puerto-rico-banderaLa isla tiene una alta probabilidad de incumplir en los pagos de su deuda del gobierno dentro de los próximos dos años, apuntó Moody’s en su reporte. Si la isla no puede completar una programada venta de bonos para refinanciar alrededor de US$2.000 millones en préstamos internos y reabastecer al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) de Puerto Rico, el efectivo para operaciones podría acabarse.

Un juez federal bloqueó el 6 de febrero una ley que permite que algunas corporaciones públicas reestructuren sus deudas, subrayando la necesidad de reestructuración que podría ir más allá de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, que está negociando con acreedores, dijo Moody’s.

“El continuo debilitamiento económico y fiscal junto con este fallo podría significar que las opciones de Puerto Rico de evitar una reestructuración consolidada de deuda, incluyendo todas sus obligaciones, están disminuyendo”, apuntó el reporte.

Puerto Rico, que tiene más de US$70.000 millones en deuda, sigue batallando con una economía débil, declives en su población y una decreciente liquidez pública. Muchos fondos mutuos e individuos en EE.UU. poseen sus bonos debido a sus ventajas tributarias.

Moody’s también rebajó su calificación de los bonos sénior y subordinados de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante ( Cofina ) de Puerto Rico a B3 y Caa1 de Ba3 y B1, respectivamente, y las notas del BGF a Caa2, desde Caa1.

La reducción de calificación impacta a un total de US$48.000 millones en deuda, incluyendo la que adeuda la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI), junto con bonos de pensión y de asignación. Moody’s mantuvo su calificación en Caa1 de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), manteniendo una perspectiva negativa de la misma.

La reducciones de la calificación de Moody’s siguen los recortes similares de Standard & Poor’s Ratings de la semana pasada.

Lectura recomendada:  El plan de Puerto Rico para reestructurar su deuda

Fuente: The Wall Street Journal, 19/02/15.
———————————————————-

puerto rico 01

Puerto Rico

Puerto Rico, oficialmente Estado Libre Asociado de Puerto Rico (en inglés: Commonwealth of Puerto Rico), es un territorio no incorporado de los Estados Unidos con estatus de autogobierno, situado al noreste del Caribe, al este de la República Dominicana y al oeste de las Islas Vírgenes. Su costa oeste se sitúa a aproximadamente 1536 kilómetros (960 millas) al sureste de la costa de Florida, la más cercana de la zona continental de Estados Unidos. El archipiélago de Puerto Rico incluye la isla principal de Puerto Rico, la más pequeña de las Antillas Mayores, y un número de cayos e islas más pequeñas, de las cuales las más grandes son Mona, Vieques y Culebra. Es una isla con clima tropical y, a pesar de su tamaño, posee diversidad de ecosistemas: bosques secos y lluviosos, zona cársica, áreas montañosas, ecosistemas costeros y marinos, etc.

Puerto Rico fue colonia española desde la llegada de Cristóbal Colón en 1493 hasta 1898, fecha de la Guerra hispano-estadounidense. Cuatro siglos de administración española dieron lugar a una cultura hispanoamericana, siendo el Idioma español y la religión católica sus elementos más distinguibles. Los españoles construyeron numerosos fuertes, iglesias y otros edificios de uso público, comercial y residencial,  así como puertos, faros y carreteras. Durante más de tres siglos, Puerto Rico estuvo comunicada con la península ibérica por medio de convoyes de las flotas de Indias que unían Cádiz y San Juan una vez al año.

Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses desde 1917, cuando el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley Jones. Aunque su relación con Estados Unidos es similar a la de un estado de la Unión y se le permitió la redacción de una constitución para el manejo de asuntos internos, está sujeto a los poderes plenos del Congreso estadounidense mediante la Cláusula Territorial. Esto significa que el poder de ejercer su soberanía recae en el Congreso de los Estados Unidos y los poderes existentes en la isla, al no gozar de protección en la constitución estadounidense, son revocables.

Los puertorriqueños no pueden votar en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, a menos de que dispongan de residencia oficial en alguno de los cincuenta estados o en el Distrito de Columbia. Si es así, pueden trasladarse a su lugar de residencia y votar presencialmente o utilizar el procedimiento de votación por ausencia (ballot absentee).

Fuente: Wikipedia, 2015.