El valor del ser humano

septiembre 8, 2014 · Imprimir este artículo

Necesidad de proteger el activo más importante de una sociedad: EL SER HUMANO PRODUCTIVO

Por Ángel Moreno CLU, ChF.

El ser humano posee muchos valores, la mayoría son irremplazables y escapan nuestra habilidad para cuantificarlos.

Estos valores tienen sus bases en las creencias religiosas, principios morales y vínculos sociales. Desde el punto de vista religioso, por ejemplo, la vida humana es vista como inmortal y con valor fuera de la comprensión del hombre. Por otro lado, las relaciones con otras personas vienen cargadas de sentimientos y emociones imposibles de medir en términos monetarios o de reemplazar con cosas materiales. La historia humana está llena de ejemplos de personas, que con sus talentos artísticos, científicos u otros atributos, han cambiado el curso de la humanidad. ¿Cómo se mide la vida de Luis Pasteur o Rembrandt?

¡Imposible!

Pero estos valores no son los que crean las bases del seguro de vida. El seguro de vida, a pesar de tener un fuerte componente moral y social, está fundado más en el valor económico que se deriva de la capacidad de una persona de generar ingresos, y proteger aquellos que dependen de esos ingresos – la familia.

El seguro de vida se compra cuando no se necesita. Si lo necesitas, ninguna compañía te lo ofrece.

Como protección familiar:

En su composición física, el cuerpo humano no vale más de unos Pesos. Pero en términos de su capacidad económica, puede valer millones de Pesos. Sin embargo, el poder económico no crea el valor económico que puede servir como base lógica del seguro de vida. Una vida humana tiene valor económico sólo si otras personas u organizaciones esperan una ventaja monetaria de su trabajo. Si un individuo no tiene dependientes, u otras personas u organizaciones que puedan recibir peculio de su vida, ahora o en el futuro, en términos prácticos, no tiene valor monetario para perpetuar. Esos individuos son escasos. La gran mayoría de las personas que generan ingresos tienen dependientes o esperan tenerlos. Otras personas sin dependientes familiares proveen apoyo financiero para organizaciones caritativas o instituciones que dependen para su sostén del apoyo económico de otras personas. En ambos casos existen las bases para el seguro de vida.

Si no tienes presupuesto disponible hoy en día para comprar seguro, menos lo tendrán ellos cuando estén solos.

Winston Churchill Seguro de Vida

En muchos casos, la familia se encuentra completamente dependiente de los padres para cubrir sus necesidades básicas y proyectarse en el futuro. En otras palabras, las necesidades familiares son mayores que cualquier acumulación de bienes o ahorros que la familia tenga. La seguridad familiar depende de la capacidad de sus padres de generar ingresos, que es representado por su carácter, salud, educación y experiencia, tanto como su personalidad y motivación para tangibilizar sus capacidades.

Con el tiempo, esas fuerzas económicas se convierten en ingresos. Una parte para auto-mantenimiento, otra parte para beneficio de la familia y si los ingresos son lo suficiente, una porción se destina para el ahorro, emergencias y necesidades futuras. Si el individuo vive y se mantiene en buena salud, el total potencial eventualmente se realizará. Todo para beneficio de la familia y otros que deriven ganancias financieras de sus esfuerzos. Si ese proveedor muere, las entradas económicas no-realizadas de su ingreso potencial, se perderán y en la ausencia de otros medios, la familia pronto se encontrará en la pobreza, o dependiendo de parientes y amigos, o del gobierno; y muy afectada económicamente y sicológicamente y pocas perspectivas de que ellos puedan realizar su propio potencial. Ese potencial perdido se convierte en una cadena que afecta a generaciones futuras.

Esto no tiene porqué acontecer, existen contratos de seguro de vida que en forma parcial o total pueden sustituir la pérdida del asegurado. Gracias a los seguros de vida una persona puede garantizar que su familia recibirá el valor monetario de su potencial independientemente de cuando ocurra la muerte. Capitalizando el valor económico el titular puede dejar a su familia en la misma posición económica que ellos hubieran disfrutado si él hubiera vivido.

El seguro de vida se compra con el sacrificio, no con lo que sobra.

La mayoría de las personas adultas asumen grandes responsabilidades con el soporte y mantenimiento familiar y muchos lo consideran uno de los grandes privilegios. Pero también, la sociedad crea leyes que obligan al padre a proveer por sus dependientes y su esposa considerando que no todos sienten esa responsabilidad. En el caso de divorcio o separación las leyes estipulan una cantidad económica que tiene que ser continuada durante la dependencia de los hijos. Sin embargo, requiere un alto grado de responsabilidad para que el padre voluntariamente provea para la continuidad de sus ingresos a sus dependientes en el caso de su muerte. Esto requiere un sacrificio del padre ya que implica un ajuste en sus ingresos y una reducción de su estándar de vida actual y por poco que sea requiere de madurez para hacerlo.

Pero pocas personas negarían que un padre tiene una obligación moral de proveer a sus dependientes de la protección de los seguros de vida de acuerdo a sus posibilidades económicas.

El seguro de vida se compra porque se ama a alguien.

Igual que un hombre (mujer) de negocios tiene la obligación de proteger su negocio contra una quiebra, la responsabilidad más importante de un padre es también de evitar la quiebra familiar por su muerte. La familia es la primera y el más importante negocio de un hombre y debe de establecerse y administrarlo con seriedad y responsabilidad.

¿Por qué no existe una póliza de vida que acompañe el certificado de matrimonio? Cuando un barco cargado de mercancía sale del puerto a su destino, los bancos y propietarios exigen asegurar el valor de su carga.

El crecimiento del seguro de vida implica un desarrollo en el sentido de la responsabilidad de las personas. La idea de proveer solo para el presente tiene que abrir el paso y reconocer el hecho de que la responsabilidad de una persona hacia su familia no está limitada a los años de vida. Se debe poner énfasis en “el crimen de no asegurar el potencial humano” con el seguro de vida.

El seguro de vida no es el mejor producto para asegurar el futuro de una familia – ¡Es el único!

A pesar del crecimiento económico de la clase media, las personas van a necesitar a alguien que les ayude a ver esa responsabilidad de proteger el valor humano que es el futuro de su familia. Para esto se necesitan corredores con los conocimientos y valentía para ayudar a las personas a tomar las decisiones difíciles, pero necesarias, de proteger el activo más importante de una sociedad: El ser humano productivo.

Fuente: Inmark Training, 04/09/14.

Ángel Moreno

Ángel Moreno

 

 

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.