EL FBI allanó el Banco San Juan Internacional (Puerto Rico) por colaborar con Maduro

febrero 6, 2019

FBI allanó banco de Puerto Rico por violar sanciones contra régimen de Maduro

Agentes del FBI y del HSI diligenciaron hoy, martes, una orden de allanamiento en el Banco San Juan Internacional, ubicado en Galería San Patricio, en GuaynaboPuerto Rico.

De acuerdo  con el director del FBI en la isla, Douglas Leff, el allanamiento se debe a transacciones económicas de un banco internacional en violación a sanciones contra personas o negocios del Gobierno de Venezuela.

La investigación comenzó a través de hallazgos de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), una agencia del Gobierno de Puerto Rico.

OCIF ha descubierto evidencia de movimientos entre estas entidades (prohibidas bajo las sanciones contra Venezuela)”, dijo Leff, quien no descartó que se congelen cuentas bancarias si se corroboran violaciones de ley, como lavado de dinero.

“Estados Unidos está en guerra contra el lavado de dinero y Puerto Rico e Islas Vírgenes son un frente de batalla”, expresó Leff. “Es un caso potencial de lavado de dinero… individuos y empresas con conexiones en Venezuela”.

Además, mencionó que las sanciones son monitoreadas por una división del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, llamada Office of Foreign Assets Control (OFAC), que tiene enumeradas en su página web las entidades y compañías con las que está prohibido hacer negocio con Venezuela desde Estados Unidos. Esta información se encuentra en www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Pages/venezuela.aspx.

Leff añadió que esperan ocupar documentos y computadoras. La intervención, que comenzó cerca de las 9:00 de la mañana, durará unas cinco horas.

El allanamiento surgió por una orden sellada de un juez federal de la Isla. No se contemplan arrestos durante este operativo.

Fuente: lapatilla.com, 06/02/19.

bandera de Puerto Rico

______________________________________________________________________________

Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter

______________________________________________________________________________

banner asesor financiero

.

.

Estados Unidos: Controlan las prácticas de los bancos

octubre 25, 2016

Los bancos de EE.UU., bajo la lupa de los reguladores tras el escándalo de Wells Fargo

Por Emily Glazer y Christina Rexrode.

La Oficina del Contralor de la Moneda de Estados Unidos (OCC) envió cartas a principios de este mes a bancos grandes y regionales solicitando información sobre sus prácticas de ventas y estructuras de incentivos, luego del escándalo de Wells Fargo & Co., dijeron fuentes al tanto.

La OCC envió cartas a los bancos bajo su supervisión, incluyendo a J.P. Morgan Chase & Co., Bank of America Corp. y Citigroup Inc., dijeron las fuentes. Las solicitudes se presentaron tras pesquisas informales sobre esas prácticas.

wells-fargo-co-logoWells Fargo abrió hasta 2 millones de cuentas usando información no autorizada de sus clientes. Esto desató una ola de investigaciones federales y estatales, incluyendo una del Departamento de Justicia y llevó a su presidente ejecutivo a renunciar a principios de este mes. También ha puesto en duda las prácticas de otros bancos y lleva a preguntarse si Wells Fargo es el único con estos problemas.

Los bancos regionales bajo la supervisión de la OCC, incluyendo Santander USA, el banco número 29 en EE.UU. por activos, también recibieron una carta similar. Algunos bancos tienen dos semanas para responder a la solicitud, la cual involucra prácticas minoristas a lo largo de varios años, dijeron algunas de las fuentes.

“No sabemos por qué hay tanto afán”, dijo una de estas personas, agregando que hay “montañas” de información por entregar.

El contralor Thomas Curry dijo durante una audiencia del comité de banca del senado el 20 de septiembre que la agencia regulatoria “revisaría las prácticas de ventas de todos los bancos grandes y medianos que supervisa la OCC y determinará si son suficientes los controles respecto a estas prácticas”.

En la misma audiencia, el director de la Agencia de Protección Financiera al Consumidor, Richard Cordray, dijo que su agencia “hará un seguimiento agresivo” en sus otras investigaciones a bancos. Algunos banqueros aseguran que es probable que la OCC comparta la información que reciba de los bancos con su par regulatorio.

Algunos de estos bancos también respondieron a preguntas de la Reserva Federal sobre temas similares antes del testimonio de la presidenta de la Fed Janet Yellen ante el comité de servicios financieros de la cámara de representantes durante una audiencia sobre regulación bancaria. Yellen dijo en su testimonio de septiembre 28 que la Fed ha lanzado una revisión amplia de los regímenes de cumplimiento de los grandes bancos.

“Estamos llevando a cabo una revisión amplia, no sólo en el área de consumo, sino en el cumplimiento en general, debido a que se ha presentado un patrón muy perturbador de infracciones”, dijo Yellen.

Los bancos también respondieron a las preguntas de los medios y analistas a mediados de mes, durante las conferencias telefónicas por motivo de las publicaciones de sus resultados.

La directora financiera de J.P. Morgan, Marianne Lake dijo en su llamada que el banco ha identificado unas cuantas instancias en las que se presentaron problemas con las tácticas de ventas de sus empleados, pero estas no eran “sistémicas”.

Ella dijo que el banco llevó a cabo una “revisión profunda” de sus prácticas de ventas luego de descubrirse lo ocurrido en Wells Fargo. “No podemos tener cero defectos”, dijo Lake. “Tomaremos medidas si encontramos a alguien que esté abusando de nuestro código de conducta”.

El mismo día, el Director financiero de Citigroup, John Gerspach recibió una pregunta durante su llamada de resultados sobre si había recibido comunicaciones de los reguladores. Él respondió que la OCC ha sido clara respecto a que revisará las prácticas de ventas en toda la industria. También dijo que Citigroup había hecho una revisión interna, pero no había identificado los tipos de problemas que se dieron en Wells Fargo.

Fuente: The Wall Street Journal, 25/10/16.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

¿Qué son las pruebas de resistencia de la Fed?

junio 25, 2016

¿Qué son las pruebas de resistencia de la Fed?

Por Ryan Tracy.
Citibank forma parte del grupo de 33 bancos examinados por el Banco Central de EE.UU.
Citibank forma parte del grupo de 33 bancos examinados por el Banco Central de EE.UU. 

