La Fed subió las tasas

junio 15, 2017

Nueva suba de tasas de la Fed

Por Manuel Carpintero.

Como estaba previsto, la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió ayer subir la tasa de referencia por segunda vez en lo que va del año en 25 puntos básicos, quedando el corredor entre 1% y 1.25%. El mercado descontaba este evento con más de un 90% de probabilidades, a pesar de débiles datos de inflación que se habían dado a conocer por la mañana: la inflación headline fue de 1.9% durante el mes de mayo, quedando por debajo de las expectativas del mercado y del objetivo de la Fed, el cual se ubicaba en 2%. La inflación subyacente (excluye productos estacionales) marcó 1.7%, también por debajo de lo esperado.

cf15 1

Como muestra el gráfico, la tasa de inflación en los Estados Unidos había superado el 2% en los meses precedentes, aunque el último dato falló en alcanzar dicha meta. Este dato provocó marcadas caídas en el dólar contra las principales monedas del mundo.

La tasa de referencia de la Fed es una tasa de cortísimo plazo (un día), y tras el anuncio de Yellen generó un rebote en las tasas de corto plazo que habían colapsado tras los datos de inflación. Tal es el caso de la tasa de 2 años, que llegó a caer por debajo de 1.3%.

cf15 2

La tasa de 10 años continua colapsando: Opera actualmente en torno a 2.11%, y a medida que las tasa más cortan siguen al alza, se va reduciendo el spread entre los bonos de distintos tramos de la curva produciendo un flattening (o aplanamiento) de la curva, que preocupa a inversores respecto del riesgo de una contracción económica.

cf15 3

El spread entre la tasa de 10 y la de 2 años ha caído por debajo de 0.8%, quedando muy cerca de los mínimos de 2016. Se observa en el gráfico siguiente, la relación entre la tasa de 6 meses y la de 10 años, en un marco temporal mayor: Las últimas dos grandes caídas de los últimos 20 años (2000 y 2008), se dieron con tasas cortas convergiendo hacia las tasas largas, produciendo un aplanamiento casi total de la curva de rendimientos.

cf15 4

En las últimas tres subas de tasas de la Fed, la tasa de 10 años ha tenido un comportamiento distinto al actual: el mercado se anticipa al hike entre 10 y 20 ruedas previo a dicho evento, con un alza en las los rendimientos, y una vez que se daba a conocer la noticia, nuevamente las tasas a 10 años volvían a caer.

cf15 5

La tendencia al aplanamiento de la curva de rendimientos, como se puede divisar en los gráficos posteriores, coincidió con los últimos dos grandes picos: El cuadro de la izquierda muestra la forma de la curva, y el de la derecha, el S&P 500 (principal índice de acciones de los Estados Unidos).

En septiembre del año 2000 cuando comenzó a desinflarse la burbuja de las puntocom la curva de rendimientos se encontraba completamente aplanada (incluso invertida en algunos tramos) provocando ventas masivas en renta variable.

cf15 6

Algo similar sucedió en la última gran caída del S&P500, cuando también se encontraba aplanada, aunque desplazada algunos puntos más abajo.

cf15 7

Actualmente la curva todavía mantiene su pendiente positiva, aunque lentamente comienza a aplanarse: desde rendimientos del 1.3% a 2 años, 2.11% a 10 años y 2.78% a 30 años. Un potencial aplanamiento incrementaría el riesgo de recesión en la economía.

cf15 8

Mauro Mazza, Research en BullMarket Brokers, detalla esta lógica: “el hecho de que las curvas invertidas o aplanadas en los bonos del tesoro generen masivos sell-off, puede explicarse por dos motivos: el tradicional, vinculado al efecto que tiene la suba de las tasas de 3 a 5 años en la valuación de activos y documentos comerciales, que al aumentar las tasas de descuento debe bajar el valor actual, y uno operativo, (el más interesante), vinculado a como se estructuran los mercados del exterior: La mayor parte del volumen mundial consiste en un 70-30, sean fondos mutuales, hedge funds, carteras de fondos cerrados en paraísos fiscales, o sea perfil de riesgo ponderando renta fija y variable. La mayor parte de las tenencia de los fondos esta en bonos cortos. Si la tasa sube los bonos bajan de precio, si la renta variable no acompaña en la baja, las ponderaciones de riesgo cambian, y los fondos tienen un perfil de riesgo pre-determinado, eso genera en el mediano plazo una necesidad de adecuar el riesgo de la cartera vendiendo posiciones de riesgo y comprando más bonos. Por eso cuando comienza un desarme grande de renta variable la tasa de los bonos cortos y medios, de 3 meses a 5 años, comienza a bajar”.

Fuente: cartafinanciera.com, 15/06/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner invertir en la incertidumbre

.

.

La Fed sube las tasas de interés

marzo 15, 2017

La Reserva Federal sube los tipos de interés por segunda vez en tres meses

Fed

FED, la Reserva Federal.

  • Es la primera vez que ocurre desde que Trump asumió la presidencia el 20 de enero.
  • La Fed apuntó a otras dos subidas de tipos adicionales a lo largo de 2017 y remarcó que el ritmo de ajuste será «gradual».
  • La presidenta Janet Yellen apuntó que se debe a un estímulo fiscal de Trump.

La Reserva Federal (Fed) elevó este miércoles un 0,25% los tipos de interés en EE UU al rango de entre 0,75% y 1%, en un movimiento esperado por los mercados y que supone el segundo ajuste monetario en tres meses y el primero desde la llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump el pasado 20 de enero.

En su comunicado tras la reunión de dos días sobre política monetaria, la Fed apuntó a otras dos subidas de tipos adicionales a lo largo de 2017 y remarcó que el ritmo de ajuste será «gradual».

El banco central dirigido por Janet Yellen había realizado un ajuste previo en diciembre, también de un cuarto de punto, cuando el precio del dinero se situó en el rango de entre el 0,50% y el 0,75%.

Tras el encuentro de esta semana, la Fed presentó sus nuevas previsiones macroeconómicas para Estados Unidos, que apenas muestran cambios respecto a las divulgadas en diciembre.

Un crecimiento de un 2,1% en 2017

Para este año, prevé un crecimiento económico del 2,1% en EE UU, la misma tasa que para 2018, mientras que el desempleo cerrará el año en el 4,5 %, apenas dos décimas menos que la cifra actual del 4,7%.

