La caída del oro debería significar un dólar más fuerte

abril 16, 2013 · Imprimir este artículo

La caída del oro debería significar un dólar más fuerte
Por Nicholas Hastings

El descenso en picada que sufrió esta semana el precio del oro, la más abrupta de los últimos 30 años, es una buena noticia para el dólar.

El hecho de que los inversionistas estén deseosos de vender el metal precioso a un precio tan bajo sólo puede significar una cosa: que la inflación ya no es considerada una amenaza.

Y si la inflación ya no es una amenaza, entonces el dólar, que de lo contrario habría estado en riesgo, debería beneficiarse.

Desde que la Reserva Federal de Estados Unidos se embarcó en un programa de compras de activos, conocido como flexibilización cuantitativa, para ayudar a frenar la crisis financiera y reactivar la economía estadounidense, los inversionistas internacionales se mostraron consternados de que Estados Unidos pudiera desatar un problema de inflación masivo en el futuro.

Nunca hubo evidencia concreta de que esto sucedería, pero en cada ronda de flexibilización cuantitativa de la Fed, el oro atraía más respaldo en su tradicional rol de cobertura contra la inflación.

Para septiembre de 2011, el precio había sido impulsado a un nuevo máximo récord superior a US$1.920 la onza. La escalada difícilmente fue sorpresiva dado que el Banco de Inglaterra también había abierto el grifo de la liquidez para evitar que sus bancos colapsaran y para tratar de sacar a la economía del Reino Unido de la recesión.

Con la crisis de deuda de la eurozona en su punto más álgido, y mientras las medidas de rescate para los países más atribulados sumaban liquidez, aumentaban los temores de una futura presión mundial sobre los precios.

No obstante, desde entonces ha habido un entendimiento gradual de que la inflación tal vez no fuera un problema después de todo.

Incluso en el Reino Unido, donde la presión de precios ha demostrado ser persistente por varios años, la tasa de inflación ha comenzado a caer hacia la meta del gobierno de 2%.

Son esas metas de inflación las que probablemente también alentaron la confianza de los inversionistas. En el caso de la Fed, las perspectivas de una inflación superior a 2,5%, con una tasa de desempleo en torno a 6,5%, serían suficientes para activar una restricción monetaria.

Y en Japón, que acaba de lanzar un masivo programa de compras de activos destinado a revertir la deflación, la meta de la inflación se fijó en 2%.

Las causas del pánico que llevó a vender oro en los últimos días, lo que ubicó brevemente su precio por debajo de US$1.325 la onza, son muchas. La presión técnica, los débiles datos económicos y los rumores de que Chipre tendría que desprenderse de sus reservas en oro fueron citadas entre las razones.

Sin embargo, el precio ha estado cayendo por algún tiempo debido a que los inversionistas parecen haber ajustado gradualmente sus expectativas inflacionarias.

Por si fuera poco, los datos publicados las últimas semanas en Estados Unidos y China mostraron que el crecimiento en ambos países no está a la altura de las expectativas.

Esto solo puede significar que las presiones inflacionarias globales disminuirán aún más y que el rol del oro como cobertura también declinará.

Y el dólar, que en algún momento se lo consideró en riesgo debido a la inflación, ahora es una apuesta aún más segura de lo que era antes.

Fuente: The Wall Street Journal, 15/04/13.

Artículos relacionados:

https://www.economiapersonal.com.ar/2013/04/16/%c2%bfllego-a-su-fin-la-larga-racha-alcista-del-oro/

https://www.economiapersonal.com.ar/2013/04/12/cae-el-precio-del-oro/

————————————-

https://www.economiapersonal.com.ar/2013/02/19/inversorglobal-los-polemicos-de-2013/

InversorGlobal: Los polémicos de 2013

Extracto de la nota:

Gustavo Ibáñez Padilla, planificador financiero y consultor de empresas, sostiene que paradójicamente el dólar no siempre se perjudica cuando aumenta su emisión. Esto se debe a que los inversores toman al dólar como un refugio, por lo que su cotización se fortalece cuando las perspectivas económicas se vuelven más inciertas.

Lectura recomendada:  El oro cierra en mínimo de casi tres años

[…] Por su parte, Cailliat se muestra más conservador: “dependiendo del perfil de riesgo del inversor, el porcentaje para el dólar puede ir de un 5% a un 10% del total del portafolio”. Ibáñez Padilla fue el más extremo: “dolarizaría un 70% del portafolio”.

Nota completa: http://www.igdigital.com/2013/02/los-polemicos-de-2013/

Fuente: Inversor Global, 01/02/13.

Comentarios

Una Respuesta para “La caída del oro debería significar un dólar más fuerte”

  1. ¿Qué pasa con el oro? : Economía Personal on abril 25th, 2013 14:53

    […] La caída del oro debería significar un dólar más fuerte […]

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.