Martin Gruenberg, presidente de Federal Deposit InsuranceCorp. Drew Angerer/Getty Images

WASHINGTON — Casi siete años después de la crisis financiera, el presidente de Federal Deposit Insurance Corp (FDIC), Martin Gruenberg, señaló que los reguladores estadounidenses pueden guiar con seguridad a una gran firma financiera a la quiebra sin que eso exija rescates de los contribuyentes ni tenga consecuencias catastróficas para el sistema financiero.

fdic-02En un discurso el martes, Gruenberg, señalará que es menos probable que vuelva a ocurrir un colapso como el de Lehman Brothers Holdings Inc dada la capacidad de los reguladores de obligar a realizar cambios estructurales en los bancos, los nuevos poderes que se les han otorgado de embargar y desmantelar firmas fallidas y la coordinación regulatoria mundial.

En una entrevista, Gruenberg indicó que si una gran firma financiera tuviera problemas hoy “se le permitiría colapsar y sufrir las consecuencias de dicho colapso”. “No teníamos esta opción en 2008”, agregó.

Los legisladores, los responsables de la política monetaria y los grandes bancos no se ponen de acuerdo sobre si Gruenberg está en lo cierto o no. La FDIC y la Reserva Federal dijeron en agosto a los bancos de Wall Street que no están haciendo lo suficiente para garantizar que pueden quebrar sin dañar a la economía y amenazaron con penalizarles si no avanzan lo suficiente en este apartado el próximo año.

Las calificaciones crediticias de los mayores bancos impuestas por Standard & Poor’s Ratings Services aún asumen que el Estado rescataría a una gran firma financiera, aunque la agencia de calificación admite que la probabilidad de que el Estado dé su apoyo está reduciéndose a medida que los reguladores elaboran el nuevo régimen de resolución.

Lectura recomendada:  El plan del FDIC para evitar un nuevo rescate de los bancos

“¿Qué cambios han hecho [los grandes bancos] que los hagan más transparentes, simples, pequeños y fáciles de manejar si quiebran? Honestamente, no se me ocurre ninguno”, dijo Simon Johnson, execonomista jefe del Fondo Monetario Internacional y catedrático de la Escuela de Gestión Sloan del Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT.

Sin cambios más importantes, “es inconcebible” que una gigantesca firma financiera pueda superar con éxito un proceso de quiebra, agregó Johnson.

Los grandes bancos de Wall Street han vendido activos y líneas de negocio y, en algunos casos, reducido una parte de sus miles de entidades legales. Sostienen que están respondiendo de buena fe a las solicitudes de los reguladores pero en muchos casos están a la espera de que las normas se pongan por escrito, como en el caso del requisito previsto de que las matrices tengan una cantidad determinada de deuda de largo plazo. Dieciocho bancos mundiales firmaron el pasado otoño un acuerdo voluntario por el que se comprometen a esperar hasta 48 horas antes de intentar poner fin a contratos de derivados si otro banco comienza a colapsar.

Fuente: The Wall Street Journal, 12/05/15.

banner toxic assets 03