Los Jubilados en la España del 2050

enero 18, 2011 · Imprimir este artículo

  ¿Vivirán tantos pensionistas en 2050?

Por Ángeles Gómez

 

La población mundial lleva dos siglos creciendo, pero la tendencia se está frenando y al problema del envejecimiento se añade la caída de habitantes, que comenzará a partir de 2030. Europa acusará el impacto con más fuerza.

 

El debate de la reforma de las pensiones era una cuestión pendiente en nuestro país desde hace varios años. Los demógrafos venían advirtiendo del progresivo envejecimiento de la población, un mensaje que, aparentemente, caía en saco roto. El problema ha saltado por los aires en plena crisis económica y la solución no parece sencilla.

Además, un nuevo peligro acecha a todos los países: el declive de la población mundial, que comenzará en 2030, según la ONU, y que será especialmente acusado en Europa, donde “a partir de 2040, el grupo de edad más numeroso será el de 70 años”, indica David Reher, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

Para mediados de siglo, el incremento de la esperanza de vida hace prever que la longevidad por encima de los 65 años aumentará 30 ó más años. Además, en la década de 1990 la cifra de nacimientos cayó un 40% respecto a 1970, “lo que conduce a una contracción de la gente en edad de trabajar”, apunta Reher.

Lo que ha sucedido es una contracción de la tasa de fecundidad –sostenida desde hace décadas– e inferior a la tasa de remplazo. La consecuencia es la aparición de sesgos muy grandes de la estructura por edad que dan lugar a una pirámide poblacional antinatural (y casi irreversible). “El problema para los políticos es enorme, y abordarlo supone un suicidio. Obviamente, lo que vamos a ver son aumentos de la edad de jubilación, que no se van a quedar en dos años, sino que pueden llegar hasta cinco”, dice el catedrático y coautor del informe Instrumentos financieros para la jubilación, encargado por la Fundación de Estudios Financieros.

 

Menor nivel de vida

Sin embargo, el cobro de las pensiones no es la única inquietud de los sociólogos. “Más allá del declive de la población, preocupa saber cómo afectará a la calidad de vida. Lo cierto es que ese descenso de habitantes es beneficioso desde el punto de vista de ecología de la población, y por primera vez desde el siglo XVIII se invertirá la tendencia creciente. La cuestión es saber qué es más importante para una sociedad: si que haya un equilibrio entre los grupos de edad o la ecología poblacional”.

La magnitud de los problemas socioeconómicos que implica esta tendencia es tal que ninguna de las propuestas para paliarlas (aumento de la edad de jubilación, mayor participación de las mujeres en el mercado laboral o contribución de los inmigrantes al mercado laboral) borra el pesimismo que siente el catedrático. Su impresión es que “para nuestros hijos, y sobre todo para nuestros nietos, un declive persistente de la población, unido a niveles de vida más bajos, será la única realidad que conocerán. Para ellos, los tiempos de crecimiento desenfrenado de la población de los siglos XIX y XX no serán más que una memoría lejana”.

Los estudios poblacionales europeos tampoco dibujan un horizonte más halagüeño para nuestro país. Según la Encuesta sobre Salud, Envejecimiento y Jubilación en Europa (Share), en el año 2050, España tendrá la proporcíón más alta de personas mayores de 60 años, a lo que hay unir las carencias educativas y los problemas del sistema sanitario. Para el coordinador de la encuesta, Axel Börsch-Supan, del Instituto Mannheim de Investigación Económica del Envejecimiento, “el gran problema para España llegará dentro de 25 años, pero todavía hay margen para acometer las reformas necesarias”.

 

La eterna distancia entre el Norte y el Sur

Los europeos del Norte están más sanos y tienen más recursos financieros, pero los del Sur viven más años. En cualquier caso, el Viejo Continente tiene la mayor proporción de ciudadanos de avanzada edad que cualquier otra región, un envejecimiento que será constante. Estas son algunas de las conclusiones de la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación en Europa (Share), realizada sobre 22.000 europeos de 11 países con la financiación de de la Comisión Europea, el Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos y varias agancias nacionales.

El director del trabajo, Axel Börsch-Supan, destaca las diferencias entre los estados europeos, “incluso en las distancias cortas”, por eso Share ofrece una infraestructura científica fiable que permite a los investigadores en salud pública, economía y ciencias sociales usar métodos fiables para comparar países. Una de las conclusiones del informe es que la calidad del empleo está asociada fuertemente con el bienestar y, nuevamente, existen diferencias entre Norte y Sur. Un hallazgo sorprendente: el nivel de consumo de alimentos es menor en el Norte.

 

Futuro en España

– Entre 2025 y 2050 la población española empezará a disminuir. La pérdida de población puede ser muy elevada a finales de siglo.

– La aportación de los emigrantes son la clave del crecimiento y de la estructura de edades de la misma.

– Los emigrantes no lograrán frenar la pérdida de población en edad de trabajar, que irá perdiendo peso en el conjunto nacional.

– Entre 2017 y 2019 la población de España dejará de ser capaz de asegurar el reemplazo por medios naturales.

 

Fuente: Expansión.com – 2011

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.