La Reserva Federal de Estados Unidos presentará los resultados de sus pruebas anuales de resistencia para los grandes bancos del país durante esta semana y la próxima. A continuación, lo que necesita saber sobre ellas.

¿Qué miden las pruebas?

bankUna prueba de solvencia es un análisis de qué le pasaría a un banco si encuentra problemas. En su núcleo, la prueba es una predicción matemática de lo que le sucedería a un banco dados ciertos escenarios, tales como un incremento significativo en el desempleo o una caída en los precios del crudo. En las pruebas de la Fed, el banco central es el profesor y los bancos los estudiantes. Estas firmas están obligadas a presentar sus pruebas, también conocidas como “planes de capital”. La Fed decide si los bancos pasan o reprueban, es decir, si aprueba o rechaza los planes.

¿Por qué debería importarme las pruebas de resistencia?

Los grandes bancos y sus reguladores no estaban preparados para la crisis financiera de 2008, lo que condujo a rescates y problemas a lo largo y ancho de la economía global. La idea de las pruebas es hacer más probable que los bancos y reguladores estén preparados para la próxima crisis, por ejemplo, al obligar a los bancos a mantener reservas adicionales para ser usadas en caso de registrar pérdidas si la economía empieza a empeorar. Al publicar los resultados, los reguladores también buscan darle confianza al público respecto a la solidez del sistema bancario.

Estas pruebas también son importantes para los inversionistas en los bancos estadounidenses debido a que si estos no superan las pruebas, no tienen permitido incrementar la cantidad de dinero que devuelven a los accionistas a través de dividendos o recompras de acciones. ¿Quiere pruebas? Pregúntele a los inversionistas de Bank of America Corp. y Citigroup Inc., que han reprobado las pruebas en los últimos años.

¿Qué bancos tienen que presentar las pruebas?

Cada país tiene sus propios requisitos para aplicar las pruebas de solvencia. En EE.UU., cualquier banco con más de US$50.000 millones en activos debe someterse a la prueba. En 2016 eso cubre a 33 instituciones, tanto bancos con sede en el país, como unidades estadounidenses de los grandes bancos globales.

¿Cómo funcionan las pruebas?

Cada año, la Fed publica dos escenarios hipotéticos de condiciones económicas adversas, tales como un desempleo alto o una caída en el valor del mercado bursátil. Los bancos calculan cuál sería el desempeño de sus préstamos e inversiones bajo esos escenarios, los cuales se extenderían por nueve trimestres y envían los resultados a la Fed, junto a una larga descripción a veces de miles de páginas, documentando y justificando los resultados. La Fed hace sus cálculos por separado.

¿Cómo se determina si los bancos aprobaron o reprobaron?

La decisión final es de la Fed. El banco central examina a los bancos en dos áreas. La parte “cuantitativa” de la prueba da una mirada al capital de los bancos, el dinero que recaudan con inversionistas o que obtienen como ganancias. Al igual que cualquier otra compañía, si un banco pierde dinero de manera continua, terminará quedándose sin capital y entrará en quiebra.

Durante una hipotética recesión, cada banco debe mantener una cantidad de capital que es igual o superior a un mínimo fijado por la Fed. El banco debe mantener esa cantidad de capital bajo tanto sus propios cálculos como los de la Fed. Si el banco tiene capital extra durante las pruebas, la Fed puede permitirle devolver ese dinero a los accionistas. Si el banco está por debajo de los niveles mínimos requeridos de capital, la Fed lo declara como reprobado y rechaza su plan para devolver capital.

La segunda parte de la prueba mira lo que la Fed llama factores “cualitativos”. Generalmente, estos incluyen si el banco tiene un sentido claro de los riesgos que enfrenta. Por ejemplo, ¿puede el banco calcular rápidamente su exposición a los problemas financieros en cada uno de los países en los que opera? Si no es así, la Fed lo reprueba.

Los bancos deben superar ambas partes para aprobar.

¿Cómo se presentan los resultados?

El anuncio también se hace en dos partes. En la primera, que comienza hoy, se muestra la valoración de la Fed del sistema financiero en su totalidad, pero no se indica si los bancos aprobaron o no. El banco central publica sus cálculos del desempeño de los bancos durante los escenarios hipotéticos, pero estos primeros resultados “cuantitativos” asumen que los bancos no han cambiado sus planes para devolver capital a los accionistas. Eso permite que el público compare los niveles de capital de los bancos.

El próximo miércoles, la Fed anunciará los bancos que aprobaron o reprobaron. Publica una segunda versión de los resultados “cuantitativos”, esta vez reflejando los planes futuros de capital de cada banco. También describe cualquier problema “cualitativo” que haya encontrado en cada banco. A veces un banco es aprobado, pero con una condición: debe solucionar los problemas indicados por la Fed en seis meses y reenviar su plan.

Fuente: The Wall Street Journal, 23/06/16.

banner invertir en la incertidumbre

 

La AFIP y su Campaña de Desinformación

junio 22, 2016

La Estrategia de la Desinformación

Por Gustavo Ibáñez Padilla.

A fin de lograr mejores resultados en el próximo Blanqueo, la AFIP ha iniciado una campaña de desinformación. Usamos el término desinformación para indicar “Información errónea que se da, generalmente de manera intencionada.”

Un claro ejemplo es la nota publicada hoy en La Nación, la cual reproducimos abajo, agregando nuestros comentarios [en color verde].


La AFIP accederá a los datos de las cuentas bancarias de los argentinos en Estados Unidos

Es en el marco de la ley FATCA de ese país; la AFIP ya se contactó con diplomáticos norteamericanos para comenzar a diseñar el convenio, que ayudará al éxito del blanqueo.

Por Martín Kanenguiser.

La Argentina y los Estados Unidos ya dieron los primeros pasos para negociar un acuerdo de intercambio de información tributaria sobre cuentas bancarias, que ayudará al éxito del blanqueo que promueve el Gobierno.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) pidió una reunión con diplomáticos norteamericanos para discutir la implementación de un convenio en el marco de la Ley de Cumplimiento Fiscal para Cuentas en el Extranjero (Foreign Account Tax Compliance Act, FATCA) de ese país, según pudo saber LA NACION.

