Buenos Aires: Nuevo centro de logística en la zona sur

noviembre 30, 2015 · Imprimir este artículo

Avanza el centro de logística para sacar camiones de la zona sur

Son los que entran diariamente a la Ciudad para hacer carga y descarga. El nuevo predio, que abrirá en marzo, permitirá transferir mercadería a camionetas y aliviar tránsito y ruidos.

Por  Pablo Novillo.

Tomando forma: los galpones en hilera posibilitan la transferencia de las cargas entre camiones y vehículos pequeños, llamados “expresos”, que irán a las calles. (Diego Waldmann)

Tomando forma: los galpones en hilera posibilitan la transferencia de las cargas entre camiones y vehículos pequeños, llamados “expresos”, que irán a las calles.

A partir de marzo gran parte de los camiones que hoy circulan por Parque Patricios, Barracas y otros barrios se mudarán al nuevo Centro de Transferencia de Cargas que se está terminando de construir en Villa Soldati. Se trata de un enorme playón de logística con galpones para que los vehículos hagan la carga y descarga de mercadería en un lugar preparado, y ya no molesten a los vecinos en las calles comunes.

La obra comenzó el año pasado y estaría terminada en diciembre. Luego quedarían los últimos detalles, y se espera que para comienzos de marzo empiece a operar. El predio ocupa 37 hectáreas entre Roca, Pergamino, la Avenida 27 de Febrero y la autopista Cámpora. Está entre el parque Roca y la ex fábrica de Suchard, que hoy pertenece a la Corporación Sur del Gobierno porteño.

escudo ciudad de Buenos AiresEn ese terreno se usaron 17 hectáreas para construir cuatro líneas de galpones divididos en módulos, donde podrán mudarse 60 empresas de transporte. Está pensado para lo que en la jerga se llama “cross-docking”, que es mover la mercadería de un vehículo a otro sin dejarla depositada. De hecho, los galpones están preparados para que de un lado descargue un camión de gran porte y del otro los paquetes puedan ser subidos a camionetas o furgones, o viceversa.

La actividad que aprovechará este predio es la que se conoce como “expresos”, y que son los que hoy operan a escala barrial. Con todo lo que esto trae como consecuencias negativas: asfalto que se rompe, ruido y contaminación, veredas ocupadas por la carga y descarga y suciedad. En cambio, en el nuevo CTC los camiones tendrán todo lo que necesitan, desde playones de maniobras hasta áreas de servicio para los choferes. Y a futuro podrá haber una estación de servicio, talleres mecánicos, gomerías y hasta una sucursal del Banco Ciudad.

El predio podría duplicar su tamaño, pero a medida que las propias empresas del sector muestren interés (ya hay unas 25 en lista de espera). Con lo que ya está construido operarán entre 600 y 1.000 camiones por día, y habrá unas 2.000 personas trabajando.

Lectura recomendada:  Los nuevos túneles del Metrobus

El proyecto fue impulsado por el Gobierno porteño y la Federación de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (Fadeeac). Luego, las empresas formaron la firma Centro de Transferencias de Carga Administradora S.A., cuyo presidente, Hugo Membrive, aseguró: “Es un proyecto trascendente tanto para el propio sector como para la sociedad entera. Se trata del primer espacio con estas características en el país”. La inversión total rondó los $ 600 millones.

Las ventajas para la ciudad serán múltiples. Por un lado, porque mejorará la calidad de vida en los barrios donde históricamente los vecinos se quejaron de los camiones. Además, los galpones que quedarán vacíos podrían aprovecharse para hacer viviendas, comercios u oficinas. Por el otro lado, se impulsará el desarrollo de Soldati y sus alrededores, porque aunque el predio cuente con servicios propios sin duda habrá incentivos para que el barrio aparezcan los quioscos, restoranes, farmacias y demás servicios para abastecer a toda la gente trabajará en el predio.

Una tercera ventaja será para el tránsito. Los camiones accederán al CCT desde la Cámpora o la 27 de Febrero (la avenida que bordea al Riachuelo), con lo cual casi no circularán a nivel de calle. Esto es más seguro, agiliza el tránsito y hará que el asfalto dure más.

La construcción de este primer CTC llegó gracias a una ley votada en 2012, por la cual por un lado la Ciudad le cedió al sector transportista el predio que tenía en desuso. Pero además esa norma también permitió la construcción de nuevos playones logísticos privados, que deberán estar a no más de 500 metros de la red de tránsito pesado y que deben tener al menos una hectárea de superficie. Con estos lugares se espera, a la larga, ordenar el tránsito de los cerca de 30.000 camiones que cada día andan por la Ciudad, de los cuales el 60% lo hace por la zona sur.

Fuente: Clarín, 30/11/15.

 

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.