La inflación, por su lado, será del 1,9% en 2017 y el 2% en 2018, en sintonía con el objetivo inflacionario de la Fed. «El mercado laboral ha seguido fortaleciéndose y la actividad económica continúa expandiéndose a un ritmo moderado», señaló el comunicado del banco central de EE UU.

La decisión se tomó con nueve votos a favor y uno en contra, el de Neel Kashkari, presidente de la Fed de Mineápolis, que respaldó mantener los niveles de tipos previos.

Un estímulo fiscal

La presidenta de la Reserva, Janet Yellen, aseguró que la subida responde al fortalecimiento de la economía del país, a la vez que señaló que aún existe «gran incertidumbre» sobre la política fiscal del nuevo presidente estadounidense Trump.

Yellen rechazó que la decisión de la Fed suponga «una respuesta preventiva ante futuros movimientos en la política fiscal», y agregó que existe aún «una gran incertidumbre sobre la cadencia y volumen de estos cambios».

Fuente: 20minutos.es, 15/03/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

Se espera un alza de tasas en junio en Estados Unidos

febrero 10, 2017

Economistas esperan alza de tasas en junio en EE.UU.

La incertidumbre sobre las políticas del presidente Trump pesan sobre los pronósticos.

Por Kate Davidson.

Janet Yellen, centro, presidenta de la Reserva Federal de EE.UU., sentada en medio del vicepresidente de la entidad Stanley Fisher, izquierda, y el miembro de la junta Daniel Tarullo.

Janet Yellen, centro, presidenta de la Reserva Federal de EE.UU., sentada en medio del vicepresidente de la entidad Stanley Fisher, izquierda, y el miembro de la junta Daniel Tarullo.
.

WASHINGTON (EFE Dow Jones) — Más de la mitad de los economistas encuestados por The Wall Street Journal prevé que la Reserva Federal mantendrá las tasas de interés sin cambios en sus dos próximas reuniones de política monetaria, y que volverá actuar en su reunión de junio.

Casi 60% de los economistas sondeados durante los últimos días dijo que el próximo incremento de las tasas de interés de la Fed será en el encuentro del 13 y 14 de junio, frente a 48% que opinaba así en la encuesta anterior. Aproximadamente 25% cree que la Fed encarecerá el precio del dinero en la reunión del 14 y 15 de marzo, mientras que el 11% espera que el próximo incremento se produzca en mayo.

Cuando publicaron sus proyecciones económicas en diciembre, los responsables de política monetaria de la Fed adelantaron que podría haber tres incrementos de un cuarto de punto porcentual este año, aunque ofrecieron pocas pistas sobre cuándo podrían realizarse esas alzas. La semana pasada votaron a favor de mantener los tipos de referencia en un rango de entre 0,5% y 0,75%.

La división entre los economistas refleja la incertidumbre sobre cómo afectarán las propuestas del gobierno Trump a la economía, y a su vez, a la política monetaria. Si bien los recientes datos macroeconómicos podrían justificar un incremento de las tasas en marzo, un mayor número de economistas cree que la Fed adoptará una postura cauta.

“La creciente incertidumbre política en el país y fuera de él llevará a la Fed a dudar esta primavera”, comentó Diane Swonk, de DS Economics, que cree que el próximo incremento será en junio.

Gregory Daco, responsable de macroeconomía estadounidense de Oxford Economics, también sitúa la próxima alza en junio.

En cambio Rajeev Dhawan, economista de la universidad estatal de Georgia, cree que la Fed actuará el mes próximo, antes de que la política comercial de Trump entre completamente en vigor.

The Wall Street Journal encuestó a 62 economistas, aunque no todos respondieron a todas las preguntas.

Fuente: The Wall Street Journal, 10/02/17.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


invertir no es un juego de azar

.

.

La suba de tasas favorece a Trump

diciembre 17, 2016

Las alzas de tasas de la Fed soplan a favor de las políticas de Trump

Por lo menos durante los próximos uno o dos años, los intereses de su gobierno y del banco central de EE.UU. estarán estrechamente alineados.

Por Greg Ip.
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen.
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen.
.
La euforia postelectoral del mercado de valores se topó con la realidad cuando la Reserva Federal aumentó las tasas de interés e insinuó cuidadosamente que hay más por venir, especialmente si la economía recibe una dosis de estímulo fiscal.

¿Está el banco central de Estados Unidos en un curso de colisión con el presidente entrante Donald Trump? Probablemente no.

tasas de interes subenPor lo menos durante los próximos uno o dos años, los intereses de Trump y de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, estarán estrechamente alineados. Trump quiere mantener bajo el desempleo y acelerar el crecimiento económico y Yellen no tiene inconvenientes en privilegiar ambos objetivos a través del curso más dócil de alzas de tasas del que se tenga memoria, siempre y cuando la inflación se mantenga baja.

Históricamente han existido tensiones entre los presidentes de EE.UU. y los líderes de la Fed puesto que los primeros buscan un bajo desempleo a cualquier costo y los segundos priorizan la baja inflación. Hoy es diferente. La inflación ha estado persistentemente por debajo de la meta de 2% de la Fed y el banco central cree que la economía, tras experimentar cambios estructurales, no tolera una tasa de fondos federales —la tasa que los bancos se cobran por préstamos de un día— muy por encima de 3%. Estos dos factores son un poderoso incentivo para que Yellen privilegie una política monetaria expansiva, pese a sus costos.

La presidenta de la Fed es una firme creyente en la llamada curva de Phillips, que sostiene que si el desempleo cae por debajo de su “tasa natural”, la escasez de mano de obra y de otros recursos elevará los salarios y los precios. Los funcionarios de la Fed estiman que esa tasa natural es de 4,8%. En noviembre, el desempleo cayó a 4,6%.

.

Sin embargo, el banco central estima que durante los próximos tres años la tasa de desempleo caerá todavía más, a un promedio de 4,5%. “Creemos que eso es apropiado porque queremos que la inflación ascienda a nuestro objetivo de 2% de manera oportuna”, dijo Yellen luego del anuncio del aumento de la tasa de referencia.

La inesperada caída del desempleo en noviembre es una de las razones por las que varios funcionarios de la Fed proyectan tres aumentos de tasas el próximo año en lugar de dos. Tales revisiones hicieron caer las acciones y subir los rendimientos de los bonos el miércoles y el jueves.