El diario Ambito Financiero informó ayer que ambos gobiernos estaban comenzando a buscar ayer un acuerdo de intercambio de información tributaria en las próximas semanas, aunque el diálogo recién comienza. [La fuente de la informción es un medio argentino, no hay ningún dato respaldado por organismos norteamericanos]

Si llegara a tener éxito [Adviértase el uso del potencial], un convenio de esta clase implicaría la apertura de datos de las cuentas bancarias de los argentinos en Estados Unidos, hasta ahora inexpugnables, porque ese gobierno no firmó el acuerdo de intercambio multilateral de información tributaria bajo el auspicio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE). [Esta es la única información veraz de la noticia. Estados Unidos NO firmó el acuerdo multilateral y NO comparte inforamción con terceros países. Esta es su política y no pretende cambiarla ya que le reporta enormes ingresos para su industria financiera –casualmente la más desarrollada del mundo- ]

FATCA fue impulsada por el Departamento del Tesoro de los EE.UU. para que, en principio, las entidades financieras de todo el mundo le aporten información al Servicio de Impuestos Internos de EEUU (US Internal Revenue Service, IRS), sobre las cuentas bancarias de norteamericanos en el exterior, con el objetivo de reducir la evasión en ese país. [El alcance de FACTA es exclusivo para ciudadanos norteamericanos y tiene como propósito que terceros países brinden información a los Estados Unidos y no a la inversa.]

La mayoría de los bancos argentinos que operan en los EE.UU. se anotaron ante el IRS para aportar esa información, porque de lo contrario el fisco norteamericano les retiene el 30% de su renta.

Hasta fines del 2014 se habían anotado Galileo Argentina, Prudential Seguros, Banco Macro, Banco del Tucumán, fideicomiso Supervielle Créditos, HSBC, BNP Paribas, Nativa, ICBC, Santander, Itaú, Compass, Tavelli, Banco de Valores, Compañía MetLife, Banco Columbia, Arpenta, American Express, Puente, Caja de Valores, BBVA Francés, SBS Asset Management, Comafi, Galicia, Tarjeta Naranja, Bradesco, Merrill Lynch, Allaria Ledesma, Cencosud, Mariva, Banco del Chubut, Banco Patagonia, Consultatio, Citicorp, Credit Suisse, Grupo Cohen, Banco de San Juan, Banco de Santa Fe, Banco de Entre Ríos, Raymond James, Piano, Corsiglia y Mapfre.

El Banco Central , en la gestión de Juan Carlos Fábrega, emitió la comunicación A 5581, que sostiene que en el marco del FATCA «las entidades financieras deberán arbitrar las medidas necesarias para identificar los titulares de cuentas alcanzados por dicho estándar».

Pero a los bancos se les presentaba un conflicto, porque esta cooperación chocaba con las leyes de secreto bancario y de protección de datos de la legislación argentina, a menos que se firmara un acuerdo de intercambio de información entre los organismos tributarios de ambos países (denominado IGA).

Durante la gestión de Ricardo Echegaray, la AFIP intentó avanzar en este sentido, pero la desconfianza generalizada en materia bilateral impidió cualquier tipo de acuerdo. [Estados Unidos por política no hace este tipo de acuerdos, es decir no brinda información a terceros países pero sí presiona para que dichos países le brinden información. No hay reciprocidad]

Ahora que mejoró sustancialmente el vínculo entre ambos gobiernos, el inicio de las negociaciones se destrabó, según confirmó LA NACION en Washington.[No hay ninguna base para sostener esta afirmación. De hecho Estados Unidos se resiste a firmar estos acuerdos bilaterales recíprocos. Tómese como ejemplo el Pacto de San José de Costa Rica o los acuerdos de no proliferación de armas nucleares. Históricamente USA nunca se sometió a este tipo de convenios multilaterales, simplemente porque tiene el Poder para no hacerlo.]

El abogado especialista en cuestiones tributarias Diego Fraga aseguró a LA NACION que «con un acuerdo como el que tienen Chile y Estados Unidos en el marco del Fatca, los gobiernos intercambian información financiera de todo tipo; así que los inversores argentinos que tienen algún depósito de Estados Unidos perderán el carácter de anonimato que tienen, lo cual impulsaría el blanqueo» que a fin de mes sancionaría el Senado. [A decir verdad, Estdos Unidos mantiene las condiciones de secreto bancario. Ver los artículos citados abajo.]

Fraga explicó que, «mientras tanto, los bancos en la argentina le están dando información al fisco norteamericano; si bien había un conflicto con las leyes de secreto bancario y de protección de datos, la solución a la que llegaron es que entregan datos con la conformidad de los clientes».

«Un acuerdo FATCAle serviría al fisco argentino y, al mismo tiempo, a Estados Unidos, que quiere mostrar a la Argentina como un ejemplo para la región», concluyó.

El tributarista César Litvin agregó que «no es acuerdo como el de la OCDE, pero va a ser muy importante porque ya no quedaría ningún lugar accesible para el dinero no declarado en cuentas financieras».

Fuente: La Nación, 21/06/16.


La política que aplica Estados Unidos se basa en exigir datos a terceros países y al mismo tiempo negarase a brindar información y mantener la confidencialidad de los inversores extranjeros en USA.

Más información:

Dakota del Sur: Un atractivo paraíso fiscal

Estados Unidos pretende ser el único paraíso fiscal en el mundo

Estados Unidos el Paraíso Fiscal más importante

The World’s Favorite New Tax Haven Is the United States

tax haven USA

.

.

Exigirían un incremento de capital a los grandes bancos norteamericanos

junio 2, 2016

La Fed propondrá un incremento significativo de capital de reserva para los grandes bancos

Por Ryan Tracy.

Daniel K. Tarullo miembro de la junta de gobernadores de la Fed
Daniel K. Tarullo miembro de la junta de gobernadores de la Fed.

federal-reserve-01WASHINGTON (EFE Dow Jones) — El gobernador y máximo responsable de regulación de la Reserva Federal estadounidense, Daniel Tarullo, avisó a los mayores bancos de Estados Unidos de un “incremento significativo” de la cantidad de capital que se les exigiría para superar futuras pruebas de resistencia, además de decir que la Fed está considerando relajar las normas para los bancos regionales y comunitarios.

