Stanley Fischer, vicepresidente de la Fed Bloomberg News

STONE MOUNTAIN, Estados Unidos (EFE Dow Jones) — El vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, lanzó el lunes un conjunto de ideas para regular las compañías financieras no bancarias, la señal más reciente de que los responsables de política monetaria de Estados Unidos se están centrando en los riesgos del sector bancario en la sombra.

“Aunque ha habido progresos en el frente de las reformas financieras, no deberíamos ser complacientes con la estabilidad del sistema financiero”, dijo Fischer en un texto preparado para leer en una conferencia organizada por el Banco de la Reserva Federal de Atlanta.

Fischer dijo que las normas existentes crean incentivos para que las actividades de riesgo apuesten por compañías financieras menos reguladas, y señaló que es de esperar que serán necesarias más reformas.

federal-reserve-01Fischer, miembro del consejo de la Fed encargado de la supervisión de las principales compañías financieras del país, es el último banquero central en hablar de los temores de las entidades no bancarias, que están concediendo una mayor proporción de créditos que en el pasado. La semana pasada, Fischer y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dieron discursos en Alemania y hablaron de los temores a que este tipo de entidades puedan volverse inestables en tiempos de tensiones.

Fischer dijo el lunes que las entidades no bancarias han tenido un impacto positivo al mejorar el funcionamiento de los mercados financieros, pero que la reciente crisis financiera ha demostrado que los problemas de las entidades no bancarias pueden dañar a la economía real. El vicepresidente de la Fed explicó que empezó a resultar más difícil obtener hipotecas, préstamos para comprar vehículos y créditos a través de la emisión de valores.

Lectura recomendada:  El sello de Bernanke podría marcar a la Fed

Fischer explicó cómo podrían regularse estas entidades no bancarias –como los fondos de inversión o los agentes/corredores– y dijo que los responsables de política monetaria deberían centrar su atención en decidir si esas entidades se estructuran de manera que garanticen que puedan pagar sus facturas y obtener financiación para seguir operando en tiempos de crisis.

Fischer dijo que no estaría de más empezar a estudiar cómo fomentar la solvencia y la liquidez teniendo en cuenta las estructuras únicas y las actividades de cada tipo de entidad no bancaria.

La Fed ya ha exigido a las grandes entidades del país que tengan activos muy seguros en sus carteras, y está diseñando una norma que les exigirá emitir deuda para absorber pérdidas. Si se quisiera aplicar estas normas a las entidades no bancarias, se tendría que lograr el visto bueno de algunos reguladores, como la Comisión de Bolsa y Valores, dado que la autoridad de la Fed está principalmente limitada a las compañías bancarias.

Fischer dijo que la Comisión de Bolsa y Valores ya ha adoptado algunas positivas medidas, pero que hay que hacer más y estar atentos a cambios que puedan aumentar el riesgo sistémico.