La inversión, prioridad en Estados Unidos

septiembre 4, 2016 · Imprimir este artículo

La inversión, prioridad en EE.UU.

El proceso de acumulación de capital (maquinarias, equipos, capital intelectual) prácticamente ya se ha frenado.

Por Jorge Castro.

usa-flag-01

EE.UU. dispone virtualmente de pleno empleo (4,7% de desocupación) y la inflación ha sido menos de 1% anual en los 12 meses previos, en tanto la subyacente (core) es 1,6% y treparía a 2% en diciembre.

Por eso la Reserva Federal anunció que se reinicia el ciclo de alza de las tasas de interés, quizás en septiembre. Sucede que el nivel de crecimiento (1,1% anual en el segundo trimestre) es el más bajo de todas las fases de recuperación desde la Segunda Guerra Mundial, debido a una caída de más de 2 puntos porcentuales de la tasa de inversión (14,7% del PBI en 2000/ 12,9% en 2015), el menor nivel en 3 décadas.

El proceso de acumulación de capital (maquinarias, equipos, capital intelectual) estadounidense prácticamente se ha frenado; y en el modo capitalista de producción lo decisivo es el crecimiento económico, no los equilibrios macroeconómicos o financieros.

El poder de EE.UU. depende de su tasa de formación de capital: Y si el primer país del mundo acumula menos de 1% de capital por año, significa que renunció a la primacía. El capitalismo es un mecanismo de acumulación y un sistema de hegemonía al mismo tiempo.

EE.UU. necesita crecer 3%/4% por año para enfrentar su principal debilidad estructural, que es la bajísima tasa de participación laboral (61,7% en 2015/65,4% en 2000), que hace que 1 de cada 4 hombres en condiciones de trabajar haya dejado de buscar empleo.

La siguiente falla estructural de EE.UU. es el retroceso de los ingresos de la clase media (-30% en 20 años), cuyo componente fundamental es la trituración que experimentan los trabajadores industriales, sometidos a una combinación letal de reducción en sus filas, menores salarios y pérdida de autoestima, mezcla tóxica convertida en el mayor factor revulsivo de la política norteamericana (Donald Trump/ Bernie Sanders).

Las compañías estadounidenses cuentan en el exterior con un stock de capitales inmediatamente disponibles por US$2,1 billones. Entre ellas, 8 de las grandes high-tech encabezadas por Apple, Microsoft, Google y Facebook, tienen ganancias acumuladas por US$500.000 millones (+US$64.000 millones en 2015). Apple sola posee US$215.000 millones. Los titulares de S&P500 tienen a la vista U$S1,2 billones en el sistema financiero regulado por la Reserva Federal.

Lectura recomendada:  La tasa de crecimiento potencial de los países avanzados se redujo a la mitad

EE.UU. es el único país avanzado que impone tributos a sus empresas por sus ganancias en el exterior, lo que hace que paguen dos veces por los mismos ingresos. También ha fijado el mayor impuesto a las ganancias del G-7 (39%).

La doble imposición surgió en una fase previa del proceso de globalización, cuando EE.UU. era el eje de la demanda global (1948-2008), mientras que la tasa del 39% nació en la década del 60 (Gran Sociedad/Lyndon Johnson); y ambas han quedado definitivamente atrás. Son historia.

Las transnacionales norteamericanas despliegan en EE.UU. entre 50% y 60% de su producción, con un porcentaje superior de productividad. Por esta circunstancia, la doble imposición implica una pérdida de competitividad de 30% o más, y la consecuencia es la negativa a invertir.

La débil expansión norteamericana es una creación local, no global. Es obra de la relación existente entre Estado y economía privada, mediada por un sistema impositivo anacrónico. Esta disparidad coincidió a partir de 2001 con el mayor nivel de gasto público de la historia de EE.UU. La deuda pública creció 50 puntos porcentuales (pp.) en 3 décadas: era 58% del PBI en 1980 y ha trepado ahora a 105% (U$S19 billones). El presupuesto 2016 asciende a US$3,95 billones.

Si EE.UU. se vuelca hacia adentro y opta por invertir internamente la inmensa masa de capitales de que dispone en el exterior, sería lo mejor para la economía mundial. La ayudaría a superar la trampa de estancamiento estructural en la que se encuentra sumergida. No hay riesgo de aislacionismo en esta decisión. EE.UU. no se puede aislar de sí mismo en el siglo XXI.

Fuente: Clarín, 04/09/16.

.

.

banner CEP 01 click aqui

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.