Sin embargo, los cambios fueron triviales. Si se promedian las proyecciones de todos los funcionarios del organismo, la tasa de referencia llegará a fines del próximo año a 1,37%, ligeramente por encima del 1,31% que se estimaba en septiembre. La comparación resulta más reveladora contra marzo, cuando el promedio proyectado era de 2,04%. En otras palabras, pese al sólido desempeño del mercado laboral, la Fed se aferra a la visión de una nueva realidad de las tasas de interés: estarán mucho más bajas de lo que han estado históricamente por mucho más tiempo.

En este nuevo entorno, la Fed tiende a interpretar las malas noticias como una razón para aplazar el aumento de las tasas, pero no considera las buenas noticias como una razón para acelerarlo. Yellen reconoció que unos pocos funcionarios creen que las perspectivas de que Trump lleve a cabo un gran recorte de impuestos financiado por un mayor déficit fiscal y un aumento del gasto ameritan un incremento adicional de la tasa de interés el año próximo, pero ella no parece compartir esa opinión; primero quiere ver los detalles del plan de Trump.

Yellen también se inclina a permitir que la tasa de desempleo pruebe sus límites inferiores. Especuló en octubre que dejar que el desempleo se mantenga persistentemente por debajo de su tasa natural podría hacer que algunos trabajadores desalentados regresen a la fuerza laboral, pero el miércoles enfatizó que no permitirá que tal experimento empuje la inflación por encima de la meta de la Fed.

Un tema que podría ocasionar un conflicto con Trump es el dólar. La divisa estadounidense ha repuntado bruscamente desde las elecciones de noviembre gracias a las expectativas de un aumento de las tasas de interés. Eso puede ahondar el déficit comercial de EE.UU., una de las grandes preocupaciones de Trump.

Desde que el presidente Bill Clinton adoptó la política de no criticar públicamente a la Fed, los jefes del banco central han tenido en gran medida la libertad de establecer sus políticas sin preocuparse por lo que dirá la Casa Blanca. Sin embargo, los días en que los banqueros centrales estaban por encima del combate político han terminado. Durante la campaña, Trump acusó a Yellen de mantener las tasas bajas para ayudar al presidente Barack Obama, y ​​la incluyó en un comercial que atacó a los banqueros multinacionales.

A muchos de los asesores del presidente electo les preocupa que las políticas de estímulo de los bancos centrales, desde la compra de bonos a las tasas de interés en cero o negativas, hayan hecho más mal que bien. “Si nos despertamos mañana y cada banco central en el mundo aumentó las tasas de interés en 300 puntos básicos, el mundo sería un lugar mejor”, dijo hace unos meses Gary Cohn, ejecutivo del banco de inversión Goldman Sachs, que pronto asumirá como director del Consejo Económico Nacional de Trump.

No obstante, esas objeciones pueden tener poca incidencia práctica en los próximos años, ya que la Fed se está alejando de todos modos de la tasa cero. Y así como los ataques de campaña de Trump contra Obama no impidieron que los dos se entendieran después de las elecciones, la relación del gobierno de Trump con Yellen probablemente dependerá más del desempeño de ésta que de su afiliación política.

Al fin y al cabo, Cohn es un demócrata, y Steven Mnuchin, el elegido de Trump para secretario del Tesoro, dijo que Yellen ha realizado un “buen trabajo”. Aunque Trump ha dicho que probablemente nombrará a un republicano cuando el mandato de Yellen expire a comienzos de 2018, es muy pronto para descartar la posibilidad de que vuelva a designarla en el puesto.

El mensaje implícito de Yellen es que hará lo que tenga que hacer, le guste a Trump o no. Hasta el momento, no hay mucho que el magnate tenga que criticar.

Fuente: The Wall Street Journal, 15/12/16.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


.

.

Wall Street apuesta a la suba de las tasas de la Fed

noviembre 23, 2016

Wall Street apuesta US$2,1 billones a un aumento de las tasas de la Fed

Por Min Zeng.

Fed

.

Wall Street nunca tuvo tanta certeza de que las tasas de interés en Estados Unidos están a punto de subir.

Las apuestas de los inversionistas a un aumento de las tasas de corto plazo en el país norteamericano alcanzaron la semana pasada US$2,1 billones, la cifra más alta en el mercado de futuros en eurodólares, batiendo la marca establecida en 2014, dijo Cheng Chen, estratega de tasas estadounidenses de TD Securities, citando datos compilados desde 1993 por la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas.

Es la señal más reciente del impacto que la elección de Donald Trump en los mercados del mundo. Durante las últimas dos semanas, los inversionistas han tratado de posicionarse para una presidencia de Trump, que creen significará mayor crecimiento, una inflación más alta y una Reserva Federal que estará bajo presión para elevar las tasas de interés de una manera que no se ha visto durante más de una década.

El efecto de la victoria de Trump llevó el lunes a los tres principales índices bursátiles de EE.UU. a su primer récord conjunto desde agosto. El martes, el Promedio Industrial Dow Jones superó la marca de las 19.000 puntos por primera vez en su historia al cerrar en 19.023 unidades. El índice del dólar ICE cerró el martes con un aumento de 0,10%, su undécima alza en las últimas doce jornadas, lo que lo ubica cerca de su mayor nivel desde 2003.

federal-reserve-01En un repliegue tras la fuerte apreciación registrada durante buena parte de 2016 y reflejando el temor de los inversionistas a que la inflación consuma el valor de su renta fija, los precios de los bonos se desplomaron, llevando el viernes el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años a 2,335%, frente a 1,867% del día de las elecciones y un máximo de 12 meses. El martes, el rendimiento se ubicó en 2,319%, mientras que el del bono a dos años cerró en 1,095%. Los rendimientos suben cuando los precios de los bonos caen. “Ha sido un cambio radical en los últimos meses”, reconoció James DeMasi,jefe de estrategia de renta fija de Stifel Nicolaus Co. Hace apenas cuatro meses, el rendimiento del bono del Tesoro de EE.UU. a 10 años alcanzó su mínimo histórico de 1,366%, ayudado por una estampida hacia activos de refugio provocada por el voto del Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea.

efecto Trump

En ese momento, muchos inversionistas advirtieron que los compradores de bonos soberanos a largo plazo con rendimientos cercanos a cero estaban asumiendo un riesgo significativo al apostar a que la inflación permanecería inactiva durante una década o más. Pero incluso entre los escépticos, pocos esperaban que la situación diera un giro tan rápido.

