados a una situación de pánico.

El mecanismo, llamado «orderly liquidation authority«, fue diseñado para dar a los reguladores otras opciones diferentes a la dura decisión que enfrentaron en 2008, ya sea de comprometer miles de millones de dólares de los contribuyentes para evitar un colapso, como fue el caso de American International Group (AIG), o dejar que su desmoronamiento trastorne a los mercados financieros, como ocurrió con Lehman Brothers Holdings Inc.

Funcionarios de la FDIC dicen que su estrategia podría evitar algunos de los trastornos que se produjeron cuando múltiples subsidiarias de Lehman Brothers ingresaron a diferentes procedimientos de insolvencia en EE.UU. y el extranjero luego de que la empresa matriz se declaró en quiebra en septiembre de 2008.

Cerca de 88% de los activos internacionales y derivados de los principales bancos de EE.UU. se encuentran en el Reino Unido, donde funcionarios de la FDIC dicen que buscan la cooperación de las autoridades. El expresidente de la Reserva Federal (Fed), Paul Volcker, que ayuda a asesorar a la FDIC, dijo que está «impresionado» con el trabajo de la agencia con sus pares del Reino Unido.

Los críticos argumentan que la FDIC no tiene experiencia para desmontar una firma financiera de la dimensión de Lehman, por ejemplo, o dicen que las complejidades internacionales dejarían sin sentido los poderes de la agencia.

El ex-gobernador de la Fed Kevin Warsh dijo en abril que la nueva autoridad de la FDIC «es poco probable… que esté a la altura de la tarea» de mitigar el daño en la próxima crisis financiera.

Un grupo de administradores institucionales de renta fija llamado Credit Roundtable, que incluye al Sistema de Pensiones de los Empleados Públicos de California (Calpers) y a Vanguard Group, con sede en Pennsylvania, expresó su preocupación de que la FDIC pudiera sacar adelante una empresa tan compleja, de acuerdo con una persona que asistió a una reunión en Washington.

Los nuevos poderes de la FDIC son importantes, pero el desmantelamiento de un banco «tiene que ser hecho de la forma correcta», dice Anne Simpson, administradora de fondos y directora corporativa de Calpers.

Por ahora, los reguladores pueden seguir sembrando dudas sobre la probabilidad de los futuros rescates en las mentes de los participantes del mercado e instituciones financieras, dice Gruenberg el presidente interiono de la FDIC. «Bueno, hasta que no lo hagan, no estoy seguro de que realmente estén convenciendo al mercado de manera concluyente», dijo en una entrevista.

Algunos detractores están dando un segundo vistazo. David Skeel, experto en bancarrota corporativa de la Universidad de Pennsylvania y que ha sido crítico de la autoridad de resolución, considera «una propuesta muy interesante» la propuesta de la FDIC que consigue lo mejor de una serie de lo que él considera una mala serie de reglas en la reforma Dodd-Frank.
Fuente: The Wall Street Journal, 10/05/12.
——————————————————

Más información: www.fdic.gov

 

Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC)

La Corporación Federal de Seguro de Depósitos (en inglés: Federal Deposit Insurance Corporation o FDIC, por sus siglas en dicho idioma) es una agencia federal independiente de los Estados Unidos y está formada a consecuencia de la Gran Depresión del año 1929. Esta agencia tiene como misión garantizar la recuperación de su dinero a los depositantes si un banco quiebra. La FDIC abastece de dinero cuando las instituciones financieras fracasan, inspirando confianza a los bancos y los clientes.

La agencia garantiza depósitos de hasta $100.000 en bancos comerciales miembros, contribuyendo a mantener la solvencia del sistema financiero de los Estados Unidos y que ahorristas y depositarios que no deben preocuparse por su dinero.

El 3 de octubre de 2008, el gobierno federal incrementó provisionalmente el depósito asegurado de $100.000 a $250.000, lo cual está vigente hasta el presente.
Fuente: Wikipedia.

 

Lectura recomendada:  ¿Qué es el FDIC?

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.