Impuestos. La alta carga tributaria e impositiva son las razones transversales que explican los elevados costos del valor de un auto en Argentina. Es el principal argumento en el que convergen los especialistas consultados por Infobae: todos consideraron que comprar un vehículo en el país es pagar por su gravamen impositivo. Alrededor del 55% del precio final de un auto son impuestos, un porcentaje que encolumna a la industria nacional como la más costosa para fabricar un modelo de auto autóctono.

impuestos autosEl cero kilómetro más económico del país ronda los USD 12 mil y sólo quedan siete ofertas del mercado local por debajo de los 200 mil pesos –USD 13.600–. Argentina es el país latinoamericano con los autos más caros: en México apenas superan los USD 5 mil, en Chile rondan los USD 8 mil y en Brasil se aproximan a los USD 10 mil. En estudios realizados recientemente, Argentina y Ecuador encabezan la lista de los mercados más caros de la región para comprar vehículos de los cuatro segmentos de precios. En promedio, el mercado argentino ofrece un auto genérico a más de USD 32 mil, Ecuador lo tasa en en USD 29 mil, y en México esa evaluación se reduce a apenas USD 14 mil, estableciendo una variación existente entre los precios promedio de Argentina y México de 116,55%.

¿Por qué? Porque “en una concesionaria comprás más impuestos que autos“, respondió Diego Giacominni, director de la consultora Economía y Regiones, ante la consulta de Infobae. Encuadró, a la vez, a la industria automotriz nacional con un ejemplo paradigmático que acosa a toda la economía argentina. “Es una industria con mano de obra intensiva que eroga una carga tributaria formal mucho más alta que en países competidores”, detalló. Y atribuyó el valor de “excusa” a la industria nacional que establece los impuestos como una defensa de su producción.

Lectura recomendada:  Ventajas de los Paraísos Fiscales

Argentina es el mercado de la región latinoamericana con los autos más caros

Representantes de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) y de la Cámara del Comercio Automotor (CCA) coincidieron en su respuesta para entender por qué los autos cuestan tanto en el país. Razonaron que los altos impuestos y la cantidad de carga tributaria que gravan a la industria automotriz son las razones principales de los exorbitantes precios.

“Históricamente el automotor es un sector propicio para cobrar impuestos, porque el Estado lo considera como un lujo”, argumentó Ruben Reato, secretario general de Acara, quien además señaló a las cargas sociales y la buena rentabilidad de las terminales como otros factores que incrementan el costo final de un auto. Por su parte, Alberto Príncipe, presidente de la CCA, ponderó a la carga tributaria como principal responsable de los valores elevados, asignó culpabilidad secundaria a los insumos externos que se precisan para producir y ejemplificó con el caso Brasil. “En el mercado brasileño, que es nuestro socio natural, son un 50% más baratos“, contrastó.

Ambas autoridades intentaron explicar el porqué de una anomalía del mercado argentino que vende más caro un auto usado que un cero kilómetro. Algunas automotrices anuncian rebajas drásticas y bonificaciones momentáneas de sus productos de hasta 60.000 pesos sobre el precio de venta publicado, mientras que los usados mantienen el valor natural de los productos según la grilla del primer trimestre del año. Estas contradicciones de mercado igualan el valor de un usado con un modelo a estrenar.

Por los impuestos, hay autos que valen más que un departamento de tres ambientes en Palermo

El gravamen que eleva el precio mientras procura defender la industria local, la rentabilidad de las automotrices, el usado más caro que el cero, los costos de producción, el auto que se fabrica en Argentina es más barato en Brasil, la inflación como variable autóctona. Los factores y el trasfondo económico nacional intentan explicar el por qué de esta tasa exorbitante.