A última hora del martes, el mercado de futuros de fondos federales asignaba una probabilidad de 94% a un aumento de tasas en la reunión de la Fed de diciembre, según datos de CME Group, muy por encima del 58% de hace dos meses y del 12% de finales de junio.

Con este cambio, las expectativas del mercado se han puesto esencialmente en línea con las proyecciones de la Fed de realizar dos incrementos de tasas en 2017. El riesgo es que las expectativas pueden acelerarse, elevando las tasas de interés y el valor del dólar y complicando los esfuerzos del banco central para que la economía no siga dependiendo del estímulo monetario.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo a legisladores en Washington el jueves que el banco central estadounidense podría actuar “relativamente pronto”. La funcionaria advirtió que postergar durante mucho tiempo un aumento de las tasas podría obligar a la Fed a hacerlo de manera abrupta en el futuro para impedir un sobrecalentamiento de la economía. Pero agregó que el riesgo a corto plazo de quedar rezagado es limitado, y reiteró que el banco central espera aumentar las tasas gradualmente en los próximos años.

Mark Cabana, jefe de estrategia de tasas estadounidenses a corto plazo de Bank of America Merrill Lynch, dijo que los rendimientos de los bonos del gobierno probablemente seguirán aumentando.

Al mismo tiempo, la magnitud de la apuesta a favor de un alza de las tasas está generando algunas preocupaciones considerando la serie de vuelcos en apuestas que alguna vez fueron populares, como las acciones que reparten dividendos, el precio del oro y otros activos que los operadores esperaban que se mantuvieran bajos por más tiempo. Las transacciones muy populares elevan el riesgo de que un giro genere pérdidas desproporcionadas, dicen algunos analistas.

Otros advierten que el fortalecimiento del dólar y el aumento de las tasas en EE.UU. puedan intensificar la restricción de crédito crónica que sufren los mercados emergentes, donde el endeudamiento en dólares se ha disparado desde la crisis financiera. Esto podría impulsar un fuerte retroceso de las acciones, las commodities y otros activos más riesgosos.

“¿Vamos a ver otro episodio como el pánico de China?”, se preguntóBlake Gwinn, estratega de tasas de RBS Securities, refiriéndose a los colapsos del mercado del país asiático en agosto de 2015 y enero de 2016. “Hasta ahora, las cosas parecen estar ordenadas, pero el riesgo está latente”.

Fuente: The Wall Street Journal, 22/11/16.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


independencia financiera

.

.

La culpa no la tiene el libre mercado

octubre 25, 2016

Opinión: La Fed, no el mercado, sofoca el crecimiento

Donald Trump y Hillary Clinton atribuyen los problemas económicos de EE.UU. a la inmigración y el comercio. Están equivocados.

Por Mary Anastasia O’Grady.

Playa del Carmen, México.

Una encuesta del Pew Research Center publicada en julio indicó que 84% de los votantes estadounidenses dijeron que la economía es “muy importante” para su voto en la elección del 8 de noviembre. Fue el tema más importante para los encuestados.

federal-reserve-01Sin embargo, es cada vez más claro que las políticas de la Reserva Federal están causando un gran daño a la economía de Estados Unidos y ninguno de los candidatos ha convertido eso en un tema de campaña. En cambio, Hillary Clinton y Donald Trump atribuyen los problemas a una excesiva libertad económica. Esto es preocupante sin importar quién gane la elección.

En los tres días que pasé visitando esta ciudad turística la semana pasada, no vi a una sola persona en la industria hotelera local que fuera nativa del lugar. Ya sean los empleados del hotel, los restaurantes o de transporte, todos habían venido de otros estados —Tabasco, Guerrero, Oaxaca, Morelos, sólo para mencionar algunos— en busca de empleo.

Esta creación de empleos está impulsada por las ganancias de productividad que habrían sido inimaginables sin los correspondientes incrementos en libre comercio y movilidad y las inversiones en tecnología y capital humano. Así es como crecen las economías.

Sin embargo, nuestra clase política e intelectual cada vez más señala estos avances —tecnología, comercio y migración— como razones para ser pesimista. Es una lógica preocupante porque sugiere que un mejor futuro depende de retroceder, a contracorriente del liberalismo económico. También ignora la culpabilidad de la Fed por el lento crecimiento.

La innovación y la competencia generan lo que el economista austríaco Joseph Schumpeter llamaba “destrucción creativa”. En un mercado libre con dinero sólido, la riqueza creada por la disrupción es redistribuida, suministrando oportunidades para aquellos que fueron desplazados. Esto impulsa aún más la oportunidad.

Las políticas de la Fed de tasas de interés cero y compras de bonos, conocidas como relajación cuantitativa, no sólo no han conseguido estimular la inversión en los negocios, sino que también la han desalentado a través de la asignación equivocada de capital. Esto es contradictorio debido a que afecta al emprendimiento y, por ende, el crecimiento de la productividad.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) abrió la economía mexicana a las importaciones canadienses y estadounidenses en 1994. Muchos mexicanos perdieron sus empleos. Sin embargo, el país obtuvo acceso a lo que necesitaba para modernizarse. Agua potable, cenas con salmón, vinos de California y aire acondicionado no eran algo común en la Rivera Maya en 1985, pero ahora lo son y el turismo se ha disparado.

Tanto Trump como Clinton hablan sobre la necesidad de un crecimiento más rápido del país. Sin embargo, ambos proponen lograrlo atacando al libre mercado. Ambos recetan nuevas restricciones al comercio internacional y un nuevo programa social para niños de edad preescolar.

Clinton desea que el gobierno dé una mayor mordida impositiva a los miembros más productivos de la sociedad, una política que desalentaría la toma de riesgos por parte de esas personas. Trump habla con demagogia sobre la inmigración y desea castigar a las compañías estadounidenses que distribuyen su capital a su mejor uso si este resulta ser en el exterior.

Lo que se queda por fuera de su análisis es el gigantesco rol de las políticas monetarias y regulatorias anticrecimiento de la Fed. Trump argumentó en septiembre que la política de crédito barato de la Fed, la cual lleva ya ocho años, está generando burbujas de activos. Pero si entendiera el problema, no se despacharía contra el Nafta.

