Construyendo puentes para el euro

febrero 19, 2012 · Imprimir este artículo

Construyendo puentes para el euro

Por Nicholas Hastings

 

LONDRES — Un crédito puente para Grecia podría ser justo lo que necesita el euro.

Mientras los mercados esperan la reunión de ministros de finanzas del Eurogrupo el lunes con la esperanza de que finalmente aprueben el rescate por 130.000 millones de euros para Grecia, se supone que el riesgo de incumplimiento se eliminará y el euro repuntará.

Pero este no es el caso.

Un acuerdo el lunes se verá más como una medida precipitada que deja dividido al gobierno de Alemania, al gobierno griego alienado y dominado por la Unión Europea, y al propio pueblo griego con mayores probabilidades de elegir a un gobierno contrario a la austeridad en abril.

Agregue el intento del Banco Central Europeo de crear otros 15.000 millones de euros en financiamiento mediante un canje de bonos que hará que otros tenedores de bonos se sientan engañados, y las probabilidades de que el plan de rescate completo fracase y Grecia de todos modos caiga en un incumplimiento, seguirán siendo tan altas como antes.

Hace unos días surgió una propuesta en Alemania para proporcionar un crédito puente a Grecia con el fin de cubrir el pago programado para el 20 de marzo y postergar un paquete de rescate hasta después de las elecciones del país. Pero la propuesta fue descartada rápidamente con el apuro de los políticos por cumplir el plazo del lunes.

Sin embargo, ese ejercicio podría tener mucho más mérito de lo que parece a primera vista.

En primer lugar, y quizás lo que es más importante, un crédito puente daría tiempo para aliviar las tensiones entre Alemania y Grecia.

Puede que los fuertes intercambios entre los líderes políticos de ambas naciones hayan sido beneficiosos para la muchedumbre, pero sólo dificultan las negociaciones.

Un crédito puente también permitiría a Grecia realizar las elecciones en una atmósfera un poco menos frenética al eliminar parte de los plazos inmediatos para el pago. Cualquier rescate que se negocie después de las elecciones atraería mucha más confianza del mercado que un plan elaborado antes de que Grecia decida su nuevo gobierno.

Pero existen otras dos razones muy importantes para un crédito puente.

Están los planes del BCE de ofrecer otra operación de refinanciamiento a largo plazo a los bancos europeos al final de este mes. En cuanto a su predecesor en diciembre, se espera que los ingresos de estos créditos baratos sean usados por los bancos para apuntalar los mercados locales de bonos y reducir más los costos de financiamiento.

La otra razón es la continua mejoría de la economía mundial.

Cada semana que pasa, surgen nuevas cifras que muestran que la recuperación en Estados Unidos está cobrando fuerza, e incluso los funcionarios de la Fed exhiben posturas menos acomodaticias de lo que lo hacían no hace mucho. La noticia de que las solicitudes de beneficio por seguro de desempleo disminuyeron alentó las esperanzas de que el sector de consumo recibirá más flujos de dinero y que finalmente acelerará la recuperación de las empresas.

Las sólidas cifras de empleo de Australia e incluso la inesperada mejora en las ventas minoristas del Reino Unido el mes pasado contribuyen a dar la impresión de que la amenaza de una recesión global se está desvaneciendo.

Para los países de la eurozona en crisis, y en particular para Grecia, estas solo pueden ser buenas noticias y proporcionan un telón de fondo más positivo para negociar un rescate más convincente y reducir las probabilidades de contagio hacia otros países periféricos.
Fuente: The Wall Street Journal, 17/02/12.

Lectura recomendada:  Plan B por si Grecia abandona el euro

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.