Gas y petróleo, claves en la proyección de Estados Unidos

noviembre 26, 2012 · Imprimir este artículo

Gas y petróleo, claves en la proyección de EE.UU.
Por Jorge Castro

Estados Unidos se convierte en 2020 en el principal productor mundial de petróleo, y deja atrás a Arabia Saudita; y en 2015 también asume la primacía en la producción de gas y coloca a Rusia en un segundo y crecientemente retrasado lugar. La Agencia Internacional de Energía (AIE) ha establecido esta semana un tercer punto fundamental: EE.UU. logra el autoabastecimiento energético en 2035 , y si el marco de referencia es Norteamérica (EE.UU./Canadá/México), el autoabastecimiento llega antes, quizás en 2020/2025. Las reservas de shale gas en la Provincia de Alberta (Canadá) equivalen a la totalidad de las existentes en 22 Estados norteamericanos.

Este extraordinario logro de EE.UU. es el resultado de la revolución del shale gas/shale oil, que ha transformado en los últimos 10 años la agenda energética estadounidense, y por extensión, la ecuación estratégica mundial. El shale gas pasó de ser 2% de la producción gasífera norteamericana en 2000 a 37% en 2011.

En la próxima década, las importaciones estadounidenses de petróleo caerían a la mitad. EE.UU. importa hoy 10 millones de barriles de petróleo por día (bd), la mitad del consumo doméstico, y en 2022 serían 4 millones b/d.

Estados Unidos se convierte en el primer productor mundial de petróleo debido a que su producción ha aumentado 25% desde 2008, y crecería un adicional de 30% para 2020.

Por eso, mientras las importaciones de petróleo eran 60% del consumo doméstico en 2005, se han reducido ahora a 42%.

El boom del shale gas aumenta cualitativamente las ventajas comparativas de la industria manufacturera norteamericana frente a la de sus grandes competidores (Alemania, China, Corea del Sur, Japón). El costo del gas natural en EE.UU. es ya 1/3 del alemán y 25% del nipón, y 35%/40% de los valores de China. La ventaja de la manufactura estadounidense en la estructura de costos es hoy 60%/70%, y hasta 80%, por la explosión del shale gas.

Este cambio esencial de la ecuación energética mundial ocurre cuando más de la mitad de la producción de petróleo y gas de Medio Oriente se ha dirigido este año al continente asiático , a diferencia de lo sucedido después de la Segunda Guerra Mundial, en que su destino fue Europa y EE.UU. El significado de este cambio energético en la estructura de poder mundial es que EE.UU.

acelera su abandono de su papel hegemónico en Medio Oriente , al igual que lo ha hecho en el mundo a partir de 2008. El retroceso estadounidense modifica los parámetros estratégicos de todos los conflictos de la región y les fija a sus protagonistas nuevas prioridades.

Para Israel, la aceleración de la integración mundial y el traslado del eje del equilibrio global a Asia implica que el adentro y el afuera tienden a confundirse, y que las vulnerabilidades internas ocupan el lugar de las amenazas externas, bélicas o militares. Esas fallas domésticas de importancia estratégica son la pobreza, la desigualdad social, el bajo nivel de participación laboral y la estructura oligopólica y no competitiva de su economía.

Respecto a Irán, el retroceso estadounidense abre la posibilidad de un acuerdo en el problema nuclear , en el marco de las negociaciones con el G-6 (5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad + Alemania).

La estructura productiva norteamericana es cada vez más liviana y menos energo-intensiva. EE.UU. deja atrás la economía industrial y cae verticalmente la relación energía/unidad de producto, y esto ocurre cuando se aproxima su autoabastecimiento energético . Hay una oscura armonía en los acontecimientos humanos y los cambios estructurales adquieren la misma naturaleza que las modificaciones en las ecuaciones estratégicas. Los conflictos de la segunda década del siglo XXI se parecen cada vez menos a los del pasado y sólo pueden ser comprendidos a partir de sí mismos. “Para pensar lo nuevo, hay que pensar de nuevo”, advirtió Nietzsche.

Fuente: Clarín, 25/11/12

Jorge Castro

banner CEP 01 click aqui

Lectura recomendada:  Cambio de rumbo en el flujo mundial de capitales

Comentarios

Una Respuesta para “Gas y petróleo, claves en la proyección de Estados Unidos”

  1. El potencial del dólar gracias al petróleo : Economía Personal on diciembre 4th, 2012 08:46

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.