La caída de la bolsa china

julio 8, 2015 · Imprimir este artículo

Los motivos del descalabro de la bolsa china

Más de la mitad de las 2.800 empresas que cotizan en los índices chinos han suspendido la cotización de sus acciones desbordadas por el desplome de las tres últimas semanas.

Por Sergio Heredia (La Vanguardia).

Horizontes. Shangai. (AFP)

Horizontes. Shangai. (AFP)

China banderaMás de la mitad de las 2.800 empresas que en la actualidad cotizan en los grandes índices chinos, como el Shanghai y el Shenzen (con sus derivaciones), suspendieron anoche la cotización de sus acciones, desbordadas por el excepcional desplome de las tres últimas semanas. Desde mediados de junio, el Shanghai Composite se ha dejado el 31%, suficiente como para activar las alarmas en la Comisión Reguladora del Mercado de Valores chino y en el Banco Popular de China, que el pasado fin de semana iniciaba un plan extraordinario para inyectar liquidez en los parqués, reanimar a los inversores y reimpulsar a las pequeñas y medianas empresas chinas, muy maltrechas por la deriva del asunto.

Subidas desproporcionadas

El proceso se inició en enero del 2014, en un momento dulce para la mayoría de parqués mundiales. Los bancos centrales de Estados Unidos, Japón y China (pese a la ralentización de su economía) mantenían en pie sus programas de expansión monetaria, y los ojos de los inversores se habían vuelto hacia las plazas chinas, razonablemente baratas. Amparándose en ese último dato, los mercados emergentes volvían a ser interesantes. El ascenso fue inmediato, y más acentuado conforme avanzaban los meses. Entre enero del 2014 y el pasado 6 de junio, el Shanghai Composite llegó a elevarse un 142%.

Alerta de burbuja

En ese periodo de tiempo, y en particular en los últimos meses, expertos y responsables gubernamentales lanzaron las primeras alertas. Dijeron que en China se había hinchado una burbuja bursátil. Y advirtieron de profundas divergencias: mientras el crecimiento del país seguía ralentizándose (el año pasado, China marcó su crecimiento más bajo en los últimos 25 años), las bolsas corrían desbocadas. El aviso llegó tarde.

Lectura recomendada:  Cómo el auge de China hizo surgir a Trump

Inversores atrapados

Cerca de 90 millones pequeños inversores, la mayoría de ellos sin formación económica ninguna (en algunos casos apenas contaban con el graduado escolar), ya habían entrado en las bolsas, atraídos por el dinero fácil y la llamada de los asesores financieros. Algunos, de hecho, llegaron a endeudarse para comprar más acciones. Por supuesto, entraron mal. En enero las bolsas ya estaban arriba: quienes entraban entonces compraron caro. A partir de junio, las caídas les pillaron en falso. Asustados, vendieron tan pronto como pudieron. Su pánico ha acelerado el proceso bajista.

El gran pinchazo

Sucedió hace tres semanas, con los mercados completamente desindexados de la realidad económica del país. Desde el 6 de junio, el Shanghai Composite ha perdido el 31%, su peor serie en dos décadas. Es cierto: visto en perspectiva, aún acumula un ascenso del 111% en año y medio. Sin embargo, el pánico ha provocado que muchos pequeños inversores vendieran y perdieran muchísimo dinero, y el efecto contagio comienza a extenderse entre las plazas vecinas, como el Hang Seng de Hong Kong o el Nikkei japonés, que anoche también cedieron de forma notable, el 6% en el caso del primero y el 3,1% en el del segundo.

ESPECIAL: LA VANGUARDIA

Fuente: clarin.com, 08/07/15.

 

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.