Soros está vendiendo su oro, ¿debería usted hacer lo mismo?

junio 7, 2011 · Imprimir este artículo

Soros está vendiendo su oro, ¿debería usted hacer lo mismo?

Por Matthew Lynn

 

Londres (MarketWatch) — Puede ser su cerebro. O puede ser intuición. O puede ser simplemente suerte. Pero sea lo que sea, ha permitido a Georges Soros leer el mercado de forma correcta durante un largo período de tiempo. Así que cuando un inversionista con una habilidad tan legendaria dice que el mayor mercado alcista de nuestros tiempos, está llegando a su fin, no es de extrañarse que el mundo se siente a escuchar lo que el hombre tiene para decir.

En el primer trimestre del año, Soros se desprendió de alrededor de US$800 millones de oro. ¿Debería usted hacer lo mismo?

No esta vez.

El oro se está acercando al territorio de las burbujas. El precio se ha disparado y cualquier activo que haya estado al alza durante 12 años tiene que estar acercándose a la cima. Se tiene que llegar al cenit algún día.

Y sin embargo toda burbuja tiene un período durante la cual se infla, un momento cuando el precio atraviesa el techo. El oro no ha llegado a ese punto aún. La función principal del metal en los mercados financieros es ofrecer protección contra la inflación. Y mientras que mucha gente piensa que una espiral de precios al alza nos espera, ese no es el punto de vista que genera consenso todavía. Eso significa que el precio todavía tiene un poco de camino por delante para subir.

En julio de 1999, llegó a su nivel más bajo en una década de US$252,80 por onza. El Fondo Monetario Internacional vendía y lo mismo hacían los bancos centrales de Australia y el Reino Unido. Parecía como que finalmente había llegado el final de su rol como depositario de valor en última instancia.

Desde entonces, se ha recuperado en forma sostenida. El mes pasado, llegó al récord de US$1.575,79 por onza. Fue un increíble período alcista de 12 años. Si usted se hubiese desprendido de su portafolio de valores a mediados de 1999 —cuando se estaba llegando al pico de la manía de las empresas de Internet— y se hubiese pasado al oro, estaría leyendo este artículo desde la terraza de una mansión de 30 habitaciones en su propia isla caribeña. Aparte de financiar a Facebook, no hubiese habido una mejor manera de construirse una fortuna.

Entonces ciertamente hay argumentos a favor de salir del oro ahora. Los inversionistas inteligentes siempre venden demasiado pronto, es la única forma de evitar la carnicería cuando los mercados alcistas colapsan. En enero, Soros dijo que el oro es una burbuja. «Cuando las tasas de interés están bajas tenemos las condiciones para que se desarrollen las burbujas de activos, y se están desarrollando en este momento», dijo a su audiencia en la conferencia de Davos. «La burbuja suprema es el oro», sostuvo.

Bueno, quizás. El problema con el oro, para cualquier inversionista con la cabeza fría, realista, es que en cuando se comienza a analizarlo, se está entrando en la tierra de los extremistas.

Por un lado, están los bichos del oro, para los cuales el metal es la única moneda verdadera. Ha sido usada como moneda por algunos miles de años y contra esa historia, un par de meses de valores al alza o a la baja no hacen ninguna diferencia. Para ellos, ningún precio es nunca lo suficientemente alto. Si todos los demás activos están siendo pulverizados por malvados presidentes de bancos centrales que están imprimiendo papel moneda, ¿porqué no seguir comprando? Después de todo, está destinado a tener más valor que esos pedazos de papel de colores brillantes.

Por otro lado, los detractores del oro son igual de vehementes respecto a que no vale nada. Como John Maynard Keynes, lo ven como una «reliquia bárbara». Seguro, se pueden hacer anillos de matrimonio con el oro, pero aparte de para eso es inútil. Al menos con el cobre uno puede hacer tuberías y los bonos generan un ingreso. Pero el oro es principalmente un activo psicológico. Vale algo porque otras personas piensan que lo tiene. No hay parámetros confiables con respecto a los cuales se pueda medir su valor.

La verdad está en algún punto en el medio. El oro puede ciertamente moverse a un territorio propio de las burbujas, como cualquier otro activo. Pero su función principal es como una alternativa segura para los períodos de inflación destructiva y prolongada.

Y aquí está el punto importante. Aún cuando muchos analistas —incluso este columnista—- piensan que nos estamos encaminando a un período de precios al alza en forma sostenida, esa no es la posición generalizada todavía. Simplemente mire al mercado de bonos del gobierno. El rendimiento de los bonos estadounidenses está todavía en niveles récord por lo bajo. Lo mismo se aplica a la mayoría de los bonos de los gobiernos europeos, sin tomar en cuenta los de los países que ya colapsaron. Eso no sería cierto si los mercados no estuviesen esperando enormes alzas de precios.

En realidad, los mercados todavía tienen precios que asumen una inflación baja, incluso deflación. En algún momento, ese consenso va a dividirse. Los bancos centrales se verán forzados a subir las tasas de interés y potencialmente mucho, cuando se den cuenta que las expectativas inflacionarias se están yendo de sus manos.

¿Y qué va a pasar entonces? Los mercados de bonos van a colapsar, eso es seguro. Los mercados de valores van a tambalearse, eso es seguro. Los registros históricos muestran que los valores son una cobertura débil contra el alza de los precios y usualmente tienen un desempeño malo cuando las tasas de interés están subiendo.

¿A dónde va a ir todo el mundo para conseguir seguridad? Al oro, por supuesto.

