La situación en Venezuela se pone fea

febrero 18, 2014 · Imprimir este artículo

Editorial: La situación en Venezuela se pone fea

Las cosas se están poniendo feas en Venezuela. Tres personas murieron en manifestaciones contra el gobierno en las calles de Caracas el miércoles. Los asesinos no han sido identificados, pero el presidente venezolano, Nicolás Maduro, está utilizando las muertes para justificar una represión del gobierno sobre la creciente agitación cívica dirigida contra sus líderes y el deterioro de la economía.

Maduro fue el sucesor elegido por Hugo Chávez, y uno de los legados de influencia cubana del ex mandatario fue politizar las fuerzas armadas y la policía y desarrollar una milicia informal cuyos integrantes todavía rondan las ciudades y los pueblos en motocicletas para intimidar a opositores políticos. Hoy en día, Caracas es una de las ciudades más peligrosas del mundo.

Chávez también estranguló a las empresas independientes de radio y televisión. El miércoles, el gobierno bloqueó la señal televisiva de NTN, un canal de noticias colombiano. Los únicos medios de comunicación independientes que quedan son los periódicos, pero el banco central no les quiere vender los dólares que necesitan para importar papel y ellos también están intentando sobrevivir.

La economía venezolana se encuentra en un espiral descendente. El banco central reconoce una tasa anual de inflación de 56%, aunque probablemente sea mucho mayor, y hay una escasez de divisas extranjeras. El «índice de escasez» del banco señala que 28% de los alimentos básicos no están disponibles. Los hospitales se están quedando sin medicamentos y provisiones y no pueden conseguir los dólares para importar más. Los inventarios de baterías y repuestos para autos están agotados y no se pueden reabastecer. La semana pasada, Toyota y General Motors anunciaron que cerrarían plantas de ensamblaje de forma indefinida, ya que sin dólares no pueden importar componentes para la manufactura. Aproximadamente 12.000 empleos se ven perjudicados.

En noviembre, con una mayoría simple en la Asamblea Nacional, Maduro obtuvo poderes para gobernar por decreto por un año. Ahora su mano se está endureciendo más. El miércoles, calificó las protestas contra el gobierno como un «intento de golpe». También anunció una prohibición de las manifestaciones callejeras, cerrando el último lugar público para disentir. Se dieron órdenes de arresto para al menos dos adversarios de Maduro.

La oposición ha prometido no renunciar a su derecho a congregarse en lugares públicos. La gran interrogante es si todas las fuerzas armadas seguirán la orden de Maduro de movilizarse contra una protesta grande contra el gobierno. Algunas probablemente lo harán. Venezuela también está llena de agentes de inteligencia cubanos que entrenaron a la milicia, que está armada y es peligrosa. Estos grupos están dando las órdenes en Caracas tanto como Maduro, y la agitación más reciente se está convirtiendo en otro pretexto para aumentar la represión.

Fuente: The Wall Street Journal, 16/02/14.

Nicolás Maduro

Nicolás Maduro

Lectura recomendada:  Venezuela: Tortura y abusos

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.