El narcolavado en Argentina

octubre 26, 2014 · Imprimir este artículo

Investigan a toda la familia de un narco por lavar dinero

Por  Virginia Messi.

Un caso testigo. La esposa, la amante, la suegra y dos cuñados de Miguel “Mameluco” Villalba deben explicar sus patrimonios. La Justicia sospecha que sus bienes fueron comprados con plata de la droga.

La barra que fue a apoyar a "Mameluco" cuando empezó el juicio en su contra

La barra que fue a apoyar a «Mameluco» cuando empezó el juicio en su contra.

Los narcotraficantes suelen ser familieros y, a la hora de buscar qué hacer con la enorme cantidad de dinero que ganan, su círculo íntimo cumple una función fundamental: la de lavar la plata. Hijos, nueras, suegras, esposas, amantes, pocas veces terminan presos por esto, aunque el líder del clan sea condenado. Pero a veces las balas les pican cerca y este es el caso de Miguel Angel “Mameluco” Villalba (51), cuya familia en pleno está siendo investigada por la Justicia Federal y por la Unidad de Información Financiera (UIF).

El 16 de septiembre, el Tribunal Oral Federal N° 3 de San Martín condenó a Villalba a 23 años de prisión por narcotráfico. El fallo –que también alcanzó a uno de sus tres hijos y a su hermano– terminó de sepultar las expectativas políticas de quien allá por 2010 pretendió ser intendente de San Martín. Pero también, aunque pasó desapercibido, el veredicto fue un paso más allá: en el anteúltimo punto los jueces ordenaron que se investigue a “Mameluco” y a su entorno por lavado de dinero.

Los camaristas Lidia Soto, Elbio Osores Soler y German Castelli accedieron a un pedido del fiscal general, que había apuntado al patrimonio del clan Villalba basándose en un reportaje televisivo concedido por el propio “Mameluco” en 2010, en plena campaña de limpieza de imagen. En la entrevista aseguraba que sus tiempos como narcotraficante habían terminado pero también hablaba del dinero que había hecho con las drogas.

La decisión del TOF 3 sobre el patrimonio de uno de los traficantes más fuertes del oeste del Conurbano no abrió una cuestión nueva, sino que reavivó una extensa investigación ya existente, iniciada en 2008 por el fiscal federal de San Martín Jorge Sica, el mismo que detuvo a Villalba en las dos causas por drogas en las que terminó condenado. (ver El sueño…)

narcolavado 01Como casi todas las investigaciones ligadas al lavado de activos provenientes del narcotráfico, ese expediente patrimonial –el número 5.417– tuvo y tiene un desarrollo trabado. Aun así logró sobrevivir y actualmente involucra a la esposa, a la suegra, a dos cuñados, a una amante, a la contadora y a cuatro presuntos testaferros de Villalba, además de dos sociedades.

Hace apenas unos meses, antes de la feria judicial de julio, el fiscal Sica ganó una pequeña-gran batalla en el expediente N° 5.417: logró que la Cámara Federal de San Martín revocara a una medida de la jueza Alicia Vence por la cual se había levantado la inhibición de bienes que pesaba sobre el núcleo más cercano de “Mameluco”.

Lectura recomendada:  Indagatoria a Lázaro Báez por Lavado de dinero

En la lista de bienes bajo la lupa estaban, por ejemplo, la casa de la calle Sargento Cabral al 800 en la localidad de Spegazzini (Ezeiza), histórica base de la familia de “Mameluco” y donde él mismo vivió hasta que fue detenido en 2011. Allí tienen domicilio su esposa, María Sandra González, y sus hijos Alan Marcial y Leandro Nahuel. Un tercer hijo del matrimonio, Iván (23), también vivía allí pero fue detenido en la misma causa que su padre y condenado por narcotráfico el 16 de septiembre por el TOF 3 a seis años de prisión. Hoy padre e hijo comparten domicilio en el Complejo Penitenciario I de Ezeiza.

“La casa de Spegazzini tiene una pileta que está mitad adentro y mitad afuera de la edificación y dos dúplex en el fondo para los hijos”, contó a Clarín uno de los investigadores. Justo a la vuelta, sobre la calle Larrea al 700, está la casa del hermano de “Mameluco”, Luis Alberto (53). La propiedad figura a nombre de su suegra, Grimenilda del Valle Gonzalez, quien no registra actividad laboral alguna.

En el expediente hay de todo, incluso misteriosos cobros hechos por la mujer de “Mameluco” de remesas de dinero giradas desde Israel, Estados Unidos, España y Holanda que fueron investigados por la DEA (la agencia antidrogas estadounidense) sin mayor éxito. Flotas de taxis y remises y donaciones millonarias completan el panorama.

La lupa también está puesta sobre la sociedad “Estilo S.R.L”, a través de la cual “Mameluco” regenteaba su ya legendario lavadero de autos, un rubro denunciado internacionalmente como uno de los más usados para lavar dinero.

Entre los personajes más interesantes de la investigación del fiscal Sica está Julio César Miguel, apoderado de “Mameluco” y de su hermano desde 2011, cuando ambos cayeron presos por la causa en la que terminaron condenados.

A partir de entonces, Miguel pasó a ser un potentado que hasta compró una flota de ocho taxis y una casa en un barrio cerrado. Cuando la Justicia lo interrogó sobre de dónde había sacado el dinero, dijo que su prima le había prestado un millón y medio de pesos a través de un “contrato mutuo”.

Cuando le tocó el turno de dar explicaciones a ella, fue aún peor: la mujer sostuvo que, si bien no tenía trabajo ni estaba inscripta en la AFIP, se dedicaba a la organización de eventos de paracaidismo. ¿De dónde había sacado tanto dinero? Respuesta: de una herencia de su abuelo y de sus padres, que no confiaban en depositar la plata en los bancos. Así de fácil. Tan fácil que la jueza le dictó falta de mérito a Miguel. Hoy todo está apelado por el fiscal. El final es incierto.

Fuente: Clarín, 26/10/14.

Deja-tu-comentario-abajo

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.