La destrucción no es beneficiosa

julio 24, 2014 · Imprimir este artículo

La destrucción no es beneficiosa: La primera lección de Hazlitt pasa por recordarnos algo evidente: destruir riqueza no es crear riqueza. Como ya observara Bastiat, si un gamberro rompe un cristal, los factores productivos se trasladarán a fabricar un nuevo cristal, pero durante ese tiempo no habrán podido dedicarse a crear un nuevo traje. Evidente, ¿no? Pues no tanto, aun hoy esta falacia de la ventana rota sigue demasiado presente en nuestras vidas. Así, por citar sólo algunos casos recientes, a comienzos de 2005, tras la tragedia humana y económica que supuso el tsunami del Índico, Alastair Corera, vicepresidente de la agencia de calificación Fitch, hoy felizmente desacreditada, sostenía que: “El tsunami es una oportunidad de crecimiento para Sri Lanka”. No estaba sólo. Poco después de la devastación de Nueva Orleans por el Huracán Katrina, el economista jefe del banco estadounidense Wachovia, hoy felizmente quebrado y absorbido por Wells Fargo, se descolgaba con las siguientes declaraciones: “Generalmente es bueno para la economía cuando tienes que reconstruir a gran escala como sucede ahora”. Y, por último, en marzo de 2011, después del devastador terremoto que padeció Japón (9 grados en la Escala de Richter, el séptimo más potente de la historia), Lawrence Summers, antiguo rector de Harvard, ex secretario del Tesoro de Clinton y ex presidente del Consejo de Asesores de Obama, no tardó demasiado en frivolizar acerca de la tragedia y declarar que “irónicamente, el terremoto puede dar lugar a incrementos temporales del PIB gracias al proceso de reconstrucción”.
Tomado del Prólogo a la séptima edición de La economía en una lección.
————————————————————————

110801 Portada_La_Econ_en_una_Lec_7a_ed.pmdLa economía en una lección es una introducción a la economía de mercado libre escrita por Henry Hazlitt y publicada en 1946, sobre la base del ensayo de Frédéric Bastiat Ce qu’on voit et ce qu’on ne voit pas (Lo que se ve y lo que no se ve).

La “una lección” se afirma en la primera parte del libro:

“… el arte de la economía consiste en mirar no sólo a lo inmediato, sino los efectos largos de realizar cualquier acto o política, consiste en ubicar las consecuencias de esa política no sólo para un grupo sino para todos los grupos.”

La segunda parte consta de veinticinco capítulos, cada lección localiza los efectos de una creencia económica común, y demuestra que tal creencia común es una falacia.
Fuente: Wikipedia, 2014.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.