Lavado de Dinero: Las lecciones del Caso Arab Bank

mayo 27, 2011 · Imprimir este artículo

Caso Arab Bank: 9 lecciones que se pueden aprender de una vieja sanción

 

El incumplimiento con las regulaciones antilavado de dinero puede costar muy caro a los bancos estadounidenses o extranjeros. Los reguladores aplican millonarias multas, como la de US$ 160 millones impuesta al Wachovia Bank en 2010, y pronto se espera una sanción sin precedente para la HSBC que pudiera alcanzar los US$ 1.000 millones.

La nueva tendencia de los reguladores estadounidenses es la aplicación de sanciones civiles y monetarias a los directores y ejecutivos bancarios por el incumplimiento de los procesos de prevención del lavado. En marzo de 2011 el Pacific National Bank de Miami fue multado con US$ 7 millones y a mediados de mayo de este año varios miembros de la junta directiva fueron multados.

Presentamos un caso ocurrido en el año 2005, cuando la sucursal de Nueva York del Arab Bank aprendió una dura lección de la Red de Control de Crímenes Financieros de EE.UU (FinCEN por sus iniciales en inglés). El banco tuvo que pagar una multa de US$24 millones, debido a fallas en el cumplimiento de la Ley de Secreto Bancario.

Este caso, aunque no es reciente, ofrece nueve lecciones que todavía hoy deben ser tomadas en cuenta por todas las instituciones financieras:

1. Vigile a quienes no tienen cuentas en el banco

El banco Arab Bank de Nueva York dijo que no creyó estar obligado a realizar los controles antilavado a las transferencias en las que sólo cumplía un rol de intermediario. Al centrarse en sus clientes solamente, la sucursal no pudo identificar posibles transacciones sospechosas “realizadas o que fueron tratadas de realizar por, en o a través” individuos que no tenían cuentas bancarias en la institución, dijo FinCEN. La Ley de Secreto Bancario obliga a los bancos a reportar transacciones sospechosas, sea que las mismas involucren a clientes directos o no, agregó FinCEN.

2. Compare el programa antilavado con el riesgo

La sucursal bancaria “omitió implementar procedimientos, en relación a los riesgos presentados por sus actividades de compensación en dólares estadounidenses”, indica la sanción de FinCEN.  Compensó fondos para afiliadas del Grupo Arab Bank e instituciones corresponsales en jurisdicciones de alto riesgo, pero no tenía un programa para monitorear de manera efectiva estas actividades de alto riesgo.

3. Busque en la información disponible al público

No subestime el poder de Internet para identificar actividades o clientes potencialmente sospechosos. Si la sucursal hubiera monitoreado la información pública disponible en la red, incluyendo el “testimonio del Congreso, condenas de EE.UU. e informes periodísticos” hubiera encontrado nombres similares a los de aquellos individuos y entidades para los cuales transfirió fondos, conectándolos de esa manera al lavado de dinero o a actividades terroristas, dijo FinCEN.  Al no trabajar por sí mismo con estas fuentes de información disponible públicamente, Arab Bank de Nueva York omitió detectar transacciones que podrían haber requerido una mayor investigación o la presentación de reportes de actividad sospechosa.

4. Deje que el trabajo de las agencias de cumplimiento legal le ayuden

De acuerdo con FinCEN, algunas de las personas que originaron las transferencias de fondos y también beneficiarios de éstas aparecían en citaciones judiciales y otros instrumentos legales que Arab Bank de Nueva York había recibido de las agencias de cumplimiento legal de EE.UU. Si bien una citación por sí misma no es razón para presentar un informe de actividad sospechosa, es una pieza importante de información que pone a la institución financiera en conocimiento de la necesidad de realizar una mayor revisión de la actividad de la que participaron los sujetos mencionados en la citación y las transacciones en las que participaron, y posiblemente incluso los propios empleados que manejaron esas transacciones.

5. La OFAC no significa solamente bloqueo de cuentas

La sucursal del banco en Nueva York cumplió con la obligación de bloquear transacciones con entidades identificadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de EE.UU. (OFAC por sus iniciales en inglés) pero omitió usar esa información para revisar transacciones realizadas con anterioridad asociadas con los individuos o entidades designados. FinCEN informó que las listas de OFAC son una fuente “crítica” de inteligencia para los bancos. Revisar las transacciones realizadas con anterioridad a la identificación por parte de la OFAC hubiera alertado a la sucursal el hecho de que las transferencias de fondos compensados por individuos y entidades relacionados con los terroristas y las organizaciones terroristas designadas posteriormente por OFAC.

6. Pida información a otros bancos

Las instituciones afiliadas y corresponsales pueden ser buenos aliados en la detección de transacciones y clientes de alto riesgo y brindar información valiosa sobre los mismos, pero no servirán de nada sin procedimientos para obtener información de ellas. Entre 2000 y 2004, una filial de Arab Bank en los Territorios Palestinos recibió órdenes de los reguladores locales de congelar cuentas ligadas a individuos sospechosos de ser delincuentes. Dado que la sucursal de Nueva York no tenía ningún sistema para obtener esta información de sus afiliadas, no monitoreó adecuadamente sus registros para verificar cualquier actividad sospechosa que pudiere estar relacionada con las cuentas congeladas.

7. Monitoreo que funciona

Tenga un sistema de monitoreo adecuado para sus operaciones. Dado el volumen de actividad que manejaba la sucursal de Nueva York, el cual FinCEN indicó que era importante, el banco debería haber tenido un sistema automatizado para revisar sus transferencias de fondos e identificar de manera adecuada cualquier actividad sospechosa.  El banco no comenzó a monitorear las transacciones realizadas por individuos que no tenían cuentas sino hasta junio de 2002. Luego de ello, comenzó a monitorearlas manualmente. FinCEN dijo que una supervisión efectiva de las transferencias de fondos requería un sistema automatizado de vanguardia.

8. El éxito está en los detalles

El manual de revisión de registros de la sucursal no era completamente inútil. Identificaba algunas anomalías y hacía el seguimiento de las transacciones. Al hacerlo, les pedía información a las afiliadas del Grupo Arab Bank, pero la sucursal generalmente aceptaba “respuestas genéricas” de esas afiliadas. Las respuestas “no daban una base adecuada para determinar si las transferencias de fondos tenían un propósito comercial o legal”.

9. Presente un informe de actividad sospechosa inmediatamente

Los reportes de operaciones sospechosas (ROS) parecen ser el talón de Aquiles de muchas instituciones que ahora están en problemas y Arab Bank de Nueva York no es la excepción. Los procedimientos débiles de control de lavado de dinero impidieron que el banco presentara ROS en los plazos requeridos, si es que los presentaba. FinCEN señaló que la sucursal no presentó la mayoría de los reportes referidos a la financiación del terrorismo, sino hasta después de que la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC por sus iniciales en inglés) comenzara una revisión de sus actividades de transferencias de fondos en julio de 2004.
Fuente: Lavadodinero.com

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.