Tarullo señaló que es probable que la Fed proponga que se exija a los ocho bancos que se consideran sistémicamente importantes a escala mundial mantener una cantidad de capital bajo estrés equivalente al “recargo” que la Fed requirió a esos bancos tener en circunstancias normales el año pasado.

“Efectivamente, esto supondrá un incremento de capital significativo”, afirmó Tarullo, aunque añadió que es probable que haya algunas compensaciones en otros apartados de las pruebas que atenúen un poco el impacto.

La advertencia significa que los grandes bancos, como JP Morgan Chase, seguirán bajo presión para incrementar sus niveles de capital, lo que podría lastrar la rentabilidad.

usa bandera mapa 04El gobernador de la Fed dijo que es probable que la Fed proponga que el próximo año los bancos regionales con menos de US$250.000 millones en activos y sin operaciones significativas internacionales o en los mercados de capital no tendrían que cumplir los requisitos “cualitativos” de gestión del riesgo de las pruebas de solvencia aunque sí tendrán que demostrar que cumplen los requisitos cuantitativos de la Fed.

Tarullo también anunció que el banco central está considerando simplificar los informes y requisitos de capital para los bancos comunitarios.

Fuente: The Wall Street Journal, 02/06/16.

too big to fail

Rechazan los planes de contingencia de cinco grandes bancos

abril 14, 2016

Los reguladores de EE.UU. rechazan los ‘testamentos en vida’ de cinco grandes bancos

Por Emily Glazer, Rachel Louise Ensign, Christina Rexrode y Justin Baer.
La sede de la Reserva Federal en Washington
La sede de la Reserva Federal en Washington.

WASHINGTON — Los reguladores estadounidenses ordenaron a cinco grandes bancos a que revisen significativamente sus llamados “testamentos en vida” antes del 1 de octubre o que enfrenten sanciones, una advertencia que alimentará la crítica de que estas firmas son “demasiado grandes para colapsar”.

too big to fail 02La Reserva Federal de Estados Unidos y el regulador Federal Deposit Insurance Corp. indicaron que los planes para una posible quiebra de J.P. Morgan Chase & Co., Wells Fargo & Co., Bank of América Corp. , Bank of New York Mellon Corp. , y State Street Corp. no cumplen con los estándares legales especificados en la ley Dodd-Frank, la cual requiere que las firmas tengan planes creíbles para navegar a través de una quiebra sin costo alguno para los contribuyentes. Los planes de Goldman Sachs y Morgan Stanley fueron rechazados por uno de los dos reguladores e identificados como “débiles”, mientras que Citigroup fue la única firma cuyo plan fue aprobado por ambos reguladores. No obstante, los organismos identificaron “aspectos que la firma debe mejorar” para julio de 2017”.

Los reguladores dijeron que las firmas tienen hasta octubre para presentar planes que sean aceptables o les serán impuestos mayores requerimientos de capital, restricciones al crecimiento o actividades u otras sanciones.

usa bandera mapa 04En el caso de J.P Morgan, los reguladores descubrieron cuatro elementos “deficientes” en el plan del banco relacionados con la liquidez, la estructura legal de la entidad, las carteras de negociación y el marco de gobierno.

Los reguladores dijeron que J.P. Morgan ha logrado progresos durante los últimos años en aspectos como su dependencia de la financiación a corto plazo o su posición de capital general, según los reguladores.

Goldman Sachs por su parte, “le falta concreción” en su plan para liquidar su portafolio de derivados, dijeron los reguladores, agregando que Goldman se quedó corto en el proceso de determinar cuánta liquidez necesitarían sus filiales para mantenerse a flote una vez que su matriz pidiera la protección por bancarrota.

“Al revisar el plan de 2015, las agencias destacaron mejoras respecto a anteriores presentaciones del plan de resolución” de Goldman, dijeron los reguladores en una carta enviada a Lloyd Blankfein, presidente de la entidad. “Sin embargo, las agencias han identificado deficiencias en el plan de 2015”.

El plan de Goldman, presentado en el año pasado, detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El banco dijo que, en dicha eventualidad, vendería o liquidaría todos sus negocios de forma ordenada.

Respecto a Morgan Stanley, los reguladores discreparon con la forma en que la firma determinó cuánta liquidez necesitarían sus filiales para mantenerse a flote una vez que su matriz pidiera la protección por bancarrota. Además, indicaron que al plan para liquidar su cartera de derivados le faltaban detalles.

Por otro lado, los reguladores le pidieron a Bank of America que mejore sus modelos de liquidez y desarrolle mejor una guía sobre la forma en que se prepara para las distintas fases de un proceso de quiebra. Además, le han pedido más detalles sobre la forma en que liquidaría sus operaciones de negociación.

El plan de Bank of America, presentado el año pasado detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El banco dijo que, en dicha eventualidad, vendería o liquidaría su división de negociación y reduciría considerablemente la de banca de inversión. Una vez reducido su tamaño, la entidad se centraría en banca de consumo y gestión de patrimonio.

En el caso de BNY Mellon, los reguladores dijeron que el plan de contingencia ha “mejorado respecto a los planes anteriores”, pero detallaron una serie de motivos por los que “no es creíble o no facilitaría una resolución ordenada de acuerdo con el código de bancarrotas de Estados Unidos”.

El plan de BNY Mellon detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El banco dijo que, en dicha eventualidad, recurriría al marco de bancarrota de la Comisión Federal de Seguros de Depósitos y al Capítulo 11.

En el plan de Wells Fargo, los reguladores descubrieron tres deficiencias, principalmente relacionadas con su gobierno corporativo. Los reguladores señalaron que el plan de Wells Fargo de 2015 contiene “errores significativos” que requieren que la información financiera del plan se reescriba y se vuelva a presentar.

Los reguladores también descubrieron deficiencias en los servicios compartidos del banco y en su estrategia puente, además de su estructura legal.

Los reguladores reconocen que Wells Fargo ha tomado “importantes medidas” como la de aumentar sus activos líquidos de alta calidad y la mejora de su posición de capital general, entre otros.

El plan de Wells Fargo detallaba qué haría la entidad en un escenario adverso de quiebra sin necesidad de asistencia de los contribuyentes. El tamaño del banco que quedaría tras una quiebra sería de un tercio del original, según el plan presentado por la entidad en julio.