Clinton finge alarma ante las críticas de Trump a la Fed bajo el argumento de que se supone que el banco central sea independiente. Sin embargo, es bien conocido que los demócratas trabajan tras bambalinas para debilitar la independencia de los bancos regionales de la Fed para centralizar el poder en Washington.

El sentido común dicta que la Fed ha inundado el mercado con crédito al comprar bonos de forma enérgica y crear reservas bancarias en el balance de la Fed. No obstante, cuando la Fed compra activos, tales como deuda gubernamental o valores respaldados por hipotecas, sólo registra un pasivo a corto plazo en su balance. Las reservas están en los libros contables, pero no crean más crédito en la economía real que si la Fed nunca hubiera hecho la compra. Mientras tanto, genera una escasez de activos a mediano y largo plazo en el mercado.

Si hubiera un exceso de crédito en la economía real probablemente se manifestaría en los préstamos bancarios, a medida que las empresas en expansión clamaran por préstamos de bajo costo. Sin embargo, el crecimiento del crédito “ha sido terriblemente lento”, según escribió David Malpass, presidente de la firma de consultoría Encima Global, en una reciente nota a sus clientes. La estructura de término de los activos bancarios tiene algo de culpa, pero también la tiene la regulación, por parte de la Fed y el Congreso, a través de la ley Dodd-Frank de 2010, la cual ha hecho que sea difícil prestarles a las empresas, especialmente las pequeñas.

Las compañías con mejor calificación de crédito están usando el dinero barato no para financiar proyectos que mejoren la productividad, sino para pagar dividendos, recomprar acciones o llevar a cabo otras transacciones financieras. Las políticas de la Fed, como escribió Malpass, “están reduciendo el crédito disponible para las pequeñas empresas y perjudicando el crecimiento del PIB en vez de estimularlo”.

La Fed es técnicamente una “agencia independiente”, pero no es inmune a responder al público que sirve. Culpar al libre mercado de sus errores sólo hará que las cosas empeoren.

Fuente: The Wall Street Journal, 24/10/16.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


banner asesor financiero

.

.

¿Subirán las Tasas de la Fed?

septiembre 21, 2016

La Fed ve fundamentos para un alza de las tasas de interés antes de fin de año

 Por Jon Hilsenrath y David Harrison.
Janet Yellen, presidenta de la Fed.
Janet Yellen, presidenta de la Fed. 
.

Su perspectiva es resaltada por la poca urgencia que muestran los líderes del banco central estadounidense respecto a elevar las tasas en momentos en que la inflación se encuentra por debajo de su meta de 2% y la tasa de desempleo se mantiene baja, justo por debajo de 5%.

También muestra el reto que enfrenta la presidenta de la Fed, Janet Yellen, quien trata de balancear las perspectivas divergentes al interior de la Fed respecto al camino a seguir. Un sector desea elevar las tasas inmediatamente, mientras que otro no ve necesidad de hacerlo este año.

usa-mapa-01“La Fed considera que el caso a favor de un incremento en la tasa de fondos federales se ha fortalecido, pero decidió, de momento, esperar a que haya más evidencia de progreso continuo hacia sus objetivos”, dijo el banco central en un comunicado posterior a la reunión.

Las predicciones publicadas por la Fed mostraron que 10 de 17 funcionarios esperan que el banco eleve su tasa de referencia para diciembre en un cuarto de punto porcentual a un rango de entre 0,5% y 0,75%. Tres funcionarios no ven la posibilidad de subir las tasas este año, lo cual subraya las divisiones internas del banco central.

Además, tres presidentes de bancos regionales de la Fed –Esther George, Loretta Mester y Eric Rosengren– querían subir las tasas en septiembre, en oposición a la postura de la presidenta Yellen.

La descripción que hizo la Fed de la economía fue en general optimista y demuestra que a sus integrantes les preocupan menos los riesgos para el panorama económico, lo cual podría facilitar el alza de las tasas para finales de año. Durante el año, se mostraron preocupados por un creciente conjunto de problemas mundiales, como la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea o las inciertas perspectivas de la economía china. Pero en su comunicado posterior a la reunión del miércoles, la Fed dijo que los riesgos se han “equilibrado más o menos”, lo que implica que la economía tiene las mismas probabilidades de superar las estimaciones de crecimiento de la institución como de quedar por debajo de ellas.

Cuando los integrantes de la Fed ven riesgos que les preocupan, no son partidarios de subir las tasas.

La próxima reunión de política monetaria de la Fed tendrá lugar el 1 y 2 de noviembre, una semana antes de las elecciones presidenciales y no es probable que se tomen medidas entonces, por lo que la reunión de mediados de diciembre es la última oportunidad del banco central de subir las tasas este año.

La mediana de proyecciones del banco central muestra que espera subir la tasa de interés de referencia, probablemente en un cuarto de punto porcentual cada vez, en dos ocasiones en 2017, hasta llevarlo a entre el 1% y el 1,25%. En 2018, lo subiría en tres ocasiones, hasta situarlo entre el 1,75% y el 2%. Y en 2019, lo incrementaría en tres ocasiones, hasta dejarlo entre el 2,5% y el 2,75%.

Fuente: The Wall Street Journal, 21/09/16.


FED Federal Funds Rate, intereses banco central estadounidense

Gráficos – intereses históricos del FED

Gráfico Interés estadounidense FED – tipos del último año

Gráfico Interés estadounidense FED – tipos a largo plazo

Interés estadounidense FED (interés básico) hoy es de 0,500 %

Nota: Actualmente, la FED aplica un intervalo de porcentajes de 0.25% a 0,50%.

Sistema de la Reserva Federal (FED)

El Banco Central de los Estados Unidos es la FED. FED es el acrónimo de Federal Reserve System, aunque también se conoce como la Reserva Federal. Aunque la Reserva Federal es una institución pública independiente, el banco central estadounidense es propiedad de diversos grandes bancos y no del Estado. El consejo de administración de la Reserva Federal está formado por un Consejo de Supervisores, el Board of Governers, compuesto por 7 miembros designados por el Presidente de los Estados Unidos. Además de la FED nacional, existen 12 Bancos de la Reserva regionales. 5 delegados de estos bancos de la reserva regionales conforman, junto con los 7 miembros de la Board of Governers, la FOMC (Federal Open Market Committee). La función principal de la FOMC es la supervisión de las operaciones del mercado abierto a través de la política monetaria. Una función destacada de la Reserva Federal consiste en asegurar la estabilidad del sistema financiero de los Estados Unidos. La FED también tiene algunas otras funciones, entre las que destacan:

  • la «gestión» de la reserva monetaria nacional a través de la política monetaria con el fin de:
  • supervisión y regulación de los bancos privados;
  • fortalecimiento de la situación de los Estados Unidos en la economía mundial;
  • evitar o paliar situaciones de pánico entre los bancos (pánico bancario).

