Costos y beneficios de un edificio ecológico

abril 2, 2015 · Imprimir este artículo

Costos y beneficios de un edificio ecológico

Por Mariana Conte Grand.

La nueva sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en Parque Patricios prueba que la gestión pública puede hacerse de forma dinámica, eficiente y moderna.

Macri inaugurando la nueva sede del Gobierno de la ciudad. (Hernán Rojas)

Mauricio Macri inaugurando la nueva sede del Gobierno de la ciudad.

En estos días se está avanzando en la mudanza de las oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a su nueva sede de Parque Patricios. Se trata de un edificio moderno, cuyo diseño sigue los estándares internacionales de cuidado ambiental certificados con el sello LEED (las siglas en inglés de “liderazgo en energía y diseño ambiental”).

Este certificado LEED significa que la eficiencia energética es una de las bases del edificio: se busca reducir los consumos en iluminación, calefacción, de agua, etc. Para eso se les han instalado paneles de doble vidriado hermético, se diseñó un sistema de reciclaje de las aguas grises (aquéllas provenientes del lavado de manos, por ejemplo), que son recuperadas para ser empleadas en los inodoros y mingitorios, etc. La construcción de estas previsiones tiene claramente costos. Pero también hay beneficios ligados, principalmente, a ahorros de recursos naturales (agua y energía en particular), además de estar relacionados a mejoras en la productividad de los trabajadores que “habitan” estos inmuebles. Las optimización en la productividad de los empleados públicos tendrá que ver con mejoras en la calidad del aire interior (que lleva a disminución de alergias o asma), menos horas perdidas por enfermedades debidas a la temperatura interior del edificio y a la buena calidad del ambiente de trabajo.

Construir un edificio sostenible para la administración pública de la Ciudad es una idea de vanguardia, de demostración de apertura a los debates del mundo. A nivel global, en su último informe (de 2014) el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2007) ha estudiado extensamente la contribución de la arquitectura a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y concluyó que las emisiones del sector de la construcción se han más que duplicado desde 1970, totalizando actualmente 19% de todas las emisiones mundiales de GEI en 2010. La acumulación de GEI determina el cambio climático, del cual tanto nos preocupamos cuando nos inundamos o sufrimos catástrofes climáticas. El IPCC estima que hay grandes ahorros de emisiones que pueden hacerse construyendo inmuebles de este tipo.

La inauguración de este edificio es definitivamente una muy buena noticia y una prueba más de que la gestión pública puede hacerse de forma dinámica, eficiente y moderna, siguiendo los estándares internacionales de calidad.

La construcción del edificio en realidad fue impulsada por el anterior presidente del Banco Ciudad, aunque en estos días lo inauguren otros (y haya sido destinado a ser sede del gobierno porteño y no del Banco Ciudad). Pero esto último es un detalle de la buena noticia. 

Fuente: Clarín, 02/04/15.

Lectura recomendada:  Bodegones de Buenos Aires

Bs As nueva sede 01

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.