Fuente: The Wall Street Journal, 13/04/16.

banner invertir en la incertidumbre

The World’s Favorite New Tax Haven Is the United States

enero 27, 2016

The World’s Favorite New Tax Haven Is the United States

Moving money out of the usual offshore secrecy havens and into the U.S. is a brisk new business.

By Jesse Drucker.
Bloomberg Businessweek. January 27, 2016.

Last September, at a law firm overlooking San Francisco Bay, Andrew Penney, a managing director at Rothschild & Co., gave a talk on how the world’s wealthy elite can avoid paying taxes.

His message was clear: You can help your clients move their fortunes to the United States, free of taxes and hidden from their governments.

After years of lambasting other countries for helping rich Americans hide their money offshore, the U.S. is emerging as a leading tax and secrecy haven for rich foreigners. By resisting new global disclosure standards, the U.S. is creating a hot new market, becoming the go-to place to stash foreign wealth. Everyone from London lawyers to Swiss trust companies is getting in on the act, helping the world’s rich move accounts from places like the Bahamas and the British Virgin Islands to Nevada, Wyoming, and South Dakota.

“How ironic—no, how perverse—that the USA, which has been so sanctimonious in its condemnation of Swiss banks, has become the banking secrecy jurisdiction du jour,” wrote Peter A. Cotorceanu, a lawyer at Anaford AG, a Zurich law firm, in a recent legal journal. “That ‘giant sucking sound’ you hear? It is the sound of money rushing to the USA.”

Rothschild, the centuries-old European financial institution, has opened a trust company in Reno, Nev., a few blocks from the Harrah’s and Eldorado casinos. It is now moving the fortunes of wealthy foreign clients out of offshore havens such as Bermuda, subject to the new international disclosure requirements, and into Rothschild-run trusts in Nevada, which are exempt.

The U.S. “is effectively the biggest tax haven in the world”
—Andrew Penney, Rothschild & Co.

The firm says its Reno operation caters to international families attracted to the stability of the U.S. and that customers must prove they comply with their home countries’ tax laws. Its trusts, moreover, have “not been set up with a view to exploiting that the U.S. has not signed up” for international reporting standards, said Rothschild spokeswoman Emma Rees.

Others are also jumping in: Geneva-based Cisa Trust Co. SA, which advises wealthy Latin Americans, is applying to open in Pierre, S.D., to “serve the needs of our foreign clients,” said John J. Ryan Jr., Cisa’s president.

Trident Trust Co., one of the world’s biggest providers of offshore trusts, moved dozens of accounts out of Switzerland, Grand Cayman, and other locales and into Sioux Falls, S.D., in December, ahead of a Jan. 1 disclosure deadline.

“Cayman was slammed in December, closing things that people were withdrawing,” said Alice Rokahr, the president of Trident in South Dakota, one of several states promoting low taxes and confidentiality in their trust laws. “I was surprised at how many were coming across that were formerly Swiss bank accounts, but they want out of Switzerland.”
Why the Wealthy Are Moving Their Money Into the U.S.

Rokahr and other advisers said there is a legitimate need for secrecy. Confidential accounts that hide wealth, whether in the U.S., Switzerland, or elsewhere, protect against kidnappings or extortion in their owners’ home countries. The rich also often feel safer parking their money in the U.S. rather than some other location perceived as less-sure.

“I do not hear anybody saying, ‘I want to avoid taxes,’ ” Rokahr said. “These are people who are legitimately concerned with their own health and welfare.”

No one expects offshore havens to disappear anytime soon. Swiss banks still hold about $1.9 trillion in assets not reported by account holders in their home countries, according to Gabriel Zucman, an economics professor at the University of California at Berkeley. Nor is it clear how many of the almost 100 countries and other jurisdictions that have signed on will actually enforce the new disclosure standards, issued by the Organisation for Economic Co-operation and Development, a government-funded international policy group.

There’s nothing illegal about banks luring foreigners to put money in the U.S. with promises of confidentiality as long as they are not intentionally helping to evade taxes abroad. Still, the U.S. is one of the few places left where advisers are actively promoting accounts that will remain secret from overseas authorities.
Illustration: Steph Davidson

Rothschild’s Reno office is at the forefront of that effort. “The Biggest Little City in the World” is not an obvious choice for a global center of capital flight. If you were going to shoot a film set in Las Vegas circa 1971, you would film it in Reno. Its casino hotels tower above the bail bondsmen across the street, available 24/7, as well as pawnshops stocked with an array of firearms. The pink neon lights at casinos like Harrah’s and the Eldorado still burn bright. But these days, their floors are often empty, with travelers preferring to gamble in Las Vegas, an hour’s flight away.

The offices of Rothschild Trust North America LLC aren’t easy to find. They’re on the 12th floor of Porsche’s former North American headquarters building, a few blocks from the casinos. (The U.S. attorney’s office is on the sixth floor.) Yet the lobby directory does not list Rothschild. Instead, visitors must go to the 10th floor, the offices of McDonald Carano Wilson LLP, a politically connected law firm. Several former high-ranking Nevada state officials work there, as well as the owner of some of Reno’s biggest casinos and numerous registered lobbyists. One of the firm’s tax lobbyists is Robert Armstrong, viewed as the state’s top trusts and estates attorney, and a manager of Rothschild Trust North America.

The trust company was set up in 2013 to cater to international families, particularly those with a mix of assets and relatives in the U.S. and abroad, according to Rothschild. It caters to customers attracted to the “stable, regulated environment” of the U.S., said Rees, the Rothschild spokeswoman.

“We do not offer legal structures to clients unless we are absolutely certain that their tax affairs are in order; both clients themselves and independent tax lawyers must actively confirm to us that this is the case,” Rees said.

The managing director of the Nevada trust company is Scott Cripps, an amiable California tax attorney who used to run the trust services for Bank of the West, now part of French financial-services giant BNP Paribas SA. Cripps explained that moving money out of traditional offshore secrecy jurisdictions and into Nevada is a brisk new line of business for Rothschild.

