La Plata, la Casa Curutchet y Paul McCartney

mayo 19, 2016 · Imprimir este artículo

McCartney, Le Corbusier, Estudiantes y Gimnasia

Por Miguel Jurado.

Mientras el beatle toca en La Plata, la Casa Curutchet, creación del arquitecto suizo en la misma ciudad, podría ser declarada Patrimonio de la Humanidad. ¿De que cuadro sería cada uno?

Casa Curutchet. Podrían declararla Patrimonio de la Humanidad.

Casa Curutchet. Podrían declararla Patrimonio de la Humanidad.

Ahora que va a estar por La Plata, Paul McCartney se podría dar una vuelta por la casa que proyectó Le Corbusier. Tendría que aprovechar que los dos están en alza, aunque no todo lo que reluce es oro.

la plata 01Esta semana, por ejemplo, corrió como un reguero de pólvora la noticia de que la casa que hizo del famoso arquitecto suizo en La Plata “será” declarada Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, no hay seguridad alguna. Me lo explicó bien clarito la presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos, Teresa Anchorena, a quien le atribuyen la versión. “Yo dije que la Casa Curutchet fue propuesta junto a otras 16 obras de Le Corbusier como candidatas en la Unesco, pero el fallo recién se conocerá en julio próximo” ¡Todavía no hay nada muchachos, no empecemos a gritar los goles antes del partido!

Entiendo el entusiasmo, anoche tocó Paul en el Estadio Ciudad de La Plata, en donde acaba de ganarle Estudiantes a Boca, con Le Corbusier y su Casa en La Plata convertida en joya internacional, la fiesta platense hubiera estado completa. Pero todavía hay que esperar. Ojo, tampoco arruguemos, las posibilidades siguen intactas.

Casa Curutchet. Podrían declararla Patrimonio de la Humanidad. Foto: Hernán Rojas

.

Te cuento como va el partido. La famosa Casa la ideó el padre de la arquitectura moderna, entre 1949 y 1953, fue presentada al Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco en atractivo paquete con otras obras del arquitecto que están en Suiza, Alemania, Francia, India y Japón. La oferta es tentadora, pero todo puede fallar. “Hace cinco años, un pedido similar fue rechazado, pero esta vez cumplimos con todas las recomendaciones de la Unesco”, me explica el arquitecto Julio Santana, director de la Casa Curutchet. Está claro que estamos llegando a la final del mundo como parte de un Dream Team de la arquitectura.

La Curutchet se hizo famosa hace unos años cuando se usó para la película “El hombre de al lado”. Hasta entonces, visitarla era un programa reservado para eruditos. Hoy, Santana la convirtió en un centro cultural, organiza muestras, visitas guiadas, conferencias y hasta representaciones teatrales. Todo el funcionamiento de este legado moderno depende del Consejo Superior del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, y aunque parezca mentira, todavía no tienen ningún apoyo estatal.

Hay que decir la verdad, se trata de una joyita invalorable de la arquitectura moderna, y no lo digo con la camiseta puesta. La Casa se construyó entre 1947 y 1953, con la dirección de otro maestro moderno, el argentino Amancio Williams, y contiene todos los recursos que hicieron famoso al arquitecto suizo pero adecuados al lugar. Por ejemplo, el enorme parasol del frente hace las veces de fachada virtual que combina con los edificios vecinos. Una sutileza que no se ve en otras obras de Le Corbusier, un amante de la tabla rasa. Está tan aferrada a la trama urbana que puede decirse que es una obra típicamente platense, aunque su autor nunca la haya visitado ni visto terminada.

Ahora que lo pienso bien, a Paul seguro que no le va a gustar. Es una obra demasiado erudita, seria, nada colorida. Poco pop, por decirlo de alguna manera. Ya veo que Paul y Le Corbusier son dos personalidades que no se podrían mezclar, son como Gimnasia y Estudiantes. Los dos genios en los suyo pero irreconciliables.

Fijate una casualidad, la única vez que Le Corbusier estuvo en la Argentina fue en 1929, cuando salió campeón Gimnasia. Otra cosa: ¿Cuándo se fundó el club Gimnasia y Esgrima? En 1887, el año en que nació Le Corbusier. Que me perdone Santana que es fana Pincha pero, definitivamente, creo que el suizo tendría que haber sido del Lobo. Así como creo que Paul es de Estudiantes.

Paul es de Liverpool, confeso hincha del Everton. En 1969, cuando Estudiantes le ganaba la Copa Intercontinental al Manchester United debió estar feliz por pura rivalidad con sus vecinos. Liverpool está a una hora de bondi de Old Trafford, donde dio la vuelta el Pincha. Es más, ese año, un mes después del batacazo de Estudiantes, los Beatles sacaban su famoso Album Blanco, lo que se dice un gol de media cancha.

Ahora, mirándolo bien, el Album Blanco es, estéticamente, muy corbusierano. Parece que esto de adjudicar clubes inconsultamente no es tan fácil. Entonces habrá que preguntarle a Paul mañana. Lo que es seguro es que, en dos meses, cuando el Comité de la Unesco se reúna en Estambul para dar un veredicto, allí estará Julio Santana. Y si los planetas se alinean, festejará, seguramente, envuelto en una bandera de Estudiantes.

Fuente: Clarín, 18/05/16.


El hombre de al lado


donde quieras office estilo de vida internet

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.