Getty Images

La creciente brecha entre los dos bancos centrales más influyentes del mundo continuó dejando una marca profunda en los mercados de divisas el miércoles a medida que el euro cayó a su punto más bajo en casi 12 años, para luego estabilizarse.

En su punto más bajo, el euro había perdido cerca de 1,5% de su valor frente al dólar, alcanzando US$1,0560. Posteriormente ganó terreno para ubicarse por debajo de US$1,06, lo que representa la primera señal en varios días de una posible pausa en la caída de la divisa.

El descenso del euro ganó velocidad esta semana, cuando el Banco Central Europeo inició su programa masivo de compra de bonos. La llamada relajación cuantitativa está llevando a los rendimientos de los bonos a largo plazo en la eurozona a cerca de cero, a medida que el banco central compra deuda del gobierno con euros recién imprimidos.

Mientras tanto aumenta la expectativa de que la Reserva Federal tome la decisión opuesta y comience a subir las tasas de interés en los próximos meses. “Del lado del euro, sabíamos que la relajación cuantitativa iba a suceder, así que los movimientos del euro están incorporándose. Pero del lado del dólar, aún hay muchas preguntas sin respuesta respecto al momento del alza de tasas, lo que significa que aún hay mucho potencial para que el dólar suba”, dijo Christophe Caspar, director de inversiones de soluciones de activos múltiples de Russell Investments, que cuenta con cerca de US$272.800 millones en activos gestionados.

Lectura recomendada:  ¿Vida o muerte para la zona euro?

El bono a 10 años de Alemania tocó un nuevo fondo histórico de 0,20% en las primeras horas del miércoles, mientras que los rendimientos de los bonos de otros países de la euro zona también registraban caídas. Los rendimientos caen cuando los precios suben.

Los rendimientos más bajos hacen que los activos en euros sean menos atractivos para los inversionistas en momentos en que la Reserva Federal estaría cerca de subir las tasas de interés, lo cual impulsaría al dólar.

Los efectos del programa de estímulo del BCE y las tasas de interés negativas están forzando que una ola de efectivo salga de euro zona, lo cual ha afectado a la divisa, dicen analistas e inversionistas.

Fuente: The Wall Street Journal, 11/03/15.