Los bancos griegos en problemas.

agosto 31, 2011 · Imprimir este artículo

Los constantes retiros de dinero de sus clientes ponen en aprietos a los bancos griegos

Por Philip Pangalos

 

ATENAS — La recesión en Grecia está amenazando con agravar otro riesgo para el país: el continuo retiro de dinero de los bancos locales.

En los últimos 20 meses, los bancos del país sufrieron una ola de retiros sin precedentes. Decenas de miles de griegos— ricos y pobres— han sacado sus ahorros del país y los han guardado en cajas fuertes o bajo el colchón, dicen los ejecutivos bancarios.

La consecuencia para muchos bancos griegos es una creciente escasez de liquidez que está incrementando su dependencia del financiamiento de emergencia del Banco Central Europeo y obligándolos a recortar todavía más sus préstamos para empresas. Eso, a su vez, está profundizando la recesión de Grecia, lo que hace que sea más difícil para el gobierno reducir su amplio déficit fiscal.

La especulación respecto a que el gobierno podría declararse en cesación de pagos, empujando a los bancos a la insolvencia, está alimentando esos retiros. Además, muchos hogares griegos, bajo presión financiera, simplemente necesitan sus reservas de efectivo para cubrir sus necesidades.

Los economistas dicen que hay señales de que los depósitos bancarios se han estabilizado en las últimas semanas, luego del más reciente rescate europeo para la deuda griega que se definió en julio. Pero en medio del deterioro de las perspectivas económicas, los analistas dicen que dudan de que la calma vaya a durar.

Funcionarios del gobierno griego advirtieron recientemente que la economía se podría contraer más de 5% este año, en vez del 3,8% que había pronosticado el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, el pasado 1 de julio. Esas sombrías perspectivas probablemente incrementen los temores sobre una bancarrota nacional así como las presiones sobre las finanzas de los ciudadanos, dicen los economistas.

La fuga de capitales hacia el exterior refleja los temores sobre un colapso del sistema bancario griego, dice Yiannis Stournaras, director general de la Fundación para la Investigación Económica e Industrial, un centro de estudios de Atenas. Esos temores son «infundados», dice, porque ahora los bancos griegos están bajo la protección del Banco Central Europeo así como del fondo de rescate de la zona euro.

Aún así, dice, «la mayor parte de la salida de depósitos de los bancos griegos se debe a la recesión, ya que las personas y las empresas han reducido sus depósitos y devuelto préstamos». «Una creciente cantidad de desempleados ha utilizado sus ahorros», agregó.

La salida de depósitos de los bancos griegos comenzó a fines de 2009, poco después de que el nuevo gobierno socialista revelase que el déficit presupuestal del gobierno era mucho más grande de lo que los conservadores, que abandonaban el poder, habían admitido. Eso generó una crisis de confianza en los inversionistas que desde entonces se ha extendido a varias partes de la euro zona.

Los depósitos de los hogares y empresas en los bancos crecieron mucho en los años posteriores a que Grecia adoptara al euro en 2001 y llegaron a un máximo de 238.000 millones de euros (US$343.000 millones) en septiembre de 2009, según cifras del banco central griego. Los temores sobre un desastre financiero llevaron a una sostenida salida de capital a lo largo del año pasado. Para enero de 2011, los depósitos del sector privado en los bancos habían caído a 206.000 millones de euros (US$297.157 millones). En junio se ubicaban en 188.000 millones de euros (US$271.192 millones).

Alrededor de un tercio de los fondos retirados fueron al extranjero, calcula el banco central. Una razón de esto, explican los analistas, es el temor a que se castigue con mayor severidad la evasión impositiva, un problema crónico en Grecia y una de las fuentes del lío fiscal del país.

Algunos griegos han enviado su dinero a lugares como Chipre, Luxemburgo, Suiza y el Reino Unido, dijo Platon Monokroussos, jefe de investigación sobre mercados financieros de Eurobank EFC, debido a la preocupación por la posibilidad de que «las autoridades griegas podrían requerir a los bancos locales revelar información sobre sus depositantes por razones tributarias».

Venizelos ha hecho repetidos llamados en las últimas semanas a los griegos ricos y a las empresas a que repatríen el dinero que enviaron al extranjero.

Los depósitos pueden haberse estabilizado por ahora, dicen los economistas porque el acuerdo de rescate del 21 de julio parece haber disminuido los temores inmediatos sobre una bancarrota del país. Además, el anuncio de fusión entre los bancos Eurobank y Alpha bank, para crear el mayor grupo bancario del país, hecho el lunes, inyectaría más confianza al sistema, especialmente después que los ejecutivos del nuevo banco dijeran que reforzarán el capital de la nueva entidad.

Los depositantes y las empresas tienen más confianza respecto a la estabilidad del sistema bancario de lo que tenían hace algunas semanas, dice Monokroussos.

Pero «una reversión sustancial en la tendencia», dice, «requeriría una estabilización en el crecimiento del Producto Interno Bruto local y del crédito doméstico».

En lugar de eso, la economía sigue en caída libre.
Fuente: The Wall Street Journal, 31/08/11.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.