Buenos Aires: Mejoras en Chinatown

mayo 21, 2015 · Imprimir este artículo

Comienzan obras para restringir el tránsito en el Barrio Chino

Por Valeria Musse.

Buscan recuperar la zona e invertirán más de 11 millones de pesos; las obras comienzan este fin de semana

Con suerte, en cinco meses, no habrá que participar de una especie de rally urbano por el Barrio Chino para esquivar cerámicos deteriorados. Y tal vez ya no sienta ese fuerte olor que, por momentos, convierte al paseo en una desagradable experiencia. El tradicional centro comercial oriental, emplazado en Belgrano, renovará su estética en los próximos días y quizás así pueda recuperar su colorida cultura, hoy ensombrecida.

Los funcionarios porteños a cargo de la obra prometen que no habrá vehículos estacionados peleando por un espacio hasta en las ochavas. Y que la prioridad de paso la tendrán los peatones, tal como ocurre en el microcentro porteño.

Entre los vecinos, sin embargo, hay posiciones encontradas. Julia Moyano, una habitante de la zona, alertó: “Está bien que arreglen las veredas, pero los autos tienen que seguir circulando por Arribeños”.

El primer paso de la obra es, justamente, intervenir de manera integral Arribeños, entre Juramento y Olazábal, con el objetivo de priorizar la circulación peatonal, brindar mayor seguridad a los transeúntes y disminuir el tránsito de vehículos.

Para ello, se ampliará la vereda en esas cuadras y se nivelará la calzada con adoquines rojos. Desde la Ciudad afirmaron que los rodados podrán continuar circulando por esa calle, pero deberán hacerlo a menor velocidad. Esas modificaciones para ordenar el tránsito no permitirán estacionar a lo largo de esos 200 metros, aseguraron los voceros. Actualmente, los automovilistas se acomodan a ambos lados de la acera.

La actitud precavida de la vecina Moyano tiene sus fundamentos. Es que el barrio del Bajo Belgrano sufre a diario una serie de inconvenientes en el tráfico, sobre todo por la cercanía con las vías del ferrocarril Mitre, ramal Tigre. Cuando la barrera de Juramento tarda más de 15 minutos en abrir el paso – algo que sucede cada vez con más frecuencia e invita a la impaciencia- muchos automovilistas optan por girar a la derecha y retomar por Arribeños hacia la Avenida del Libertador.

Un “lavado de cara”

Las obras de puesta en valor del Barrio Chino comenzarán este fin de semana y requerirán una inversión de $ 11.350.356. Según prevé el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, a cargo del proyecto adjudicado a la empresa Altote SA, en cinco meses los vecinos y comerciantes de la zona verán los resultados de la renovación.

Lectura recomendada:  CABA y GBA: Seis nuevos ramales de Metrobus

Para Gloria Vera, otra habitante del barrio, “es indispensable que se haga cualquier obra que mejore el tránsito de quienes caminamos por acá”. La mujer se quejó, de manera enfática, de lo dificultoso que le resulta cruzar las bocacalles con el carrito de su nieto. Pero no es sólo eso. Mientras dialogaba con LA NACION, la abuela mantenía la vista perdida en la vereda. Es que el mal estado en que están las baldosas del Barrio Chino no permite distracción alguna.

La puesta en valor de la zona incluye la unificación del color y tipo de las baldosas, que tendrán una tonalidad ennegrecida, de las dos cuadras de Arribeños, entre Juramento y Olazábal, y de Mendoza entre las vías y Montañeses. Para limitar el espacio de los transeúntes y el de los automovilistas se colocarán bolardos con forma de bala, como los que también se instalaron en las calles céntricas de la ciudad.

El pórtico característico del barrio, que da la bienvenida a los visitantes, no se destaca en un contexto ensombrecido, repleto de publicidades desordenadas. Con las nuevas luminarias rojas y amarillas se pretende resaltar este emblema de la comunidad china en la Argentina. También se colocará un tendido de tensores entre luminarias para la posible instalación de faroles y adornos indispensables en las coloridas y alegres épocas festivas.

“La idea es que el barrio quede más pintoresco”, se mostró conforme Antonio Chang, miembro de la Asociación del Barrio Chino. El comerciante contó que los funcionarios porteños les pidieron colaboración a los vendedores locales para que mejoren sus fachadas.

El Subsecretario de Uso del Espacio Público, Patricio Di Stefano, dijo sobre la obra: “Queremos que las calles estén pensadas para los vecinos. El Barrio Chino es un área muy atractiva en términos culturales, con una identidad muy definida”.

Aliviado, Carlos Wang enfatizó: “Era hora de que mejoraran el lugar”. El hombre, que hace 25 años vive en Belgrano, desde que llegó a la Argentina, afirmó que la zona “se viene cayendo desde hace un tiempo”. Entristecido, señaló hacia una pila de basura que “decoraba” la vereda en Arribeños al 2100.

Pero no todos los vecinos están conformes con la obra. Martín Sáenz Valiente, que integra la Asociación Civil Vecinos del Bajo Belgrano, consideró que la ampliación de la vereda sobre Arribeños “va a expandir la venta de comida fuera de los locales, algo que no está permitido”.

Fuente: La Nación, 21/05/15.

Barrio Chino Buenos Aires

.

barrio chino buenos aires arco 02.

.

.

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.