Buenos Aires con acento francés

septiembre 19, 2015 · Imprimir este artículo

Buenos Aires, lista para una semana con acento francés

Festival “Viví Francia”. Hoy y mañana abren al público el Palacio Ortiz Basualdo, sede de la Embajada. También habrá visitas guiadas por el Hipódromo de Palermo, el Botánico y la avenida Alvear. Y una feria con delicias típicas.

Salón. La decoración del Palacio que fue de los Ortiz Basualdo impacta. La araña aporta sofisticación.

Salón. La decoración del Palacio que fue de los Ortiz Basualdo impacta. La araña aporta sofisticación.

No hay que ser adivino para saber lo que sucederá hoy, desde las 10, en los alrededores de la Embajada de Francia. Miles de vecinos y turistas participarán de una celebración ya esperada de la Ciudad: el festival patrimonial, cultural y gastronómico que cada año revisita el legado y la presencia de la comunidad francesa en la Ciudad.

Se trata de la séptima edición de “Viví Francia” que arrancará con la apertura de la Embajada, palacio que fue propiedad de la familia Ortiz Basualdo, y con una feria de delicias francesas, “Le Marché”.

Los festejos, con propuestas artísticas y otras actividades, se extenderán hasta el próximo domingo, con opciones gratuitas, como esas visitas, y pagas.

buenos aires franciaLas propuestas para este fin de semana se concentrarán en Cerrito y Arroyo. Por un lado, está programada la apertura del palacio: hoy y mañana entre las 10 y las 17. Para ingresar, hay que llevar DNI o pasaporte. “No habrá excepciones, quienes no tengan documentación no podrán ingresar”, advierten las autoridades.

Hay que tener paciencia: el año pasado hubo colas y hasta tres horas de espera. La fila arrancaba en la puerta principal del palacio, en Cerrito 1399, y daba la vuelta a la plaza Pierre de Coubertin.

Las visitas, gratuitas, por orden de llegada, se realizan con guías del Gobierno porteño –que dependen del Ente de Turismo y el Ministerio de Cultura–. El paseo es magnífico. Por eso, su apertura, una vez por año, es una excepción que muchos quieren aprovechar.

El edificio se terminó de construir en 1918 y funcionó como residencia durante 21 años. En 1939 fue adquirido por el gobierno francés y desde ese momento funciona como Embajada.

La visita arranca en el vestíbulo, frente a la escalera de honor: se trata de un recinto circular, cuya decoración fue hecha con un magnífico embaldosado de mármoles polícromos y paredes revestidas en madera adornadas con pilastras corintias. Y luego, el primer piso: una sucesión de salones donde se confunden influencias francesas, inglesas y escandinavas.

Lectura recomendada:  Ecología urbana para Buenos Aires

Uno es el salón de invierno, con piso de mármol blanco y negro y paredes con boiserie; y un gran ventanal que ahora mira hacia la 9 de Julio pero que en su origen daba a los jardines, que desaparecieron con el ensanche de la avenida.

Continúa con el gran comedor, que es una réplica del Palacio Real de Oslo; el salón de música, de estilo Luis XV, y tal vez el punto más alto de la visita llega cuando se ingresa al salón dorado o de baile: imposible no quedar impactado por las arañas de cristal y un gran panel central, adornado con una pintura alegórica.

En 2014, el palacio recuperó su brillo luego de una restauración que demandó 14 meses de obra y 5 millones de euros.

La apertura de la embajada coincide con las Jornadas Europeas de Patrimonio, que organiza el Consejo de la Unión Europea, y que convoca a más de 50 países que abren a la gente edificios que habitualmente no se pueden visitar.

Junto al palacio, otro gran atractivo es “Le Marché”, que organiza Lucullus, la Asociación Gastronómica Francesa en Argentina. Chefs y locales, productores de alimentos e importadores sacan a la calle delicias de la cocina francesa para degustar. Crêpes, productos de panadería, pastelería y chocolaterías, stands en los que se podrá comprar patés, sandwiches y las clásicas quiches.

Además, habrá visitas a otros lugares destacados, diseñados por arquitectos franceses: el Palacio de Justicia, de Norbert Maillart (también construyó el edificio de Correos). Y el Hipódromo de Palermo, para conocer las tribunas, el interior de los salones, la confitería, los boxes y la pista redonda de exhibición de los caballos. Fue construido por Louis Faure Dujarric.

También se realizará un recorrido guiado a otro ícono francés: el Jardín Botánico, diseñado por Carlos Thays, quien trabajó en el paisajismo de la Ciudad a principios del 1900.

Otra visita será por la avenida Alvear, conocida como la más aristocrática de las porteñas.

Las actividades del festival “Viví Francia” se extenderán durante toda la semana, con idas a restaurantes, además de edificios históricos; talleres de idiomas; recitales; cine; teatro, y otras propuestas. El cierre del evento será el próximo domingo con un brunch en el Hipódromo de Palermo.

Fuente: La Nación, 19/05/15.

 

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.