La eurozona desafía a sus detractores

mayo 16, 2012 · Imprimir este artículo

La eurozona desafía a sus detractores

Por Richard Barley

 

La eurozona se niega a seguir el guión. Se predijo que el bloque monetario volvería a entrar en recesión durante el primer trimestre; sin embargo, la economía no registró cambios, una mejora en relación a la contracción de 0,3% del trimestre anterior y muy por delante de las previsiones generales que anunciaban un declive de 0,2%, según los datos facilitados el martes por Eurostat. La eurozona podría ser mucho más resistente de lo reconocen sus detractores.

Ciertamente la recesión se esquivo en gran parte gracias a Alemania que es responsable de 27% del Producto Interno Bruto de la eurozona y alcanzo un crecimiento de 0,5%, muy por encima de las expectativas de 0,1%. No obstante, Bélgica, Austria, Finlandia, Eslovaquia y Estonia también registraron un crecimiento de entre 0,2% a 1,3% durante el trimestre. Una de las sorpresas más grandes fue que Portugal apenas registro una contracción de solamente 0,1% y desafío los miedos sobre el efecto de la austeridad.

Por supuesto, Europa todavía no está a salvo. La economía francesa, la segunda más grande del bloque, ni creció ni se contrajo en el trimestre y estuvo apoyada por un aumento de los gastos del gobierno con motivo de las elecciones, el cual podría desvanecerse en los próximos trimestres. Holanda, España, Italia, Portugal y Chipre están en recesión. Los datos estadísticos sugieren que el segundo trimestre ha tenido un arranque poco auspicioso y el riesgo de una posible salida de Grecia del euro es enorme; los mercados quedaron duramente golpeados por el colapso de las conversaciones en Grecia para formar un gobierno de coalición.

La división del crecimiento norte sur puede representar una fuente de problemas. Si la perspectiva económica empeora más para España e Italia y los rendimientos siguen aumentando, los inversionistas en bonos pueden cuestionar seriamente otra vez las dinámicas de la deuda. La divergencia en el crecimiento puede avivar las tensiones políticas, sobre todo sobre el grado de apoyo a las economías en dificultades por parte del banco central europeo.

Sin embargo, la divergencia en las economías regionales es una parte normal de la unión monetaria. Los países periféricos están reduciendo las importaciones y llevando a cabo reformas, mientras que los países del Norte como Alemania se centran en reequilibrar sus economías mediante un aumento del consumo doméstico. Una mayor integración económica es el requisito para completar ese reequilibrio y mantener la aceptación popular.

Los grandes perdedores de los datos publicados el martes son los políticos del Reino Unido que presentaron como la razón de su reciente flojo desempeño económico la crisis en la eurozona. La relativa resistencia de Europa demuestra que la mayor parte la debilidad inglesa tiene que ver con factores domésticos.
Fuente: The Wall Street Journal, 16/05/12.

Lectura recomendada:  Europa: Las políticas monetarias laxas no habrían aumentado la desigualdad

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.