La Fed ampliaría sus facultades sobre el sistema financiero

enero 14, 2016 · Imprimir este artículo

La Fed evalúa ampliar sus facultades para supervisar el sistema financiero

Por Ryan Tracy.
Fachada del edificio de la junta de la Reserva Federal de Estados Unidos en Washington. REUTERS/Gary Cameron/Files Published Credit: Gary Cameron/Reuters Published Credit: Gary Cameron/Reuters Published Credit: Gary Cameron/Reuters
Fachada del edificio de la junta de la Reserva Federal de Estados Unidos en Washington.

WASHINGTON — La Reserva Federal de Estados Unidos está desempolvando una facultad legal que en general ha ignorado durante cuatro décadas y que podría aumentar de forma significativa su influencia sobre los mercados financieros.

Los requisitos de margen —reglas que limitan la porción de acciones o bonos que pueden comprarse a crédito— están subiendo al tope de la lista de tareas de la Fed conforme sus funcionarios se preocupan acerca de si disponen de las herramientas adecuadas para prevenir peligrosas burbujas de activos que pudieran provocar una nueva crisis financiera. También permiten al banco central ejercer influencia sobre todas las firmas financieras, no sólo los bancos.

federal-reserve-01Un acuerdo global reciente poco difundido allanó el camino para que el banco central siga adelante con sus planes de alterar los requisitos de margen. Bajo el pacto anunciado el 12 de noviembre, los reguladores de 25 economías acordaron adoptar normas similares a las que desarrolla la Fed, un frente unido que busca evitar que firmas financieras trasladen transacciones a otros países para eludir las normas más estrictas de la entidad.

El margen funciona como protección para los prestamistas que financian compras de valores. Si un inversionista quiere tomar prestado US$100 por un día, un prestamista podría pedirle al prestatario que pague una fianza de US$105, dejando un margen de US$5 en caso de que el valor de la fianza caiga.

A diferencia de reglas de margen anteriores de la Fed, que se enfocaban en gran parte en compras de acciones, las reglas que está redactando el banco central regirían transacciones de financiamiento de valores, un mercado de billones de dólares que involucra acuerdos de recompra, o repos, de acciones y bonos, así como el préstamo de valores.

Firmas de Wall Street de todo tipo usan las transacciones como una fuente de apalancamiento de corto plazo, créditos que le permiten realizar más apuestas y aumentar los retornos en las operaciones ganadoras. No obstante, tal apalancamiento también amplifica las pérdidas en las apuestas fallidas, y estas transacciones estuvieron en el centro del colapso de Lehman Brothers Holdings Inc. que desató la crisis financiera.

La Oficina de Investigación Financiera de EE.UU. (OFR, por sus siglas en inglés) estimó hace poco que el mercado de transacciones de financiamiento de valores mueve alrededor de US$4,4 billones, menos que durante la peor parte de la crisis pero una cifra sustancial. Las nuevas normas dejarían exentos los bonos del Tesoro y valores de agencias estadounidenses, que preocupan menos a la Fed puesto que son menos riesgosos que otras formas de garantía. Las transacciones que usan valores del gobierno estadounidense probablemente constituyen más de dos tercios del mercado de financiamiento de valores, según la OFR.

Lectura recomendada:  La Fed concluye la venta de los bonos de hipotecas respaldadas por AIG

La Fed no quiso no quiso hacer comentarios sobre cuándo implementará la norma, pero funcionarios han indicado que se está convirtiendo en una prioridad, al hablar de ella en público con mayor frecuencia. Poco después del acuerdo global de mediados de noviembre, Daniel Tarullo, el zar regulatorio de la Fed, manifestó en un discurso que la entidad elaboraría las normas, que calificó como “un mecanismo para limitar la acumulación de apalancamiento en el sistema financiero” a medida que los recuerdos de la crisis se desvanecen.

A diferencia de gran parte de la autoridad regulatoria del banco central, esta regla tendría un alcance mucho más allá de los bancos y afectaría a todo el sistema financiero, incluyendo fondos de inversión y otros actores no bancarios, y reflejaría la creciente preocupación de la Fed acerca de lo que se conoce como la banca en la sombra.

Esta facultad no proviene de la ley de reforma financiera Dodd-Frank de 2010, que se concibió en respuesta a la crisis financiera, sino que data de la Ley del Mercado de Valores de 1934, promulgada después de la Gran Depresión, cuando las autoridades culparon al frenesí bursátil alimentado por deuda de exacerbar el colapso bursátil de 1929.

Los funcionarios de la Fed también tendrán que evaluar cómo los nuevos requisitos de margen interactúan con otras normas, como los requisitos de liquidez que limitan las actividades de los bancos en los mercados de financiamiento de valores al castigarlos por tomar demasiado crédito de corto plazo.

Karen Petrou, socia gerente de la firma de análisis político Federal Financial Analytics Inc., dice que esas reglas ya significan menos compradores y vendedores en el mercado, lo que puede causar volátiles oscilaciones de precios durante períodos de tensión. Los requisitos de margen podrían exacerbar ese problema si hace incluso más difícil que los bancos participen en el mercado.

“Estas reglas podrían mejorar la seguridad de los mercados, pero podrían socavar su liquidez debido a que hay menos actores” en un momento de estrés, asevera.

Las firmas financieras no se han referido mucho a las inminentes normas. Sin embargo, es probable que el banco central reciba críticas. Antes del acuerdo internacional de noviembre, algunos grupos de la industria financiera cuestionaron si los nuevos límites fortalecerían el actual régimen regulatorio, que según los actores del sector ya abordaba los riesgos sistémicos de los mercados de financiamiento a corto plazo.

Fuente: The Wall Street Journal, 14/01/16.

.

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.