“There’s a lot of people that are going to do it,” said Cripps. “This added layer of privacy is kicking them over the hurdle” to move their assets into the U.S. For wealthy overseas clients, “privacy is huge, especially in countries where there is corruption.”

One wealthy Turkish family is using Rothschild’s trust company to move assets from the Bahamas into the U.S., he said. Another Rothschild client, a family from Asia, is moving assets from Bermuda into Nevada. He said customers are often international families with offspring in the U.S.

For decades, Switzerland has been the global capital of secret bank accounts. That may be changing. In 2007, UBS Group AG banker Bradley Birkenfeld blew the whistle on his firm helping U.S. clients evade taxes with undeclared accounts offshore. Swiss banks eventually paid a price. More than 80 Swiss banks, including UBS and Credit Suisse Group AG, have agreed to pay about $5 billion to the U.S. in penalties and fines.

“I was surprised at how many were coming across that were formerly Swiss bank accounts, but they want out of Switzerland”

Those firms also include Rothschild Bank AG, which last June entered into a nonprosecution agreement with the U.S. Department of Justice. The bank admitted helping U.S. clients hide income offshore from the Internal Revenue Service and agreed to pay an $11.5 million penalty and shut down nearly 300 accounts belonging to U.S. taxpayers, totaling $794 million in assets.

The U.S. was determined to put an end to such practices. That led to a 2010 law, the Foreign Account Tax Compliance Act, or Fatca, that requires financial firms to disclose foreign accounts held by U.S. citizens and report them to the IRS or face steep penalties.

Inspired by Fatca, the OECD drew up even stiffer standards to help other countries ferret out tax dodgers. Since 2014, 97 jurisdictions have agreed to impose new disclosure requirements for bank accounts, trusts, and some other investments held by international customers. Of the nations the OECD asked to sign on, only a handful have declined: Bahrain, Nauru, Vanuatu—and the United States.

“I have a lot of respect for the Obama administration because without their first moves we would not have gotten these reporting standards,” said Sven Giegold, a member of the European Parliament from Germany’s Green Party. “On the other hand, now it’s time for the U.S. to deliver what Europeans are willing to deliver to the U.S.”

The Treasury Department makes no apologies for not agreeing to the OECD standards.

“The U.S. has led the charge in combating international tax evasion using offshore financial accounts,” said Treasury spokesman Ryan Daniels. He said the OECD initiative “builds directly” on the Fatca law.

For financial advisers, the current state of play is simply a good business opportunity. In a draft of his San Francisco presentation, Rothschild’s Penney wrote that the U.S. “is effectively the biggest tax haven in the world.” The U.S., he added in language later excised from his prepared remarks, lacks “the resources to enforce foreign tax laws and has little appetite to do so.”

Firms aren’t wasting time to make the most of the current environment. Bolton Global Capital, a Boston-area financial advisory firm, recently circulated this hypothetical example in an e-mail: A wealthy Mexican opens a U.S. bank account using a company in the British Virgin Islands. As a result, only the company’s name would be sent to the BVI government, while the identity of the person owning the account would not be shared with Mexican authorities.

The U.S. failure to sign onto the OECD information-sharing standard is “proving to be a strong driver of growth for our business,” wrote Bolton’s chief executive officer, Ray Grenier, in a marketing e-mail to bankers. His firm is seeing a spike in accounts moved out of European banks—“Switzerland in particular”—and into the U.S. The new OECD standard “was the beginning of the exodus,” he said in an interview.

The U.S. Treasury is proposing standards similar to the OECD’s for foreign-held accounts in the U.S. But similar proposals in the past have stalled in the face of opposition from the Republican-controlled Congress and the banking industry.

At issue is not just non-U.S. citizens skirting their home countries’ taxes. Treasury also is concerned that massive inflows of capital into secret accounts could become a new channel for criminal money laundering. At least $1.6 trillion in illicit funds are laundered through the global financial system each year, according to a United Nations estimate.

Offering secrecy to clients is not against the law, but U.S. firms are not permitted to knowingly help overseas customers evade foreign taxes, said Scott Michel, a criminal tax defense attorney at Washington, D.C.-based Caplin & Drysdale who has represented Swiss banks and foreign account holders.

“To the extent non-U.S. persons are encouraged to come to the U.S. for what may be our own ‘tax haven’ characteristics, the U.S. government would likely take a dim view of any marketing suggesting that evading home country tax is a legal objective,” he said.

Rothschild says it takes “significant care” to ensure account holders’ assets are fully declared. The bank “adheres to the legal, regulatory, and tax rules wherever we operate,” said Rees, the Rothschild spokeswoman.

Penney, who oversees the Reno business, is a longtime Rothschild lawyer who worked his way up from the firm’s trust operations in the tiny British isle of Guernsey. Penney, 56, is now a managing director based in London for Rothschild Wealth Management & Trust, which handles about $23 billion for 7,000 clients from offices including Milan, Zurich, and Hong Kong. A few years ago he was voted “Trustee of the Year” by an elite group of U.K. wealth advisers.

In his September San Francisco talk, called “Using U.S. Trusts in International Planning: 10 Amazing Feats to Impress Clients and Colleagues,” Penney laid out legal ways to avoid both U.S. taxes and disclosures to clients’ home countries.

In a section originally titled “U.S. Trusts to Preserve Privacy,” he included the hypothetical example of an Internet investor named “Wang, a Hong Kong resident,” originally from the People’s Republic of China, concerned that information about his wealth could be shared with Chinese authorities.

Putting his assets into a Nevada LLC, in turn owned by a Nevada trust, would generate no U.S. tax returns, Penney wrote. Any forms the IRS would receive would result in “no meaningful information to exchange under” agreements between Hong Kong and the U.S., according to Penney’s PowerPoint presentation reviewed by Bloomberg.

Penney offered a disclaimer: At least one government, the U.K., intends to make it a criminal offense for any U.K. firm to facilitate tax evasion.

Rothschild said the PowerPoint was subsequently revised before Penney delivered his presentation. The firm provided what it said was the final version of the talk, which this time excluded several potentially controversial passages. Among them: the U.S. being the “biggest tax haven in the world,” the U.S.’s low appetite for enforcing other countries’ tax laws, and two references to “privacy” offered by the U.S.

