Argentina: Expectativas económicas en descenso

abril 6, 2013 · Imprimir este artículo

Seis de cada 10 familias dicen que no ganan para vivir dignamente
Por Jorge Oviedo

Seis de cada 10 argentinos afirman que el dinero que mensualmente ganan sus familias no les alcanza para vivir con decoro, mientras las expectativas económicas continúan cayendo casi todos los meses desde que la presidenta Cristina Kirchner resultó reelecta, en octubre de 2011. El porcentaje de familias que dice que no gana lo suficiente para vivir decorosamente es el más alto desde 2009, año en el cual, en medio de la recesión, el kirchnerismo fue derrotado en las urnas. El problema afecta a casi todas las clases sociales y es más serios entre los de menores ingresos, de menor nivel educativo y entre las mujeres.

Los datos surgen del relevamiento mensual del Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) que realizan la Universidad Católica Argentina (UCA) y TNS-Gallup y que serán difundidos en los próximos días. En sólo doce meses hubo un salto muy importante en la proporción de familias que dicen tener ingresos insuficientes . En febrero de 2012 eran menos una de cada dos y se trataba de la proporción más baja desde septiembre de 2005. El peor registro se alcanzó en abril de 2008, en los inicios del conflicto con el campo, y llegó al 61 por ciento.

La percepción de que el ingreso familiar no alcanza para vivir con decoro es mayoritaria en todos los estratos sociales, con la excepción de los de mayor nivel educativo y socioeconómico; y crece en las mujeres (64%; 55% entre los hombres), entre los entrevistados de menor nivel educativo (65%;. 43% entre los universitarios) y de menor nivel socioeconómico (65%; 32% en la clase alta).

Las expectativas volvieron a retroceder en febrero un 2,6% y quedaron 8,2% por debajo de las de febrero de 2012. En octubre de 2011 la reelección de Cristina KIrchner coincidió con un récord de optimismo, pero desde entonces, las expectativas cayeron en once meses, en tres hubo ligeras mejorías y en tres se mantuvieron sin cambios.

En febrero cayó 5,3% la opinión sobre la situación actual; el 4,3% la del futuro inmediato (próximos seis meses) y sólo hubo un repunte de 2,8% acerca de la valoración de la oportunidad para comprar electrodomésticos. Probablemente se trata de la utilización de esa clase de compras como escape a la depreciación constante del peso.

El 42% de los entrevistados consideró que la situación económica actual es «mala o bastante mala», mientras que sólo el 18%, es decir, menos de uno de cada cinco, la consideró buena o muy buena. Se trató de un repunte al pesimismo, que había disminuido algo en diciembre y enero, probablemente por los pagos del aguinaldo y el inicio de las vacaciones. No obstante ello, las expectativas generales se habían mantenido estancadas.

Uno de cada tres argentinos cree que en los próximos seis meses las cosas estarán mejor, pero también seis de cada diez creen que estarán igual o mejor que ahora. En octubre de 2011, ocho de cada diez entrevistados creían que en los próximos seis meses las cosas estarían igual o mejor. En febrero último, los más pesimistas sobre la situación actual son las personas de más de 50 años (48%), los sectores altos (46%), y entre los habitantes de la Capital (53%).

Respecto de los próximos seis meses, el estudio encontró que en todos los segmentos prevalecen las opiniones intermedias. El 40%, en el promedio general, cree que las cosas seguirán más o menos igual.

Las mujeres son las más pesimistas respecto de la cantidad de puestos de trabajo disponibles (47%). Por estrato social, se quejan más de la falta de trabajo los sectores medios y bajos (48 y 44%) y en las provincias (50%) más que en la Capital (46%) y el conurbano (30%).

Acerca de lo que ocurrirá en el sector laboral en los próximos seis meses, las perspectivas del empleo el 18% de los entrevistados prevé que el empleo crecerá, mientras que casi uno de cada dos (47%) opina que habrá la misma cantidad de puestos de trabajo disponibles que hasta ahora. Uno de cada cuatro (25%) considera que habrá menos puestos de trabajo. Las opiniones intermedias predominan en todos los segmentos sociales.

Uno de cada cuatro encuestados (25%) opinó que es un buen o muy buen momento para comprar bienes durables, como electrodomésticos. Uno de cada tres (33%) opinó que no es ni buen ni mal momento, mientras que el 36% considera que es un mal o muy mal momento.

Si se trata de un esquema para defenderse de la inflación , no parece al alcance de los jubilados, los sectores de menores ingresos y tampoco es visto así en el interior. El pesimismo crece en los mayores de 65 años (41%), los que sólo tienen estudios primarios (43%), los sectores bajos (41%) y en el interior (39%).

El estudio se realizó entre el 21 y el 28 de febrero último, con 1003 entrevistas a población de 18 y más años, con alcance nacional.

Una percepción generalizada

Resultados del sondeo de la UCA y TNS Gallup

  • 61%
    El pico

    En abril de 2008 se registró el porcentaje más alto de familias que decían no poder vivir con decoro por su nivel de ingresos
  • Por sexo
    El pesimismo es mayor entre las mujeres (64 por ciento) que entre los hombres (55 por ciento)
  • -2, 6 %
    Expectativas en baja

    Retrocedieron las expectativas económicas de la población en febrero y quedaron 8,2% por debajo del nivel de febrero de 2012
  • 42%
    Disconformidad

    Es el porcentaje de entrevistados para los que la situación económica es «mala o bastante mala»
  • Trabajo
    La situación laboral también da pie al pesimismo. Por estrato social, se quejan más de la falta de trabajo los sectores medios y bajos (48% y 44%, respectivamente) y en las provincias (50%)

Fuente: La Nación, 06/04/03

Jorge Oviedo

Jorge Oviedo

Lectura recomendada:  Sombrío panorama para Argentina

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.