A medida que comienzan a subir las tasas de interés, y que el combate contra la inflación se transforma en la principal tarea de los presidentes de los bancos centrales en lugar de alejar otra gran depresión, el precio del metal precioso va a subir.

Esa será la fase en la que se inflará el mercado alcista de 12 años de duración.

Podría ocurrir en el próximo año o podría pasar en 2013. Y oro podría llegar a US$2.500 la onza o a US$3.000. O incluso más. Nadie sabe. Una vez que un mercado llega a su último frenesí comprador, el precio puede ir para cualquier lado como puede atestiguar cualquiera que recuerde que el índice Nikkei llegó a los 38.000 puntos.

Ese será el momento para salir. Y por esa razón es que esta vez Soros se equivocó. Va a haber un momento en el que vender el oro, pero todavía falta al menos un año.-

 

Matthew Lynn es un periodista financiero con base en Londres. Es el autor de » Bust, Greece, the Euro and the Sovereign Debt Crisis» y escribe novelas de aventuras con el seudónimo Matt Lynn

Fuente: The Wall Street Journal, 06/06/11.

 

———————————————————-

 

¿Oro o plata?

El equipo de análisis y estrategia de ETFs de iShares nos da algunas pistas

 

Caída de las cotizaciones

Durante la semana pasada experimentamos una fuerte corrección a nivel genérico en todos los activos de riesgo. Los mercados de renta variable cayeron un 5% de media. Por otro lado, las materias primas sufrieron importantes correcciones: la plata un 30%, el petróleo un 10%, el cobre un 10%, el oro un 5%.

Son 5 los factores que han propiciado la excelente evolución de las materias primas en los últimos meses:

• Las materias primas son un activo con un componente cíclico muy importante. La economía a nivel global desde el otoño pasado hasta la fecha ha experimentado una aceleración en el crecimiento económico que ha fundamentado la inversión en materias primas.

• Un entorno con tipos de interés bajos propicia la inversión en materias primas debido a las expectativas de crecimiento que ellas generan. Por otro lado, las perspectivas de tipos en el medio plazo también han permanecido bajas.

• El segundo plan de estímulo de la economía americana (el QE2) ha sido otro gran catalizador en el «boom» de las materias primas.

• Las materias primas han servido como una cobertura natural ante la inflación. En un escenario de expectativas inflacionistas, han actuado como refugio.

• La debilidad del dólar históricamente ha sido un claro apoyo en la evolución de estos activos.

¿A qué retos se enfrentan las materias primas?

• Un escenario económico global donde se modere el crecimiento.

• Un cambio en la política monetaria. Ya lo hemos visto en los principales países emergentes, de donde viene principalmente la demanda creciente. No obstante, un cambio en las economías desarrolladas podría crear incertidumbre. El fin del QE2 de la FED nos deparará volatilidad adicional.

• La evolución del dólar sin duda es a tener en cuenta. Hemos visto ya una corrección de 1,48 a 1,43 frente al Euro. El rally del euro contra el dólar se debió principalmente a diferencias en política monetaria entre la UE y EEUU, siendo el primero la UE en subir tipos.

Con respecto al movimiento Plata vs Oro:

Consideramos que la plata sigue estando cara a pesar de su reciente corrección con respecto al oro. La corrección vino propiciada principalmente por un aumento en el margen necesario para operar en derivados y por otro lado la depreciación del Euro frente al Dólar.

• Por un lado, comparamos la evolución del precio de la plata teniendo en cuenta la evolución de la oferta monetaria. Existe correlación entre ambos factores aunque es cierto que existen desviaciones. A niveles previos a la corrección, la plata cotizaba a un nivel un 75% superior con respecto a los cambios experimentados en la oferta monetaria. Con la reciente corrección del 30%, parece aún un 20% sobrevalorada.

Por otro lado comparamos la evolución de la plata con respecto al oro. Para ello tenemos en cuenta el precio relativo de los últimos 40 años, donde la plata ha cotizado a un ratio 1/55 con respecto al oro. El ratio alcanzó el máximo de 1/30 la semana pasada. Tras la corrección, se sitúa en niveles del 1/40, muy por encima de su media histórica.

Para aquellos inversores que estén preocupados por cubrirse contra la inflación y mitigar el riesgo dólar, consideramos que el ORO es mejor opción de momento.

En resumen, las materias primas han experimentado en mayor o menor medida una buena corrección y esperamos un entorno más volátil para las mismas, no significando que carezcan de potencial de crecimiento.

Fuente: Morningstar, 07/06/11.

 

Advertencia importante: Ing. Gustavo Ibáñez Padilla – Consultoría Empresarial es una organización de consultoría financiera independiente, que opera en el Mercado Internacional. El contenido de este sitio web tiene el propósito de brindar información únicamente y no constituye una oferta de venta, o una invitación a compra, o una invitación para investigar acerca de un producto financiero cuando cualquier oferta de venta o invitación de compra pudiera violar las leyes la jurisdicción correspondiente. Esta comunicación sólo contiene información general, no pretende ofrecer asesoramiento de inversión personal y no toma en consideración los objetivos específicos de inversión, la situación financiera ni las necesidades particulares de ninguna persona específica. Los artículos firmados expresan únicamente el punto de vista del autor y no representan necesariamente la opinión de La Consultora. Para más aclaraciones consulte la sección ‘Aviso Legal’.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Una Respuesta para “Soros está vendiendo su oro, ¿debería usted hacer lo mismo?”

  1. ¿Está llegando a su final el auge del oro? : Economía Personal on junio 30th, 2011 13:55

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.