La racha alcista del oro está por acabarse

julio 21, 2011 · Imprimir este artículo

La racha alcista del oro está por acabarse

Por Mark Hulbert

 

CHAPEL HILL, Carolina del Norte — Prepárense, corredores de oro.

La extraordinaria racha del metal precioso pierde impulso. No se sorprenda si el oro retrocede en las sesiones venideras.

Como mínimo, tal retroceso sería saludable para el metal. Sin embargo, tal descenso también podría ser el comienzo de algo más serio. Lo sabremos poco después de que comience.

Por ahora, empero, es importante que los negociadores de corto plazo sepan que el entusiasmo ha crecido marcadamente en el último par de sesiones, y ahora está cerca del nivel febril que prevalecía a finales de abril. Poco después de la escalada anterior de entusiasmo alcista, por supuesto, el oro encontró un sorprendente pozo de aire y cayó más de US$100 por onza.

Considere la exposición promedio recomendada al mercado del oro entre un subgrupo de negociadores cortoplacistas del oro seguido por Hulbert Financial Digest (según el índice Hulbert Gold Newsletter Sentiment, o HGNSI). Este promedio actualmente es de 67%, que está a corta distancia del nivel de 73,7% al que subió el HGNSI a fines de abril, que fue de un máximo de varios años.

El muro de preocupación de que el mercado del oro ha estado trepando en semanas recientes está cerca de desintegrarse, en otras palabras.

Esto representa un gran cambio frente a hace apenas unos días, cuando esa pared de preocupación seguía bastante fuerte, sorprendentemente, por cuanto el oro ya había subido bastante y estaba cerca de su apogeo de abril (que se registró en alrededor de US$1.560 por onza). Esto es lo que les permitió a quienes suelen ir a contracorriente pronosticar que el oro podría superar por mucho su cierre histórico máximo anterior.

El cuadro de deterioro de la sensación alcista no significa que la racha del oro haya terminado, me apresuro a agregar. El futuro a más largo plazo del mercado depende, en medida significativa, de la reacción de la sensación a la debilidad venidera del mercado.

Sería una señal positiva, desde un punto de vista a contracorriente, que los negociadores del oro corrieran a las puertas de salida frente a esa debilidad. Eso sugeriría que hay un clima subyacente de nerviosismo sobre el oro, lo cual permitiría reconstruir rápidamente el muro de preocupación.

En contraste, sería una señal negativa si los negociadores del oro se aferran a su nuevo optimismo frente a la debilidad del mercado. Quienes van a contracorriente creen que el optimismo tozudo es una señal particularmente mala, sugiriendo que es necesaria una mayor acción bajista antes de que un alza sustentable pueda volver a comenzar a todo vapor.
Fuente: The Wall Street Journal, 20/07/11.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.