Europa y el FMI rescatan a Grecia

julio 11, 2015 · Imprimir este artículo

Europa y el FMI aportarán 81.700 millones de euros para rescatar a Grecia

La banca helena se llevará 25.000 millones en recapitalización. Anoche, el Parlamento griego dio su aval para que el primer ministro Tsipras negocie con los acreedores.

Por Martín Idafe.

Bruselas – Escribía el escritor austríaco Stefan Zweig: “Los diplomáticos no serían diplomáticos si no tuvieran a gala hacer difíciles las cosas fáciles y, sobre todo, retrasar artificialmente todo asunto importante”.

grecia-bandera-en-movimientoCinco meses y medio después de la llegada al poder en Grecia del partido izquierdista Syriza, Europa y Atenas –tras un corralito, presiones de Washington y Beijin y el primer impago de un país desarrollado al FMI-, están a punto de sellar un acuerdo para mantener la economía helena a flote y al país en la Eurozona. Se evita así, en el alargue pero dejando heridas políticas, el primer paso atrás desde el inicio del proceso de integración europea tras la Segunda Guerra Mundial.

Europa recibió ayer con elogios el plan de ajuste heleno a cambio del tercer rescate. El Banco Central Europeo, el FMI y la Comisión Europea le dieron el visto bueno. La factura final, según el documento de la troika que pudo consultar Clarín, sube hasta los 81.7000 millones de euros, que se quedan en 74.000 millones porque se espera ingresar 6.000 millones por el superávit fiscal griego y 2.500 millones por privatizaciones. De esos 74.000 netos, el 21% lo pondrá el FMI. 25.000 millones irán a recapitalizar la banca griega y ya incluye los vencimientos de este verano y el impago de casi 1.600 millones de euros al FMI del pasado 30 de junio.

Durante el día hubo buenas palabras para Atenas. París, Roma y la socialdemocracia alemana aplaudieron el plan, así como Washington. Francia dijo que “es una propuesta seria y creíble”. El presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem dijo que era un plan “serio y profundo, una buena base”. La socialdemocracia alemana, que había sido durísima hasta ayer, parece moverse a favor del acuerdo.

El Parlamento griego, en la noche del viernes, dio su aval para que el primer ministro Alexis Tsipras negocie con los acreedores. El ministro de Finanzas Euclides Tsakalotos explicó a los diputados que, a pesar del ajuste, el plan había que mirarlo en conjunto porque conllevaría algún tipo de reestructuración de deuda.

Tsipras intentó ganarse a los diputados a partir de la sinceridad. Les dijo que el acuerdo no es bueno pero es el mejor que podía conseguir, les pidió unidad –“hemos llegado hasta aquí todos juntos; o continuamos juntos o nos vamos juntos”- y les aseguró que si se consigue reestructurar la deuda Grecia empezará a sacar la cabeza del pozo.

Lectura recomendada:  Los beneficios del euro

El primer ministro reconoció que el acuerdo es “difícil” y que no cumple con todas sus promesas electorales. Admitió haber cometido “errores”, pero dijo que había hecho “todo lo humanamente posible”. Más allá de los tecnicismos –y aunque el rescate rebaja los objetivos fiscales con respecto a los anteriores- el éxito o el fracaso de Tsipras se medirán si consigue una reestructuración de deuda a medio plazo o sólo una vaga promesa sin contenido.

Atenas volvió a vivir ayer manifestaciones contra la austeridad y contra el plan de ajuste que presentó el gobierno. Pero Tsipras se refuerza. Un sondeo de la Universidad griega de Macedonia, tras diez días de corralito, daba mayoría absoluta a Tsipras en caso de legislativas anticipadas y que el 60,5% de los griegos quiere quedarse en la Eurozona a pesar del ajuste.

Hoy se reúnen los ministros de Finanzas de la Eurozona. Es el foro donde más países intentarán poner a Grecia fuera del euro. Además, su recomendación ya vendría dictada por los jefes de gobierno, por lo que si tumbaran el plan griego, la cumbre del domingo, salvo giro político, estaría dedicada a preparar la expulsión de Grecia. Fuentes europeas confirmaron a “Clarín” que los ministros tendrán sobre la mesa un estudio sobre la sostenibilidad de la deuda helena.

Berlín y los países más cercanos a sus tesis siguen desconfiando del gobierno griego. En las instituciones europeas, deseosas de poner fin a meses de crisis, hay ganas de cerrar ya el acuerdo, pero hoy podría haber problemas si el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble decide que está ante su última oportunidad para expulsar a Grecia del euro. Schäuble podría arrastrar consigo a países como Eslovaquia, Finlandia y las tres repúblicas bálticas. En 2012, cuando se aprobó el segundo rescate, ya lo intentó. Entonces Angela Merkel le frenó los pies.

Un sondeo publicado ayer por el centro de análisis político Instituto Elcano de Madrid asegura que mientras un 74% de españoles quiere que Grecia siga en el euro, esa tasa baja hasta el 49% en el caso de los franceses y al 35% si se pregunta a los alemanes.

Fuente: Clarín, 11/07/15.

 

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.