El referéndum polariza a Grecia

julio 3, 2015 · Imprimir este artículo

La campaña para el referéndum polariza a Grecia y divide a la UE

Por Luisa Corradini.

ATENAS – La sociedad griega, las familias, los medios políticos, la prensa y los países de la zona euro aparecen cada día más divididos entre el nai (sí) y oxi (no) que plantea el referéndum convocado para el domingo 5 de julio por el primer ministro Alexis Tsipras.

Más que una división, existe un verdadero abismo sobre la actitud frente al programa de reformas propuesto por los tres acreedores institucionales de la ex troika que forman ahora el llamado Grupo de Bruselas: la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

grecia bandera default 01Tres días antes de la cita con las urnas, por primera vez el voto por el sí, partidario de aceptar la propuesta del Eurogrupo, encabeza los sondeos de opinión. Una encuesta realizada el martes por el instituto GPO acuerda 47% de intenciones de voto al sí contra 43% por el no.

“Lo importante no son los resultados, sino la dinámica que muestra un vertiginoso ascenso del sí y una caída equivalente del no”, estimó Christopher Dembik, economista de Saxo Banque.

Si prevalece el sí, que obligará al gobierno de izquierda radical de la coalición Syriza a aceptar el acuerdo que propone el Grupo de Bruselas, el actual ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, presentará su renuncia: “Prefiero cortarme un brazo antes que firmar acuerdos que no contemplen una quita y una reestructuración de la deuda”, declaró ayer en una entrevista a Bloomberg Televisión.

Como si se tratara de una respuesta directa a Varoufakis, el FMI divulgó una estimación realizada antes de la ruptura de las negociaciones que en términos globales coinciden con los cálculos del gobierno griego y admite la necesidad de una reestructuración para ampliar “significativamente” los vencimientos de los actuales préstamos de sus acreedores.

El FMI señala la incompetencia del gobierno anterior al decir que “si el programa [de 2012] se hubiera aplicado como se presumía, no habría sido necesario un mayor alivio de deuda”.

También destaca que la situación macroeconómica es peor que hace tres años, debido a que “no se ha seguido el camino establecido”.

Las necesidades de financiación de Grecia entre 2015 y 2018, afirma el documento, superan los 50.000 millones de euros. Por esa razón, incluso teniendo en cuenta el plan presentado por los acreedores internacionales, los países europeos deberían aportar 36.000 millones suplementarios.

El FMI admite además la necesidad de una reestructuración de la deuda del país.

El organismo que dirige la francesa Christine Lagarde sugiere en concreto extender el período de gracia para el pago de deuda hasta 20 años junto con un período de amortización de 40 años en los préstamos actuales con la Unión Europea.

Esa posición contradice en cierta medida la actitud extremadamente dura que había mantenido Lagarde durante el último tramo de negociaciones con Grecia.

En contraste con la posición más conciliadora del FMI, el ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, que preside el Eurogrupo, afirmó que la victoria del no de ninguna manera favorecerá la posición negociadora de Grecia, como pretende Tsipras.

Incluso dentro de los países de la zona euro empiezan a aparecer claras líneas de división. El presidente francés, François Hollande, partidario de agotar todos los esfuerzos para llegar a un acuerdo antes del referéndum, puso distancias con la línea ultraliberal del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble.

Lectura recomendada:  El costo de financiación de Grecia y España se reduce

La amiga de Tsipras

Numerosos analistas políticos aseguran que el dúo formado por Schauble y el ministro de Economía socialdemócrata Frank-Walter Steinmeir le forzaron la mano a la canciller Angela Merkel, partidaria de una mayor flexibilidad con Tsipras.

En esa pulseada al parecer también actuaron, aunque parezca mentira, cuestiones de orden personal. Mientras Merkel siente simpatía por Alexis Tsipras, Schauble y Steinmaier no pueden soportar la “arrogancia” ni el estilo excéntrico del ministro Varoufakis.

Algunos países de la UE están irritados con la rígida conducta adoptada por el Eurogrupo en la fase final de las negociaciones.

Dentro de Grecia esas divisiones son aun más profundas. La televisión presentó varios casos de familias divididas entre padres e hijos por el referéndum, y en la calle, bares y oficinas se discute cómo votar el domingo.

La mayoría de la prensa hace campaña por el sí, según denunció la coalición de gobierno Syriza en una carta enviada al Consejo Nacional de Radiodifusión, pidiendo que se respeten las reglas de equidad.

También apelaron a votar por el sí los partidos Nueva Democracia (conservador), To Potami (liberal), Pasok (socialista) y el Movimiento de Socialistas Democráticos (centro-izquierda) de Giorgos Papandreu.

A ellos se sumaron la mayoría de las organizaciones de empresarios. A favor del no se pronunciaron Syriza, los partidos menores de la coalición, la derecha nacionalista de ANEL que integra la coalición y numerosos sindicatos. Tanto el Partido Comunista de Grecia (PCH) como la extrema derecha de Aurora Dorada optaron por la abstención.

El problema de esas divisiones no reside en la fractura que provocan hoy en Grecia y en el resto de Europa, sino en que esas heridas no cicatrizarán el domingo y permanecerán abiertas cuando sea necesario empezar una nueva vida.

Fuente: La Nación, 03/07/15.

Declaran en Europa que Grecia está oficialmente en default

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera emitió un duro comunicado contra el país, tres días después de no haber pagado al FMI un vencimiento de 1600 millones de euros.

BRUSELAS – El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) declaró oficialmente hoy a Grecia en situación de impago, tras no haber hecho frente a un vencimiento de 1600 millones de euros ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque sin consecuencia financiera inmediata.

Esa ausencia de pago, el martes pasado, “constituye un default de parte de Grecia, según los términos del acuerdo financiero entre Grecia y el FEEF”, indica la institución en un comunicado. No obstante, el FEEF precisa que se reserva el derecho de actuar ulteriormente, pero “sin reclamar reembolso inmediato” a Atenas, ni renunciar a sus créditos.

La declaración del FEEF se conoce dos días antes de que poco más de diez millones de griegos vayan a las urnas ante el referéndum convocado para el domingo por el primer ministro, Alexis Tsipras. Los ciudadanos tienen que eligir entre aceptar o rechazar la propuesta del Eurogrupo.

Si gana el sí, el gobierno de izquierda radical de la coalición Syriza estará obligado a aceptar el acuerdo que propone el Grupo de Bruselas, formado por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI.

Agencia AFP


 

banner medio asesoramiento financiero consulte 01

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.