La Economía argentina y el peligro de los Cisnes negros

abril 12, 2018 · Imprimir este artículo

Los Cisnes Negros, propios y ajenos

Por Oscar Martínez.

Argentina y Mauricio MacriLa política económica argentina es una generadora de discursos y prácticas alejadas de cualquier ortodoxia. Incluso se encuentran heterodoxos de la más pura estirpe ortodoxa. Y viceversa. Este es el país donde un titular del Banco Central no se puso colorado al afirmar que la emisión (de moneda, claro) no produce inflación. Y otro, con muchos laureles, inventó otra argentinada: metas de inflación con intervención cambiaria. O, si se quiere, uso de instrumentos monetarios (tasa de interés) para calmar los precios junto a un tipo de cambio ya no libre, sino “acomodado” para frenar, ceteris paribus, la trepada inflacionaria.

cisne negroPero el ceteris paribus es apenas una facilidad para el análisis (significa que se mueve un elemento de la economía pero el resto de las variables quedan inmóviles) en versiones teóricas de cualquier estructura o fenómeno de la Economía. La realidad es mucho más compleja. En verdad, está llena de Cisnes Negros (sucesos impredecibles y de grandes consecuencias globales, en la concepción habitual) aunque, en el caso argentino, hay cisnes negros (en minúscula) generados de forma endógena y de consecuencias casi previsibles.

Así, nuevamente, el Gobierno debe dejar de festejar algunos buenos indicadores de la marcha de la economía(y en algún sentido de la política) por nuevos exabruptos de la tropa propia. Por caso: la nueva suba de los combustibles, adelantada en este mismo Económico la semana pasada, que ya supera la inflación en el mismo período. Y eso, claro, acelerará los precios.

Será difícil que frente a un surtidor, el sufrido automovilista reconozca que es una buena noticia que bajó la brecha entre los que más tienen y los que menos ganan en el país. Es más, seguramente se incluirá en el segundo grupo. Sobre todo al sumar las subas en luz, gas, medicina prepaga, alimentos y bebidas, entre otros. Los gastos nuevos con ingresos viejos suelen generar algún tipo de incomodidad. El cisne negro de siempre.

En este marco, suenan como un signo de sensatez las palabras del vicejefe de Gabinete, Marío Quintana, al reconocer que gran parte de la inflación la generó el propio Gobierno con los aumentos de servicios y tarifas que dispuso. Seguramente, frente a aquel abnegado consumidor, esos dichos caerían mucho mejor que las declaraciones del ministro de Energía, Juan José Aranguren, que confesó que no repatriaba sus ahorros porque todavía no tenía suficiente confianza en el rumbo del país. ¿Temerá algún cisne negro?

Frente a una inflación anual que desbordará el 20% anual, el Gobierno se está anotando victorias significativas con gremios muy importantes que firman paritarias en torno al 15% incluyendo una claúsula de revisión. Como por lo general la “revisión” de ese porcentaje de aumento se produciría el año próximo, el tema salarial, al menos en el sector privado, quedaría como un ancla antiinflacionaria.

Claro que apostar a la sintonía fina en el manejo de la cosa pública suena aleatorio en un mundo cada vez más desafinado donde mandan los graznidos de potenciales, y posibles, Cisnes Negros (en mayúscula).

Lula presoEl caso de Brasil es, quizás, el más urgente. A pesar del vuelo supersónico del mercado bursátil, quedarían por evaluar los daños políticos a la incipiente recuperación de la economía brasileña, especie de tractor de varios sectores industriales locales, sobre todo para el automotor. Con una caída de la agricultura en torno al medio punto del PBI, un tropezón en Brasil sería preocupante.

Pero más grave podría ser la aparente guerra comercial desatada entre EE.UU. y China. Y como, nuevamente, los análisis más simplistas (“sube la soja, es bueno para el país”) suelen ser verdaderos cisnes negros propios porque no toman en cuenta la totalidad de los fenómenos. Un evento como una disputa comercial global podría convertirse en un Cisne Negro si el conflicto entre las dos grandes potencias económicas se derrama al terreno financiero o desata un proteccionismo irreductible. Un anticipo: Estados Unidos prohibió la importación de biodiésel argentino por cinco años. Se apeló a la OMC, pero es otro cisne que pocos vieron llegar.

Fuente: Clarín, 08/04/18.


Vincúlese a nuestras Redes Sociales:

Google+      LinkedIn      YouTube      Facebook      Twitter


Cómo lograr su Libertad Financiera

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.