“The presentation was drafted in response to a request by the organizers to be controversial and create a lively debate among the experienced, professional audience,” Rees said. “On reviewing the initial draft, these lines were not deemed to represent either Rothschild’s or Mr. Penney’s view. They were therefore removed.”

—With assistance from David Voreacos and Patrick Gower.

Source: bloomberg.com, January 27, 2016.

Ver: ¿Son legales los Paraísos fiscales?

tax haven USA

.

Reflexiones sobre las Regulaciones Bancarias

junio 11, 2015

usa bandera mapa 04De tanto en tanto es bueno hacer un alto en las actividades cotidianas para reflexionar y sacar conclusiones. Tómese un respiro y vuelva a leer algunos de los artículos más relevantes sobre las regulaciones bancarias y la evolución de la industria financiera.

Wall Street se ajusta a las reglas de Washington

Los expertos en riesgo asumen protagonismo en la banca de USA

Un nuevo orden surge en Wall Street

¿Deberían quebrar los grandes bancos?

El plan del FDIC para evitar un nuevo rescate de los bancos

La amnesia de la crisis financiera

La Fed propone normas para las grandes financieras

Diez años después del colapso de Enron, los escándalos sólo han empeorado

La Fed presenta las regulaciones de la “Regla Volcker”

Estados Unidos: Cómo reformar el sistema de calificación crediticia

Riesgo Global: Nuevas Perspectivas y Oportunidades

Jordan Belfort, el lobo de Wall Street

Más información sobre mercados financieros, fraudes y conflictos de intereses en el libro: Codicia contagiosa de Frank Partnoy (Buenos Aires: El Ateneo, 2003).

 

banner toxic assets 03

 

.

Wall Street se ajusta a las reglas de Washington

julio 22, 2014

Wall Street se ajusta a las reglas de Washington

Por Victoria McGrane y Julie Steinberg.

Cuatro años después de la promulgación de la ley financiera conocida como Dodd-Frank en Estados Unidos, el aparato regulador de Washington ha provocado cambios fundamentales en Wall Street.

Los bancos se están deshaciendo de líneas de negocios rentables, se retiran del mercado de financiación a corto plazo, cortan lazos con operaciones que podrían atraer un mayor escrutinio de los reguladores y levantan defensas para afrontar crisis futuras. Si bien sus ganancias se mantienen al alza conforme recortan costos y reducen los fondos destinados a cubrir posibles pérdidas futuras, su motor de ganancias tradicional —el corretaje— muestra señales de debilitamiento, en momentos en que se alejan de algunas actividades ante la presión regulatoria.

La semana pasada, Goldman Sachs Group Inc. anunció que recortó US$ 56.000 millones, o cerca de 6%, de su balance durante el segundo trimestre, la mayor reducción con respecto a los tres meses previos desde el punto más álgido de la crisis financiera. Su director financiero, Harvey Schwartz, dijo que el banco de inversión avanza «de forma preventiva para cumplir con acontecimientos regulatorios», incluido el proceso anual de «pruebas de resistencia» de la Reserva Federal, en el cual los bancos deben demostrar que pueden capear épocas económicas difíciles.

Morgan Stanley ha eliminado un tercio de sus activos desde la crisis de 2008, reducido su operación de corretaje de renta fija y aumentado su enfoque en la gestión de patrimonio, donde las firmas cobran honorarios de inversionistas particulares en lugar de poner en riesgo sus balances invirtiendo su propio dinero, otorgando préstamos y realizando operaciones. Citigroup Inc. se ha desprendido de casi US$700.000 millones en activos no esenciales, incluidos más de 60 negocios, y hace poco indicó que vendería sus filiales de consumo en España y Grecia.

En tanto, Bank of America Corp. ha vendido más de US$70.000 millones en negocios y otros activos desde 2010, incluidos los que exigían que el banco mantuviera una gran cantidad de capital como garantía. También ha eliminado 746 entidades legales, una reducción de 36% desde el final de 2009. Entre los activos que recortó hay inversiones de private equity, algunos negocios de tarjetas de crédito y una gran parte de su división hipotecaria.

«La Ley Dodd-Frank sin dudas catalizó grandes cantidades de simplificación y estamos avanzando mucho más allá a través de nuestras propias iniciativas», afirma James Mahoney, un vocero de Bank of America.

Los reguladores bancarios señalan los cambios en Wall Street como evidencia de que sus esfuerzos por eliminar el riesgo del sistema financiero están funcionando. «Realmente, estamos en un lugar sustancialmente distinto, y un lugar mucho mejor», sostiene Thomas Curry, contralor de la moneda de EE.UU.

Sin embargo, las medidas de los bancos no alcanzan para despejar los temores de algunas autoridades y legisladores sobre la continua vulnerabilidad de la economía en general al potencial colapso de una firma financiera de gran tamaño e interconectada. Los bancos se están volcando más al riesgo conforme intentan compensar el débil crecimiento económico, las bajísimas tasas de interés y los mayores costos para adaptarse a las regulaciones, aunque sus apetitos siguen siendo más moderados que en las épocas previas a la crisis.

Los préstamos apalancados sindicados en EE.UU. ascendieron a US$1,244 billones (millones de millones) en volumen de acuerdos en 2013, frente a US$893 millones en 2012 y US$1,191 billones en 2007, antes de la crisis, según datos de Dealogic. Los bancos otorgan gran parte de estos préstamos para financiar compras apalancadas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, avivó el debate este mes, al decir que las autoridades deben considerar la implementación de más cambios para asegurar que el sistema bancario «haga lo que debe hacer para que crezca la economía real, pero no una situación en la que sigamos viendo que muchos de estos bancos asumen grandes riesgos».

Legisladores de los dos grandes partidos estadounidenses siguen convencidos de que hacen falta más medidas drásticas para terminar con el problema de las entidades «demasiado grandes para quebrar», o los bancos que tienen tal tamaño y están tan interconectados que el gobierno necesitaría rescatarlos para no correr el riesgo de que provoquen un colapso del sistema financiero en general. Las propuestas legislativas incluyen dividir grandes bancos, elevar aún más los requisitos de capital e imponer un gravamen a las mayores firmas financieras.

Analistas y banqueros de Wall Street sostienen que Washington se arriesga a imponer demasiadas reglas adicionales, que podrían obligar a las firmas a retirarse de actividades clave como los préstamos, que ayudan a impulsar el crecimiento económico.

