Colombia busca su acuerdo estratégico con China

mayo 20, 2012 · Imprimir este artículo

Colombia busca su acuerdo estratégico con China

Por Jorge Castro

 

Esta semana entró en ejecución el acuerdo de libre comercio entre EE.UU. y Colombia, sancionado en octubre pasado por Barack Obama, tras seis años de discusión en el Congreso norteamericano. En el mismo momento, el presidente Juan Manuel Santos se encontraba de visita oficial en China, y allí anunció el comienzo de negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio entre Colombia y la República Popular.

Santos firmó otros 9 acuerdos. El más importante establece que uno de los cuatro mayores bancos chinos (China Development Bank), cuya capacidad de préstamo es 4 veces superior a la del Banco Mundial, financiará la construcción de un oleoducto capaz de transportar 600.000 barriles de petróleo por día , que atravesará dos de las tres cadenas de los Andes colombianos y la jungla intermedia. Y lo hará desde los yacimientos colombianos y venezolanos hasta la costa del Pacífico, para concluir en el puerto de El Chocó, para ser transportado a China. El proyecto implica una inversión de U$S 8.000 millones.

Se prevé también que Sinochem, la principal empresa petrolera china, se asociará con Ecopetrol, la compañía estatal colombiana, para desarrollar en conjunto el oleoducto denominado Del Pacífico . Santos, por último, firmó un acuerdo para construir un ferrocarril desde la cuenca del Amazonas a la costa del Pacífico, para explotar las gigantescas reservas de carbón allí existentes, las segundas del mundo, después de las australianas. Más del 60% de la provisión energética china tiene su fuente en el carbón, lo que torna a este convenio de importancia vital para la República Popular.

El dato estratégico central sobre el significado de estos acuerdos no reside en las características propias de cada uno de ellos, sino en el hecho de que se trata de una iniciativa colombiana-venezolana , resultado de un acuerdo entre Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, el principal aliado de EE.UU. en América del Sur y el líder de la “revolución bolivariana”, respectivamente.

Detrás de esta alianza se encuentra una común percepción sobre la modificación experimentada por la demanda energética de EE.UU. debido a la disminución de la relación energía / unidad de producto y al vuelco del consumo hacia el gas natural ( shale gas ), cuya explotación transforma la matriz estadounidense de energía y por extensión la del sistema mundial.

Hay algo más que una visión común en este vínculo estratégico entre Chávez y Santos. En los últimos 4 años, a partir de la crisis global 2008-2009, se ha modificado el eje político-estratégico de la situación mundial y ha cambiado en sus raíces, en relación a los conflictos y a los alineamientos de fuerzas que los sustentan, a todos y cada uno de ellos.

Así ocurre con el enfrentamiento entre la “revolución bolivariana” y EE.UU.; y también, en sentido inverso, con la vinculación estratégica-militar entre Bogotá y Washington.

El dato estratégico central de la época es que la globalización no está más liderada por EE.UU., como ocurrió a partir de 1991, cuando fue sinónimo de unipolaridad hegemónica estadounidense.

La globalización en términos políticos es la puja entre dos tendencias. Por un lado, la desconexión y enfrentamiento con el sistema mundial, para defender la identidad nacional frente al torrente de la globalización ; y por otro, la integración deliberada en ella, a través de la incorporación en sus redes productivas, sociales, políticas y culturales.

El punto crítico es la actitud que se asuma frente a la inversión directa de las empresas trasnacionales. Aquí, en esta cuestión decisiva, se define la política de la globalización.

La prioridad de Brasil, China e India, su interés nacional, es atraer la inversión de las compañías trasnacionales , de las cuales 30% provienen ya del mundo emergente. La presencia en Beijing de Santos no es una opción entre otras, y menos un ejercicio de libre y arbitraria casualidad.-
El Dr. Jorge Castro es analista internacional y presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico.
Más información en: www.agendaestrategica.com.ar 

 

Lectura recomendada:  El futuro de China

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.