El nuevo boom de hiperconectividad

agosto 26, 2012 · Imprimir este artículo

Ante un nuevo boom de hiperconectividad

Por Jorge Castro

 

Apple, primera empresa de alta tecnología del mundo, fue valuada esta semana en US$ 623.520 millones, US$ 200.000 millones más que la cotización de la empresa que la sigue (Exxon Mobil, energía) y mayor al récord histórico de Microsoft: US$ 616.340 millones en 1999. Esta semana, las acciones en Wall Street alcanzaron su mayor nivel en cuatro años , hasta trepar el martes a 1.426,68 puntos, tras seis semanas consecutivas de avance.

Las dos cotizaciones ocurrieron cuando la crisis europea se profundiza, con una caída del producto de 0,2% en el segundo trimestre, que sería 0,5% / 0,6% en el tercero.

La oficina presupuestaria del Congreso (CBO) anunció el jueves que se aproxima una nueva recesión en la economía norteamericana , mientras aumenta la desocupación (+8,3%), en una economía virtualmente estancada (+1,5% anual en el 2° trimestre). El valor de Apple no es el impulso de un día, sino obra de su identificación con una tendencia de largo plazo. La regla en los mercados, más allá de la volatilidad que los caracteriza, es que se adelantan a las tendencias que prevén.

La muerte de Steve Jobs, en octubre de 2011, no afectó el valor de los activos de Apple; y tampoco lo hizo su fracaso en introducir un nuevo producto desde el IPad, lanzado en febrero de 2010. Aún así, el valor de sus activos ha crecido 67% anual en los últimos 5 años, y alcanzaría a este ritmo un nivel de US$ 1,25 billones en 2014.

La regla en el capitalismo es la “destrucción creadora”.

Por eso es un sistema profundamente inestable y en constante crisis. La amenaza al papel de vanguardia de Apple no proviene esta vez de un nuevo producto creado por alguno de sus rivales, sino que es un desafío más sistémico que ataca en sus raíces los fundamentos de su operación.

La cotización récord de la empresa creada por Steve Jobs llega cuando la revolución tecnológica en que se ha fundado (Internet) parece haber agotado sus potencialidades; y su lugar lo ocupa una plataforma global de computación (“cloud computing”), que ha desatado un boom de hiperconectividad y un salto cualitativo en el nivel de incremento de la productividad, superior a cualquier otro en la historia del capitalismo.

La “cloud computing” surge de la fusión de Internet con el sistema global de telecomunicaciones. A diferencia de Internet, carecen de relevancia los medios técnicos de acceso, que multiplican exponencialmente su número y variedad , y adquieren tecnológicamente un carácter indistinto.

Este cambio sistémico obliga a los proveedores de equipos de acceso a la red de redes forzosamente a reconvertirse, entre ellos Apple, so pena de perecer aplastados por la competencia. Se torna irrelevante la condición de fabricante o diseñador de equipos y lo único que importa es la participación en la plataforma global hiperconectada de computación, apropiadamente denominada la “nube”.

El índice de acciones de Wall Street (Standard & Poor’s 500) alcanzó el miércoles su mayor nivel desde julio de 2008, arrastrado por las ganancias del sector energético (shale gas), high tech (Apple, Cisco, Microsoft, todos, salvo Facebook) y financiero.

El Standard & Poor’s 500 ha crecido desde enero 13% y está ahora 9% por debajo del pico histórico de octubre de 2007 (1.562,47 puntos). Si se incluye la reinversión de dividendos, ha superado ya el pico de 2007 por más de 1%.

Es probable que los mercados estén avizorando, sin abandonar su volatilidad característica, acentuada por la actual hiperliquidez mundial, la aparición de una tendencia de recuperación en el mundo avanzado, que incluye una ardua reconversión productiva e institucional.

El piso de esta tendencia lo fija la revolución tecnológica de la “nube” y tiene por meta recuperar la competitividad perdida frente a los países asiáticos, convertidos en el eje de la acumulación capitalista global.
Fuente: Clarín, 26/08/12.

Lectura recomendada:  Crece la economía norteamericana

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.