Las monedas ligadas a bienes básicos seguirán subiendo

febrero 3, 2012 · Imprimir este artículo

Las monedas ligadas a bienes básicos seguirán subiendo

Por Nicholas Hastings

 

LONDRES — El 2012 ha sido hasta ahora un buen año para las monedas vinculadas a los bienes básicos.

Y hay pocas razones para creer que no seguirá siendo así.

El dólar australiano ya subió 4% y el dólar canadiense 2% frente a la moneda estadounidense, solamente en las últimas cuatro semanas.

Las dos principales monedas ligadas a las materias primas ya estaban bien posicionadas debido a que los bancos de Canadá y Australia no estaban tan expuestos a la crisis financiera mundial como otros, y debido a que las economías canadiense y australiana han estado desempeñándose mucho mejor.

Pero 2012 agregó dos factores adicionales que han hecho más atractivas a esas monedas: un mayor expansionismo monetario en la mayoría de las principales economías, y una actitud aparentemente más relajada de la comunidad inversionista internacional hacia los riesgos de la crisis de la deuda de la zona euro.

En lo que al primer factor se refiere, esta semana surgió la confirmación adicional de que no solo el Banco de Inglaterra está a punto de aplicar un mayor expansionismo cuantitativo, y que el Banco Central Europeo podría reducir sus tasas de interés, sino que la Reserva Federal de EE.UU. tiene una postura más expansiva de lo que se anticipaba. Esto ha generado especulaciones de que la Fed recurrirá también a un mayor expansionismo cuantitativo.

Para las monedas vinculadas a los bienes básicos esto ha demostrado ser una confirmación adicional de que la economía mundial se recuperará. También estarían ganando el respaldo de la creciente demanda de oro, debido a que los inversionistas están preocupados de que la incorporación de un mayor expansionismo monetario comience a degradar a las principales monedas como el dólar y la libra.

Pero hay otra muy buena razón por la que las divisas de Australia y Canadá están volviéndose populares: la crisis de deuda de la zona euro.

Por un lado, los mercados mundiales parecen estar más confiados de que se encontrará una solución que evite un colapso del euro. La reducción de la amenaza de un Apocalipsis financiero ha ayudado a aumentar la confianza y alentar a los inversionistas a salir de sus tradicionales paraísos seguros.

Por otro lado, una rebaja a la calificación crediticia de muchos países clave de la zona euro significa que el grupo de países con crédito triple A que queda para los inversionistas es mucho más reducido, lo que ayuda a asegurar que Australia y Canadá, que ya ofrecen tasas de interés más altas que la mayoría, se han vuelto incluso más atractivos.

Cada moneda también ha recibido la ayuda de sus propias particularidades.

Aunque Australia puede ofrecer rendimientos más altos, con tasas de hasta 4,25% frente a 1% de Canadá, los mercados de bonos de Canadá son más grandes y más líquidos. Esto los vuelve un destino aun más atractivo para los inversionistas más asustados.

No obstante, debido a que datos recientes sugieren que China posiblemente logre un aterrizaje suave de su economía, las perspectivas para el comercio de Australia con China han mejorado, probablemente incluso más que las de Canadá.

Además, la noticia de que Rusia está planeando diversificar parte de sus reservas internacionales hacia la moneda australiana es otra razón para esperar que las escaladas que inauguraron el año para ambos dólares, australiano y canadiense, continúen por el momento.
Fuente: The Wall Street Journal, 27/01/12.

Lectura recomendada:  El euro cambia, ¿pero hacia qué?

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.