Rechazan los planes de contingencia de cinco grandes bancos

abril 14, 2016 · Imprimir este artículo

Los reguladores de EE.UU. rechazan los ‘testamentos en vida’ de cinco grandes bancos

Por Emily Glazer, Rachel Louise Ensign, Christina Rexrode y Justin Baer.
La sede de la Reserva Federal en Washington
La sede de la Reserva Federal en Washington.

WASHINGTON — Los reguladores estadounidenses ordenaron a cinco grandes bancos a que revisen significativamente sus llamados “testamentos en vida” antes del 1 de octubre o que enfrenten sanciones, una advertencia que alimentará la crítica de que estas firmas son “demasiado grandes para colapsar”.

too big to fail 02La Reserva Federal de Estados Unidos y el regulador Federal Deposit Insurance Corp. indicaron que los planes para una posible quiebra de J.P. Morgan Chase & Co., Wells Fargo & Co., Bank of América Corp. , Bank of New York Mellon Corp. , y State Street Corp. no cumplen con los estándares legales especificados en la ley Dodd-Frank, la cual requiere que las firmas tengan planes creíbles para navegar a través de una quiebra sin costo alguno para los contribuyentes. Los planes de Goldman Sachs y Morgan Stanley fueron rechazados por uno de los dos reguladores e identificados como “débiles”, mientras que Citigroup fue la única firma cuyo plan fue aprobado por ambos reguladores. No obstante, los organismos identificaron “aspectos que la firma debe mejorar” para julio de 2017”.

Los reguladores dijeron que las firmas tienen hasta octubre para presentar planes que sean aceptables o les serán impuestos mayores requerimientos de capital, restricciones al crecimiento o actividades u otras sanciones.

usa bandera mapa 04En el caso de J.P Morgan, los reguladores descubrieron cuatro elementos “deficientes” en el plan del banco relacionados con la liquidez, la estructura legal de la entidad, las carteras de negociación y el marco de gobierno.

Los reguladores dijeron que J.P. Morgan ha logrado progresos durante los últimos años en aspectos como su dependencia de la financiación a corto plazo o su posición de capital general, según los reguladores.

Goldman Sachs por su parte, “le falta concreción” en su plan para liquidar su portafolio de derivados, dijeron los reguladores, agregando que Goldman se quedó corto en el proceso de determinar cuánta liquidez necesitarían sus filiales para mantenerse a flote una vez que su matriz pidiera la protección por bancarrota.

“Al revisar el plan de 2015, las agencias destacaron mejoras respecto a anteriores presentaciones del plan de resolución” de Goldman, dijeron los reguladores en una carta enviada a Lloyd Blankfein, presidente de la entidad. “Sin embargo, las agencias han identificado deficiencias en el plan de 2015”.

El plan de Goldman, presentado en el año pasado, detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El banco dijo que, en dicha eventualidad, vendería o liquidaría todos sus negocios de forma ordenada.

Lectura recomendada:  Exigirían un incremento de capital a los grandes bancos norteamericanos

Respecto a Morgan Stanley, los reguladores discreparon con la forma en que la firma determinó cuánta liquidez necesitarían sus filiales para mantenerse a flote una vez que su matriz pidiera la protección por bancarrota. Además, indicaron que al plan para liquidar su cartera de derivados le faltaban detalles.

Por otro lado, los reguladores le pidieron a Bank of America que mejore sus modelos de liquidez y desarrolle mejor una guía sobre la forma en que se prepara para las distintas fases de un proceso de quiebra. Además, le han pedido más detalles sobre la forma en que liquidaría sus operaciones de negociación.

El plan de Bank of America, presentado el año pasado detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El banco dijo que, en dicha eventualidad, vendería o liquidaría su división de negociación y reduciría considerablemente la de banca de inversión. Una vez reducido su tamaño, la entidad se centraría en banca de consumo y gestión de patrimonio.

En el caso de BNY Mellon, los reguladores dijeron que el plan de contingencia ha “mejorado respecto a los planes anteriores”, pero detallaron una serie de motivos por los que “no es creíble o no facilitaría una resolución ordenada de acuerdo con el código de bancarrotas de Estados Unidos”.

El plan de BNY Mellon detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El banco dijo que, en dicha eventualidad, recurriría al marco de bancarrota de la Comisión Federal de Seguros de Depósitos y al Capítulo 11.

En el plan de Wells Fargo, los reguladores descubrieron tres deficiencias, principalmente relacionadas con su gobierno corporativo. Los reguladores señalaron que el plan de Wells Fargo de 2015 contiene “errores significativos” que requieren que la información financiera del plan se reescriba y se vuelva a presentar.

Los reguladores también descubrieron deficiencias en los servicios compartidos del banco y en su estrategia puente, además de su estructura legal.

Los reguladores reconocen que Wells Fargo ha tomado “importantes medidas” como la de aumentar sus activos líquidos de alta calidad y la mejora de su posición de capital general, entre otros.

El plan de Wells Fargo detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El tamaño del banco que quedaría tras una quiebra sería de un tercio del original, según el plan presentado por la entidad en julio.

Fuente: The Wall Street Journal, 13/04/16.

banner invertir en la incertidumbre

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.