El fin de un Narcotraficante y Lavador

abril 2, 2012 · Imprimir este artículo

Figueroa Agosto: el fin de una larga carrera como narcotraficante y lavador

 

La historia de la organización de narcotráfico más grande del Caribe se remonta al año 1994, cuando comenzó a operar una efectiva red de distribución de drogas y un complicado esquema de legitimación de capitales que funcionaba en 5 países de la región: Puerto Rico, República Dominicana, Colombia, Venezuela y Estados Unidos.

El poderoso José Figueroa Agosto, conocido en el submundo del crimen como “Junior Cápsula”, era responsable de introducir unos 2.100 kilogramos de drogas a Estados Unidos, a través de Puerto Rico. La droga procedente de Colombia, era trasladada por Venezuela y República Dominicana. Al mismo tiempo en todas estas naciones operaba una amplia y eficiente red que llegó a legitimar más de US$ 100 millones procedentes de la venta de estupefacientes.

Sin embargo, la carrera del “lord” de las drogas finalizó el 27 de marzo de 2012 cuando se declaró culpable de varios cargos ante el Juez Juan Manuel Pérez Giménez, quien dictará sentencia el venidero mes de agosto.

Según indica el sumario de la corte, Figueroa Agosto fue nuevamente detenido en julio de 2012 en San Juan de Puerto Rico y fue acusado de 12 cargos, entre los que destacan narcotráfico y lavado de dinero. En su historia judicial, Junior Cápsula también ha sido acusado de asesinato, secuestro, obtención fraudulenta de documentos, posesión ilegal de armas y por haber escapado de una cárcel en Puerto Rico.

Entra la droga y sale el dinero

Otros líderes de esta organización son José Miguel Marrero Martell -apodado Pito Nariz-, Jorge Luis Figueroa Agosto y Eddy Brito. Estos cómplices asumieron varios roles para garantizar que la droga fuese transportada por el Caribe y posteriormente comercializada en Estados Unidos.

Los documentos oficiales señalan que la droga ingresaba a Puerto Rico en embarcaciones privadas procedentes de República Dominicana. Luego era distribuida mediante la red de narcotraficantes, que la comercializaban en todos los Estados Unidos. Las ganancias procedentes de este proceso retornaban a Puerto Rico desde donde eran traficadas hacia República Dominicana en grandes cantidades de dinero en efectivo “en lugar de utilizar las tradicionales transacciones financieras que hubieran dejado un rastro de papel y generado los exigidos reportes de información financiera”, señala el documento acusatorio.

Los responsables del traslado de la droga y del dinero en efectivo eran personas que tenían un perfil adecuado para obtener un crédito que les permitiera adquirír lujosas embarcaciones. Algunos de los responsables de este traslado eran: Diego Pérez Colón, Sixto Boschetti Dávila, Kareem Boschetti Dávila, Elier Martínez Delgado, Rafael Molina Padró, Ivan Crespo Talavera, Raúl González Díaz, Carlos Torres Landrúa, Hector Ramos Rosado y Jonathan Vega Berrios.

El Lavado de Dinero

Uno de los grandes desafíos para todas las grandes organizaciones criminales es la colocación del dinero dentro de la economía informal, para poder iniciar así el proceso de lavado. Los documentos oficiales indican que la red de Figueroa Agosto contaba con Joel Vega Berrios y Gerardo Amaro Rodríguez para facilitar y coordinar el proceso de colocación e integración del dinero sucio en la economía formal y en el sistema financiero.

La metodología consistía en disimular el origen del dinero mediante el uso de numerosos testaferros, quienes adquirían bienes raíces, embarcaciones, empresas, usaban cuentas bancarias y hacían pagos de servicios con dinero en efectivo y “money orders”. Todo este proceso buscaba ocultar al beneficiario final y evitar que, tanto los departamentos de cumplimiento como las autoridades bancarias rastrearan el dinero.

Otra de las metodologías utilizadas para legitimar fue que utilizaban dinero procedente del narcotráfico para comprar boletos ganadores de la Lotería Tradicional de Puerto Rico, con el fin de crear la apariencia de que habían adquirido de manera legítima el billete ganador y justificar el origen del dinero.

Las autoridades de Puerto Rico están en proceso de confiscación de un total de 20 propiedades inmuebles y 11 embarcaciones de lujo que fueron adquiridas con dinero procedente del narcotráfico.

República Dominicana: el centro de operaciones

Los tentáculos de la red de Figueroa Agosto todavía se sienten en República Dominicana, donde vivió por 10 años desde que fue declarado prófugo de la justicia puertorriqueña en 1999. Mediante un comunicado oficial, el presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), Rolando Rosado Mateo, declaró recientemente que las autoridades dominicanas esperan nuevas informaciones: «Las investigaciones no están cerradas, es decir que ahora podrían surgir nuevos elementos en este expediente de narcotráfico”.

En septiembre de 2009, las autoridades dominicanas confiscaron US$ 4.6 millones de dólares en un operativo del que logró escapar Figueroa Agosto, pero no su compañera sentimental Sobeida Félix Morel. No obstante, la reclusa huyó posteriormente al ser liberada bajo fianza, pero fue recapturada en Puerto Rico y deportada a República Dominicana, donde en 2011 fue sentenciada junto a otros 6 cómplices a penas de entre 5 y 15 años de cárcel.

En febrero de 2012, un tribunal dominicano dictó sentencias de hasta 30 años de cárcel a varios sicarios responsables de asesinatos ordenados por Figueroa Agosto.
Fuente: LavadoDinero.com, 02/04/12.

Lectura recomendada:  Lázaro Báez a indagatoria

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.