Inflación e Indexación

junio 17, 2012 · Imprimir este artículo

 
Si hay contratos en pesos, no hay otra que indizar

Por Juan Carlos de Pablo

 

El anhelo gubernamental para que los contratos se celebren exclusivamente en moneda local reflotó la cuestión de la indización (indexación es un galicismo). ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes del referido sistema de ajuste de las cuotas?

Al respecto me comuniqué con el inglés John Wheatley (1772-1830), considerado el más estricto monetarista de su época (a partir de la teoría cuantitativa del dinero, la de la paridad del poder adquisitivo y la del arbitraje del oro, dedujo que la emisión monetaria aumentaría los precios sin modificar la producción y el empleo). En su Ensayo sobre la teoría monetaria y los principios del comercio, publicado en 1807, propuso la indización en base a índices de precios. El índice más conocido fue inventado por Ernst Louis Etienne Laspayres en 1871; a comienzos del siglo XIX existían índices más rudimentarios, como los propuestos por George Augustus William Shuckburgh-Evelyn. Para escapar de sus acreedores, Wheatley vivió algún tiempo en India y Sudáfrica.

-¿Qué es la indización?

-Un método que permite modificar en forma automática el valor nominal de una variable, en función de los cambios que se producen en el valor nominal de otra. Ejemplo: cada vez que se duplica el precio de viaje en subte, a usted le pagan el doble de pesos por cada conferencia. La clave está en la automaticidad de ajuste, una vez establecido el criterio.

-¿Cuáles son las ventajas?

-La primera es la comodidad. Propietarios e inquilinos no se tienen que reunir cada mes para pactar lo que éste le tiene que pagar a aquel por seguir ocupando la vivienda.

Además no hay que pronosticar la tasa de inflación futura. Indización no se opone a «no ajuste» sino «a ajuste no automático». Si en un país con inflación se prohíbe la indización, la tasa esperada de inflación se incorpora a los contratos vía aumentos nominales, determinados al comienzo del acuerdo.

Cuando la realidad no coincide con las expectativas, el alquiler puede terminar siendo muy caro o muy barato en términos reales. Irving Fisher, Milton Friedman, Alfred Marshall y Mario Henrique Simonsen recomendaron indizar.

-Luce maravilloso, pero; ¿cuáles son los inconvenientes?

-La indización plena rigidiza los precios relativos, impidiendo absorber cambios originados más allá de la inflación. La circular del Banco Central (BCRA) 1050 es sí misma es un mecanismo que transforma tasas de interés en un índice. Pero ésta se estrenó en abril de 1980, momento desde el cual las tasas de interés superaron los aumentos de los salarios y del valor de las propiedades.

Los cambios en los precios relativos obligan a «purgar» los índices, como ocurriera en 1973 a raíz del primer shock petrolero, y durante un mes de 1979, cuando José Alfredo Martínez de Hoz publicó índices con y sin carne vacuna. Junto a los índices convencionales, Estados Unidos estima la «inflación núcleo», que ignora los precios de los alimentos y la energía, por ser más volátiles.

-La falta de indización genera problemas con los ingresos públicos.

-En efecto, en 1967, Julio Hipólito Guillermo Olivera, y una década después Vito Tanzi, mostraron que cuando el pago de los impuestos no se indiza, el valor real de la recaudación disminuye a medida que aumenta la tasa de inflación, sugiriendo que la relación causal podría ir de inflación a déficit fiscal.

Al contrario, la no indización de las deducciones en el impuesto a las ganancias eleva injustificadamente el pago de impuesto a las ganancias de las personas y las empresas.

-Si la pesificación de los contratos supone la indización; ¿cómo se puede aplicar cuando los índices de precios no reflejan la realidad?

-Buen punto. Los contratos no se celebran entre tontos o mal informados. Si junto a la obligación de pesificar los contratos la ley obliga a indizar según la estimación de la tasa de inflación que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), los valores iniciales reflejarán, no solamente el valor de lo que se contrata sino también la subestimación esperada por la estimación oficial de la tasa de inflación.

-Don Juan, muchas gracias.

Fuente: La Nación, 17/06/12.

 

Lectura recomendada:  ¿Robar o Trabajar?

————————————————-

Más información:
Remarks on currency and commerce / By John Wheatley, esq. (London : Cadell and Davies, 1803)

 

Remarks on currency and commerce

By John Wheatley

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.