La Fed continuaría las compras de bonos

julio 17, 2013 · Imprimir este artículo

Bernanke dice que las compras de bonos de la Fed podrían continuar
Por Victoria Mcgrane y Jeffrey Sparshott

WASHINGTON — Con el lenguaje más claro que ha usado hasta el momento, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijo el miércoles que las reducciones de las compras mensuales de bonos por US$85.000 millones que realiza el banco central «de ningún modo tienen un curso predefinido».

Además, indicó que la Fed podría dejar el programa intacto -o incluso aumentar las compras- si ello se justifica por un empeoramiento del mercado laboral, una inflación renuente a avanzar hacia la meta de la Fed de 2%, o por una contracción de las condiciones financieras.

Por otro lado, si la economía se desempeña mejor de lo que espera la Fed, el banco central podría comenzar a reducir sus compras de bonos más rápidamente, dijo Bernanke en comentarios preparados para entregar el miércoles ante la comisión de servicios financieros de la Cámara baja. El programa de compras de bonos, conocido como flexibilización cuantitativa, apunta a reducir las tasas de interés de largo plazo, impulsar las contrataciones, la inversión y el gasto.

En una conferencia de prensa realizada el 19 de junio, Bernanke dijo que si la economía mejora de la manera que espera la Fed, el banco central podría comenzar a reducir la cantidad de bonos que compra cada mes más adelante este año. Si la mejoría continuara en línea con las proyecciones de la Fed, el programa podría terminar completamente a mediados de 2014, un momento en el cual la Fed cree que la tasa de desempleo rondaría 7%, un descenso desde el nivel de 7,6% en el que estaba en junio.

Los inversionistas se resistieron, impulsando un derrumbe de los mercados de acciones y bonos. Eso impulsó una escalada de los rendimientos de los bonos, los cuales se mueven de manera inversa a los precios, y arrastraron consigo las tasas hipotecarias.

Bernanke dijo el miércoles que los plazos anunciados eran «la trayectoria probable del programa si la economía se desenvuelve de acuerdo a lo proyectado», y que eso no representaba ningún cambio de la política.

Enfatizando que las decisiones sobre el programa de compras de bonos están condicionadas a las perspectivas económicas, Bernanke destacó los riesgos económicos que podrían forzar a la Fed a revisar sus expectativas para la economía.

Los riesgos para la economía han disminuido desde el otoño pasado, pero la política fiscal federal sigue siendo una amenaza, y podría restringir el crecimiento en los próximos trimestres más de lo que esperan los funcionarios de la Fed, dijo. También advirtió que los inminentes debates legislativos sobre temas presupuestarios, y la necesidad del Congreso de elevar los límites de endeudamiento del gobierno -conocidos como techo de deuda- a finales de este otoño, también podrían perjudicar la recuperación.

También se enfocó en la inflación, que se ha situado por debajo de la meta de la Fed de 2%. «La debilidad refleja en parte algunos factores que posiblemente sean transitorios», dijo, y que las expectativas de inflación a más largo plazo son «estables en general». Pero los funcionarios de la Fed «saben con certeza que una inflación muy baja presenta riesgos para el desempeño económico -por ejemplo, elevando el costo real de las inversiones de capital- e incrementa el riesgo de una deflación declarada», dijo Bernanke, al mismo tiempo que prometió seguir de cerca la situación de la inflación. La Fed «actuará según sea necesario» para asegurar que la inflación, que hoy se ubica en cerca de 1% según la medida preferida de la Fed, retorne a su meta de 2%, dijo Bernanke.

Bernanke dejó en claro que no solo el panorama del empleo influenciaría la decisión de la Fed sobre las compras de bonos.

«[Si] las perspectivas para el empleo se volvieran menos favorables, si la inflación no pareciera estar retornando a cerca de 2%, o si se juzgara que las condiciones financieras -las cuales recientemente se han endurecido- son insuficientemente expansivas para permitirnos cumplir con nuestros objetivos por mandato, el ritmo actual de las compras de bonos podría sostenerse por un tiempo más prolongado», dijo.

De hecho, si fuera necesario, la Fed «estaría preparada para emplear todas sus herramientas, incluido un incremento [en] el ritmo de las compras durante un tiempo, para promover el retorno del máximo empleo en un contexto de estabilidad de precios».

Bernanke repitió su mensaje de las últimas semanas acerca de que, incluso si la Fed reduce su programa de compras de bonos a finales de este año, tiene la intención de mantener las tasas de interés de corto plazo cercanas a cero por un tiempo más prolongado.

Debido a que la tasa de desempleo aún sigue siendo alta y está contrayéndose «solo gradualmente», y la inflación está por debajo de la meta de 2% de la Fed, «seguirá siendo apropiada una política monetaria altamente expansiva en un futuro cercano», dijo.

Dijo que las denominadas expectativas a futuro de la Fed -la afirmación en su comunicado formal de política acerca de que las tasas de corto plazo seguirán en torno a cero «al menos hasta» que la tasa de desempleo se mantenga por encima de 6,5%- deberían ser consideradas un umbral, no un disparador para que la Fed incremente las tasas de corto plazo.

En cambio, cuando la tasa de desempleo alcance 6,5%, dijo Bernanke, la Fed evaluará entonces si el mercado laboral, la inflación y las condiciones generales de la economía garantizan un incremento en las tasas.

En ese sentido, dijo Bernanke, si se considerara que la mejoría en la tasa de desempleo es principalmente el resultado de que la gente que no está entre los desempleados no lo está porque está desalentado a buscar empleo, «es improbable que [la Fed] considere la caída a 6,5% en el desempleo como una razón suficiente para elevar sus tasas de los fondos federales».

La Fed tampoco elevaría las tasas si la inflación permanece «persistentemente por debajo» de la meta de 2%.

Bernanke también dijo que cualquier incremento en las tasas de corto plazo, cuando ocurra, posiblemente se realice gradualmente.

Bernanke dijo que la Fed mantendrá todos los bonos que compró en su balance, en lugar de venderlos, después que finalice el programa de compras de bonos. Al mantener esos bonos «continuará poniendo una presión bajista sobre las tasas de interés de plazos más largos, respaldando a los mercados hipotecarios, y ayudando a que las condiciones financieras en general sean más relajadas».

De manera separada, en el reporte sobre política monetaria presentado ante el Congreso, la Fed destacó que las crecientes y volátiles tasas de interés tal vez hayan restringido en parte la conducta de tomar riesgos entre los inversionistas. El banco central advirtió que un periodo extendido de tasas de interés bajas podría llevar a que los inversionistas tomaran riesgos excesivos.

Fuente: The Wall Street Journal, 17/07/13.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.