Después de dar clases de física de bachillerato durante ocho años, Eric Adler decidió cambiar de rumbo. Le gustaba enseñar pero quería crear algo. Por eso obtuvo un MBA y consiguió un puesto como consultor de gestión en Dean & Co., una consultora en Vienna, Virginia. Solo se quedó allí un año.

exito 17“Mucha gente a mi alrededor estaba extremadamente emocionada con la idea de convertirse en consultores y me contagiaron de su entusiasmo. Pero al final la consultoría resultó no ser lo mío”, apunta Adler, cuyos pensamientos seguían regresando a una idea que había concebido mientras impartía clases. Adler se percató que los estudiantes de barrios pobres que asistían a su colegio privado con becas batallaban, a pesar de contar con el mismo acceso que sus compañeros a libros, maestros e instalaciones. Pensó que un internado público urbano podría nivelar el terreno. Los estudiantes de internados reciben un ambiente de aprendizaje más enfocado y el apoyo de programas de enriquecimiento.

Un colega presentó a Adler a Raj Vinnakota, también consultor, quién le compartió sus ideas sobre la educación de niños en riesgo. Después de hablar sobre la idea en la cena, ambos renunciaron a su trabajo y fundaron la SEED Foundation, una organización que desarrolla internados públicos en zonas urbanas que preparan a sus alumnos para la universidad. El éxito de su primera escuela en Washington, D.C., desde entonces ha llevado a la construcción de otras tres escuelas alrededor del país, y una cuarta en etapa de planeación en Cleveland. La fundación afirma que 92% de los egresados de SEED se han inscrito en la universidad. “Cuando me pregunté a mi mismo sobre lo que quería hacer, la respuesta es que siempre quise desarrollar algo de importancia social”, expresa Adler. “Siento que he logrado eso”.

Piense por sí mismo

Los empleados insatisfechos con sus carreras quizás no tengan toda la culpa de las elecciones que han hecho. Muchas ideas sobre el éxito a menudo no son nuestras, señalan los expertos. Ocurre en etapas tempranas y a menudo en el inconsciente. La gente es influenciada por los sencillos sistemas de recompensas que se aprenden en el bachillerato y la universidad y lo que se presenta como éxito en los medios de comunicación y la cultura popular. También existen fuertes expectativas de los padres para continuar el negocio familiar o ingresar a profesiones estables y respetables.

Debido a esto, la gente puede despertarse años más tarde con incertidumbre sobre el motivo de su insatisfacción, apunta Richard Shell, profesor de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania y autor de “Springboard: Launching Your Personal Search for Success” (que podría traducirse como Trampolín: Lanzando su búsqueda personal del éxito). Este un motivo por el que recomienda que la gente hagan un alto en el camino para evaluarse a sí mismos.

Lectura recomendada:  Volver a enamorarse de los Lunes

“Desafortunadamente, muchos estadounidenses piensan que su carrera es una competencia y sienten que si se detienen a cambiar una llanta, todos los rebasarán”, indica Shell, quién ha visto que muchos estudiantes descubren a medio camino de su MBA que quieren hacer algo distinto a las finanzas. “Los europeos tienen años sabáticos rituales entre el bachillerato y la universidad y entre la graduación y el trabajo. Ese tiempo les permite pensar sobre su siguiente paso importante. La virtud de tener una parada como esta es que podría percatarse que se encuentra en la carrera equivocada”.

El primer paso es poner el éxito en su propio contexto. Coloque su perspectiva en lo que es importante para usted, a diferencia de algo externo a usted, aconseja Shell. Quizás usted se siente más contento haciendo trabajo que puede controlar directamente, como el diseño gráfico. O ayudando a gente como maestro o abogado sin fines de lucro. Es útil elaborar una narración de las decisiones que ha tomado en su carrera para que pueda repasar y superar cualquier limitación que se ha impuesto a sí mismo.

Una vez que ha superado la idea de ser la persona más rica o más famosa y tiene una buena idea de lo que es realmente significativo, póngase metas a largo plazo y comience a tomar pasos en esa dirección. Quizás no termine al lugar exacto que idealiza, pero al menos avanzara hacia algo que puede ser más satisfactorio.

Para recibir más pistas, solicite ayuda de sus colegas, mentores e incluso su jefe para que le ayuden a descubrir en donde necesita estar. Mucha gente puede ser miope de sus propias cualidades y debilidades. Podría descubrir que se encuentra en el lugar correcto y que está teniendo un impacto mayor de lo que se da cuenta en su trabajo o industria. O quizás solamente necesite realizar algunos ajustes para mejorar su situación en el trabajo: como alejarse de un mal jefe.

Encuentre su pasión

Ninguna elección es inmutable. Muchas personas no cambian porque es más fácil encontrar excusas para quedarse en el mismo camino, dice Larry Smith, profesor adjunto de la Universidad de Waterloo, en Canadá, que dio una charla de la organización TED (Tecnología, Entretenimiento y Diseño) sobre por qué la mayoría de la gente no consigue forjar carreras grandiosas.

Nunca alcanzará todo su potencial en un trabajo que no le despierta pasión, dice Smith. “Un gran trabajo es aquel en el que está profundamente satisfecho con lo que hace”, afirma. “Podría parecer desalentador y demasiado lejano, pero la pasión por el trabajo es lo que lo impulsará a resistir cualquier adversidad que se requiera para que funcione”.

Fuente: The Wall Street Journal, 16/12/14.

—————————————————————————

Explore las nuevas opciones del Siglo XXI:

Marketing Digital

Comunicación Digital

.