Federal Funds Rate

Cuando se habla del interés estadounidense, a menudo se hace referencia al Federal Funds Rate. La Federal Funds Rate es el interés que los bancos se cobran entre sí por préstamos a 1 día (overnight). Ese tipo básico estadounidense está determinado por el mercado y no se impone explícitamente por la FED. Al retirar o añadir fondos a la oferta monetaria, la FED trata de alinear el federal funds rate efectivo al tipo que pretende lograr. Cuando la política monetaria de la FED modifica el tipo básico, suele afectar a la altura del tipo de interés de diversos productos, tales como hipotecas, préstamos e intereses sobre ahorros.

En esta página se muestran los valores actuales e históricos del Federal Funds Rate de la FED.

Para un resumen de los tipos de interés actuales de numerosos bancos centrales, haga ‘clic’ aquí.

Tablas – intereses actuales e históricos del FED

Últimas variaciones de los tipos del FED

 fecha de modificación porcentaje
 16 diciembre 2015 0,500 %
 16 diciembre 2008 0,250 %
 29 octubre 2008 1,000 %
 08 octubre 2008 1,500 %
 30 abril 2008 2,000 %
 18 marzo 2008 2,250 %
 30 enero 2008 3,000 %
 22 enero 2008 3,500 %
 11 diciembre 2007 4,250 %
 31 octubre 2007 4,500 %

Relación de los tipos de otros bancos centrales

 tipo de interés región porcentaje fecha
 Interés RBA Australia 1,500 % 02-08-2016
 Interés BACEN Brasil 14,250 % 30-07-2015
 Interés BOC Canadá 0,500 % 15-07-2015
 Interés PBC China 4,350 % 23-10-2015
 Interés FED Estados Unidos 0,500 % 16-12-2015
 Interés BCE Europa 0,000 % 10-03-2016
 Interés BoE Gran Bretaña 0,250 % 04-08-2016
 Interés BoJ Japón 0,000 % 01-02-2016
 Interés CBR Rusia 10,000 % 16-09-2016
 Interés SARB Sudáfrica 7,000 % 17-03-2016

.

invertir no es un juego de azar

.

.

Las bajas tasas y el lento crecimiento continuarán

junio 21, 2016

Yellen indica que las tasas bajas y el crecimiento lento van para largo

Por Jon Hilsenrath.
La presidenta de la Fed, Janet Yellen.
La presidenta de la Fed, Janet Yellen.

Luego de siete años de crecimiento inferior al esperado en Estados Unidos, la presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen está reconociendo poco a poco que este podría ser el nuevo panorama de la economía a largo plazo, una situación que podría pesar sobre las tasas de interés por años.

Los vientos en contra del crecimiento económico fueron un tema central en una declaración preparada por Yellen para los legisladores en el primero de dos días de testimonio ante el Congreso sobre la perspectiva económica y la política monetaria.

FedLos funcionarios de la Fed se reunirán el 26 y 27 de julio, pero Yellen no dio señales sobre si espera subir las tasas en esa fecha. Señaló las razones para ser optimista y dijo enfáticamente que no anticipa una recesión en el próximo año, tal como algunos temen. Sin embargo, la líder del banco central mencionó las incertidumbres y riesgos que podrían frenar el crecimiento.

“Se mantiene una considerable incertidumbre sobre la perspectiva económica”, dijo Yellen en su testimonio preparado. El consumo y la inversión podrían flaquear, dijo. Además, el lento crecimiento de la productividad podría persistir, lo cual desaceleraría el crecimiento de los salarios y la generación de ingresos.

“No podemos descartar la posibilidad expresada por algunos economistas prominentes de que el lento crecimiento de la productividad que hemos visto en los últimos años continúe hacia futuro”, dijo. Fue un reconocimiento de un argumento, hecho entre otros por el profesor de la Universidad de Harvard Lawrence Summers, de que EE.UU. es propenso a un período de “estancamiento secular” en el que la que la producción crece lentamente y las tasas de interés se mantienen excepcionalmente bajas.

Durante años, Yellen ha argumentado que los obstáculos para el crecimiento económico se desvanecerían, lo que permitiría que el crecimiento gane velocidad y las tasas suban. Ahora, está sutilmente agregando condiciones a esta predicción.

En su testimonio, por ejemplo, dijo que espera que los vientos en contra “lentamente se desvanezcan con el tiempo”. En su testimonio ante el Congreso hace un año, dijo con más convicción que los vientos en contra “deberían disminuir con el tiempo”.

También indicó una gama de otras preocupaciones, muchas de ellas más allá del alcance de la Fed y de las fronteras de EE.UU. Una votación a favor de que el Reino unido salga de la Unión Europeo “podría tener repercusiones económicas significativas”, dijo. Además, China enfrenta “retos considerables a medida que equilibra su economía hacia la demanda doméstica alejándose del crecimiento liderado por las exportaciones”. Al ponderar estas y otras incertidumbres “las percepciones de los inversionistas y el apetito por el riesgo pueden cambiar de manera abrupta”.

Si la economía flaquea, Yellen dijo que la Fed se apoyaría en las herramientas que desarrolló luego de la crisis financiera para impulsar el crecimiento, incluyendo más compras de bonos hipotecarios o de valores y promesas de tasas bajas por largos períodos. Dijo que no tiene intención de seguir a Japón y Europa y adoptar políticas de tasas de interés negativas.

“No es algo que estemos considerando”, dijo Yellen. Ni es algo que espera que la Fed necesite hacer, agregó

Fuente: The Wall Street Journal, 21/06/16.

banner invertir en la incertidumbre

 

El dólar fuerte complica a la Fed

enero 28, 2016

El dólar fuerte se cruza en el camino de la Fed

Por Jon Hilsenrath, Ben Leubsdorf, Ben Eisen y Min Zeng.
El banco central de EE.UU. mantuvo sus tasas, pero no descarta un alza en marzo.
El banco central de EE.UU. mantuvo sus tasas, pero no descarta un alza en marzo.