Entre los mayores 25 bancos comerciales de EE.UU., los créditos aumentaron casi 2% en junio frente a un año antes, según un análisis realizado por SNL Financial en base a datos de la Fed.

Los grandes bancos ya se están marginando de uno de los principales motores de financiación de Wall Street: el mercado de recompra, o «repo», donde firmas e inversionistas intercambian valores por billones de dólares en préstamos a corto plazo. Algunos de los motivos son una nueva relación de apalancamiento que exige que los grandes bancos conserven capital extra contra todos los activos en sus libros, no sólo los que se consideran riesgosos. Esto dificulta obtener ganancias en lo que antes de la crisis ya era un negocio de bajos márgenes y alto volumen, señalan banqueros y analistas.

Fuente: The Wall Street Journal, 22/07/14.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

banks-regulations-04

Too big to fail

La frase en inglés too big to fail (en castellano, «demasiado grande para caer») es un concepto económico que describe la situación de un banco o de cualquier otra institución financiera cuya quiebra tendría consecuencias sistémicas desastrosas sobre la economía y que por consecuencia es necesario rescatar por los poderes públicos para evitar que ese riesgo de quiebra se realice.

Los principales actores del sistema financiero internacional asumen riesgos importantes contando con el hecho de que, para evitar ese riesgo sistémico, serán rescatados de la bancarrota a través de los conocidos como «planes de salvamento», que suelen ser financiados por los contribuyentes. Una reforma del sistema financiero iniciada en Estados Unidos en abril de 2010 por Barack Obama y detallada en particular por la Ley Dodd–Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act se dirige a limitar, en este sentido, el tamaño de los bancos.
Fuente: Wikipedia, 2014.
————————————————

« Too big to fail » (« trop gros pour faire faillite ») est un concept économique qui décrit la situation d’une banque ou toute autre institution financière dont la faillite aurait des conséquences systémiques désastreuses sur l’économie et qui par conséquent se retrouve renflouée par les pouvoirs publics dès lors que ce risque de faillite est avéré.

Les principaux acteurs du système financier international prennent des risques importants tout en sachant pertinemment qu’ils seront sauvés de la banqueroute le cas échéant par ce que les gouvernements appellent des « plans de sauvetage » financés par les contribuables. Une réforme du système financier, initiée par Barack Obama en avril 2010 et concrétisée en particulier par le Dodd–Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act, vise notamment à limiter la taille des banques.

Exemple:
Le cas de l’assureur AIG lors de la crise des subprimes illustre ce phénomène. Il a été renfloué par le gouvernement américain pour éviter que sa faillite ne cause des pertes de l’ordre de 3 200 milliards de dollars au sein du système financier international. Sa faillite aurait entraîné celle de nombreux établissements bancaires avec lesquels il était lié.
Fuente: Wikipedia, 2014.
————————————————

Reflexiones sobre la Ley Dodd-Frank y las Regulaciones Bancarias

Cada cierto tiempo es bueno hacer un alto en las actividades del día a día para reflexionar y sacar algunas conclusiones. Tómese un respiro y vuelva a leer algunos de los artículos más relevantes sobre las regulaciones bancarias y la evolución de la industria financiera.

Los expertos en riesgo asumen protagonismo en la banca de USA

Un nuevo orden surge en Wall Street

¿Deberían quebrar los grandes bancos?

El plan del FDIC para evitar un nuevo rescate de los bancos

La amnesia de la crisis financiera

La Fed propone normas para las grandes financieras

Diez años después del colapso de Enron, los escándalos sólo han empeorado

La Fed presenta las regulaciones de la “Regla Volcker”

Estados Unidos: Cómo reformar el sistema de calificación crediticia

Riesgo Global: Nuevas Perspectivas y Oportunidades

consulte a un asesor financiero independiente

.

.

Los bancos estadounidenses registran sus mayores ganancias desde 2007

mayo 24, 2012

Los bancos estadounidenses registran sus mayores ganancias desde 2007

Por Victoria Mcgrane y Maya Jackson Randall

 

WASHINGTON (Dow Jones) — Los bancos estadounidenses registraron en el primer trimestre su mayor ganancia trimestral desde mediados de 2007, mientras que la actividad crediticia del sector se contrajo por primera vez en cuatro trimestres, informó el jueves la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, o FDIC, por su sigla en inglés.

La lectura es señal de que, si bien el sector continúa recuperándose de la crisis financiera de 2008, su disposición a entregar créditos se mantiene rezagada.

En su informe trimestral sobre el sistema bancario de la nación, la FDIC informó que los 7.307 bancos del país registraron una ganancia neta de US$35.300 millones entre enero y marzo, lo que representa un incremento de 22,9%, o US$6.600 millones, en relación al mismo período del año anterior.

Al igual que en trimestres anteriores, los resultados fueron impulsados en gran medida por la necesidad de destinar menos dinero a pérdidas por préstamos incobrables, además de mayores ganancias no relacionadas con intereses. Las provisiones para pérdidas por préstamos disminuyeron 31,6%, o US$6.600 millones, frente al mismo trimestre del año anterior, a US$14.300 millones.

La actividad de préstamos de la banca en su totalidad registró un leve descenso del 0,8% en relación al trimestre anterior, tras aumentar en los tres trimestres previos.

La actividad crediticia declinó en la mayoría de las principales categorías durante el trimestre, encabezadas por las tarjetas de crédito, que mostraron un descenso estacional de US$38.200 millones, o 5,6%, indicó la FDIC. Sin embargo, los balances de créditos aún se sitúan 2,2% por sobre los de un año antes.

En el lado positivo, los ingresos del sector aumentaron en relación al mismo período de un año atrás, lo que representa el segundo incremento en cinco trimestres. El aumento de los ingresos estuvo impulsado en parte por las ganancias derivadas de las ventas de préstamos, que aumentaron en US$2.300 millones, o 132,4%, frente a un año antes.

La FDIC señaló que a fines de marzo, 772 instituciones se encontraban en la lista de entidades catalogadas como «en problemas», lo que representa un descenso frente a las 813 de diciembre.
Fuente: The Wall Street Journal, 24/05/12.