El plan de la Reserva Federal de Estados Unidos de continuar este año con el alza gradual de las tasas de interés quedó enmarcado por las dudas el miércoles luego de que el banco central expresó su preocupación por las turbulencias de los mercados y el lento crecimiento de la economía mundial, pero no se pronunció acerca de si tales amenazas lo obligarán a archivar su programa de incrementos.

En diciembre, la Fed elevó en un cuarto de punto porcentual su tasa de interés de referencia y contempla otras cuatro alzas de idéntica magnitud para este año, la próxima de las cuales podría tener lugar en marzo.

federal-reserve-01Ahora, el comunicado de prensa que la Fed difundió después de su reunión de dos días volvió a generar dudas sobre si la entidad subirá las tasas en marzo. Los mercados de futuros asignan una probabilidad de apenas 25% a un incremento para esa fecha. Aun así, el banco central mantuvo todas las opciones sobre la mesa mientras analiza la evolución de la economía.

Las acciones cayeron tras el comunicado. El Promedio Industrial Dow Jones cerró con un descenso de 223 puntos, 1,38%, a 15.944 unidades y acumula un repliegue de 8,5% este año. Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense, considerada la deuda más segura, también bajaron, lo que impulsó sus rendimientos a 2,003%. El dólar no registró grandes variaciones. El WSJ Dollar Index, que mide el desempeño de la divisa contra las monedas de los principales socios comerciales de EE.UU., cayó apenas 0,08%.

“La (Fed) sigue de cerca los acontecimientos financieros y de la economía global y evalúa sus implicaciones para el mercado laboral y la inflación”, dijo el documento.

El banco central indica habitualmente en estos comunicados si observa que los riesgos que se ciernen sobre la economía son equilibrados o si se inclinan hacia su fortalecimiento o debilitamiento. El hecho de que la entidad se haya abstenido de opinar al respecto subraya las dudas que persisten sobre cómo interpretar el derrumbe de las acciones y el petróleo y las consecuencias de la desaceleración de China, la segunda economía del mundo.

Se puede tratar de baches pasajeros en el camino o de señales de problemas más arraigados y duraderos. La Fed ha albergado estas dudas desde agosto, cuando un derrumbe de la bolsa y la moneda china desataron una ola de ventas en los mercados mundiales. Una vez que los mercados se tranquilizaron, la Fed subió las tasas de corto plazo en diciembre. Las renovadas turbulencias han vuelto a poner al banco central en la incómoda posición de tener que determinar la peligrosidad de las nuevas amenazas a la economía.

La Fed “mantuvo sus opciones abiertas para marzo”, destacó el economista de Barclays Michael Gapen en una nota a sus clientes. “Un nuevo deterioro en las cifras o en los mercados financieros podría producir un retraso en las alzas de tasas, mientras que una mejora en los datos y la estabilización de los mercados financieros abriría la puerta a un segundo incremento de tasas en marzo”.

Por el momento, el banco central mantiene su tasa de referencia entre 0,25% y 0,5% y su pronóstico de que EE.UU. se expandirá en forma modesta, generará empleos y la inflación aumentará gradualmente hacia la meta de 2%. El organismo actualizará sus previsiones durante la reunión de marzo, que ya ha adquirido la condición de crucial.

dolar fuerte

Uno de los temas que desvelan a los inversionistas es el fortalecimiento del dólar. El WSJ Dollar Index registra un aumento de 23% en los últimos dos años. El alza del dólar ha complicado la campaña de la Fed para subir las tasas en forma paulatina, pero no ha tenido un efecto muy nocivo sobre la economía.

El fortalecimiento de la moneda exacerba algunos de los desafíos más notorios que ha afrontado la economía global durante el último tiempo, como la caída de los precios del petróleo y la baja inflación que impera en las economías desarrolladas, e intensifica las tensiones en los mercados emergentes más vulnerables.

El avance de la divisa estadounidense se ha moderado en lo que va del año, con un incremento de apenas 1,23% del WSJ Dollar Index, lo que contrasta con las violentas oscilaciones de las bolsas y el repunte de los precios de la deuda soberana.

Muchos, sin embargo, prevén que la apreciación del dólar se acelere. La moneda ha caído 0,3% frente al euro y 1,3% ante el yen, pero se ha apreciado 3,7% ante el real y 8,5% respecto del rublo.

Los gestores de dinero señalan el eje del probable ascenso del dólar se está trasladando a Asia en medio de los últimos movimientos del yuan. Ray Uy, gestor sénior de portafolio de Invesco, que administra activos del orden de los US$775.600 millones, apuesta a un alza del dólar frente a las divisas de Taiwán, Singapur, Malasia y Corea del Sur. Lo denomina “una nueva ronda” del fortalecimiento del dólar.

El alza del dólar, sin embargo, encarece las exportaciones estadounidenses y perjudica las ganancias de las empresas del país. Las compañías que cotizan en bolsa son particularmente susceptibles a estas presiones en momentos en que las ganancias pierden fuerza, advierten los inversionistas.

En la raíz de la reciente volatilidad que se ha apoderado de los mercados está el hecho de que “el dólar subió muy pero muy rápido y está teniendo un impacto”, dice Binky Chadha, estratega jefe global de Deustche Bank AG. “Si soy una empresa con ganancias en EE.UU. y Europa, cuando cae el euro, también lo hace el valor de las ganancias que anuncio”, indica.

El debate en torno a la dirección del dólar subraya la vulnerabilidad de los mercados a las repercusiones imprevisibles en momentos en que se considera que las políticas de estímulo de los bancos centrales son necesarias para sentar las condiciones para un crecimiento global. “La incertidumbre en torno a los mercados de divisas en todo el mundo está conduciendo las decisiones de políticas de una forma que no habíamos visto durante décadas”, afirma Daniel Tenengauzer, director de mercados emergentes y estrategia global de divisas de RBC Capital Markets.

Sin embargo, no todos están convencidos de que el dólar está a las puertas de una nueva alza que tendrá un impacto significativo en los mercados globales. La moneda estadounidense tiende a subir más antes de que la Fed eleve las tasas de interés que durante el ciclo de aumentos, señala Scott Mather, director de inversión de estrategia de EE.UU. en la gestora de fondos Pacific Investment Management Co., en California.

“Creo que a la Fed le agradará que (el dólar) no se haya apreciado contra el yen y el euro”, señala.

Aun así, los fondos de cobertura (hedge funds) y los gestores de patrimonio han apostado unos US$27.000 millones a favor de un alza del dólar, según Scotiabank. La cifra ha caído desde los niveles récord de comienzos del año pasado, pero sigue mostrando que muchos inversionistas anticipan un nuevo despegue de la divisa.

Fuente: The Wall Street Journal, 28/01/16.

banner toxic assets 03

La Fed ampliaría sus facultades sobre el sistema financiero

enero 14, 2016

La Fed evalúa ampliar sus facultades para supervisar el sistema financiero

Por Ryan Tracy.
Fachada del edificio de la junta de la Reserva Federal de Estados Unidos en Washington. REUTERS/Gary Cameron/Files Published Credit: Gary Cameron/Reuters Published Credit: Gary Cameron/Reuters Published Credit: Gary Cameron/Reuters
Fachada del edificio de la junta de la Reserva Federal de Estados Unidos en Washington.

WASHINGTON — La Reserva Federal de Estados Unidos está desempolvando una facultad legal que en general ha ignorado durante cuatro décadas y que podría aumentar de forma significativa su influencia sobre los mercados financieros.

Los requisitos de margen —reglas que limitan la porción de acciones o bonos que pueden comprarse a crédito— están subiendo al tope de la lista de tareas de la Fed conforme sus funcionarios se preocupan acerca de si disponen de las herramientas adecuadas para prevenir peligrosas burbujas de activos que pudieran provocar una nueva crisis financiera. También permiten al banco central ejercer influencia sobre todas las firmas financieras, no sólo los bancos.

federal-reserve-01Un acuerdo global reciente poco difundido allanó el camino para que el banco central siga adelante con sus planes de alterar los requisitos de margen. Bajo el pacto anunciado el 12 de noviembre, los reguladores de 25 economías acordaron adoptar normas similares a las que desarrolla la Fed, un frente unido que busca evitar que firmas financieras trasladen transacciones a otros países para eludir las normas más estrictas de la entidad.

El margen funciona como protección para los prestamistas que financian compras de valores. Si un inversionista quiere tomar prestado US$100 por un día, un prestamista podría pedirle al prestatario que pague una fianza de US$105, dejando un margen de US$5 en caso de que el valor de la fianza caiga.

A diferencia de reglas de margen anteriores de la Fed, que se enfocaban en gran parte en compras de acciones, las reglas que está redactando el banco central regirían transacciones de financiamiento de valores, un mercado de billones de dólares que involucra acuerdos de recompra, o repos, de acciones y bonos, así como el préstamo de valores.

Firmas de Wall Street de todo tipo usan las transacciones como una fuente de apalancamiento de corto plazo, créditos que le permiten realizar más apuestas y aumentar los retornos en las operaciones ganadoras. No obstante, tal apalancamiento también amplifica las pérdidas en las apuestas fallidas, y estas transacciones estuvieron en el centro del colapso de Lehman Brothers Holdings Inc. que desató la crisis financiera.

La Oficina de Investigación Financiera de EE.UU. (OFR, por sus siglas en inglés) estimó hace poco que el mercado de transacciones de financiamiento de valores mueve alrededor de US$4,4 billones, menos que durante la peor parte de la crisis pero una cifra sustancial. Las nuevas normas dejarían exentos los bonos del Tesoro y valores de agencias estadounidenses, que preocupan menos a la Fed puesto que son menos riesgosos que otras formas de garantía. Las transacciones que usan valores del gobierno estadounidense probablemente constituyen más de dos tercios del mercado de financiamiento de valores, según la OFR.

La Fed no quiso no quiso hacer comentarios sobre cuándo implementará la norma, pero funcionarios han indicado que se está convirtiendo en una prioridad, al hablar de ella en público con mayor frecuencia. Poco después del acuerdo global de mediados de noviembre, Daniel Tarullo, el zar regulatorio de la Fed, manifestó en un discurso que la entidad elaboraría las normas, que calificó como “un mecanismo para limitar la acumulación de apalancamiento en el sistema financiero” a medida que los recuerdos de la crisis se desvanecen.

A diferencia de gran parte de la autoridad regulatoria del banco central, esta regla tendría un alcance mucho más allá de los bancos y afectaría a todo el sistema financiero, incluyendo fondos de inversión y otros actores no bancarios, y reflejaría la creciente preocupación de la Fed acerca de lo que se conoce como la banca en la sombra.

Esta facultad no proviene de la ley de reforma financiera Dodd-Frank de 2010, que se concibió en respuesta a la crisis financiera, sino que data de la Ley del Mercado de Valores de 1934, promulgada después de la Gran Depresión, cuando las autoridades culparon al frenesí bursátil alimentado por deuda de exacerbar el colapso bursátil de 1929.

Los funcionarios de la Fed también tendrán que evaluar cómo los nuevos requisitos de margen interactúan con otras normas, como los requisitos de liquidez que limitan las actividades de los bancos en los mercados de financiamiento de valores al castigarlos por tomar demasiado crédito de corto plazo.

Karen Petrou, socia gerente de la firma de análisis político Federal Financial Analytics Inc., dice que esas reglas ya significan menos compradores y vendedores en el mercado, lo que puede causar volátiles oscilaciones de precios durante períodos de tensión. Los requisitos de margen podrían exacerbar ese problema si hace incluso más difícil que los bancos participen en el mercado.

“Estas reglas podrían mejorar la seguridad de los mercados, pero podrían socavar su liquidez debido a que hay menos actores” en un momento de estrés, asevera.

Las firmas financieras no se han referido mucho a las inminentes normas. Sin embargo, es probable que el banco central reciba críticas. Antes del acuerdo internacional de noviembre, algunos grupos de la industria financiera cuestionaron si los nuevos límites fortalecerían el actual régimen regulatorio, que según los actores del sector ya abordaba los riesgos sistémicos de los mercados de financiamiento a corto plazo.

Fuente: The Wall Street Journal, 14/01/16.

.

Página siguiente »