La crisis griega y la hostilidad alemana de cara a un tercer rescate para el maltrecho país heleno representan un buen momento para examinar la relación de la mayor economía de Europa con la moneda única. ¿En qué medida ayuda a Alemania su pertenencia al euro? ¿Dónde podría perjudicarla?

La relativa debilidad del euro frente al hipotético marco alemán es una ventaja para el país. Además de la disciplinada Alemania, la unión monetaria también incluye a países como Italia, España, Francia y Grecia, que no han tenido tanto éxito como los germanos en los últimos años.

euro-13Esto pesa sobre la fortaleza del euro, lo que ayuda a los exportadores alemanes. Como ya se sabe, las exportaciones son un motor fundamental de la economía germana. Una divisa más fuerte seguramente haría la vida más difícil para los exportadores alemanes al encarecer sus productos en el mercado mundial.

El economista de ING Carsten Brzeski señala que la política monetaria del Banco Central Europeo ha tendido a favorecer a los países más débiles y que este enfoque beneficia a naciones exportadoras como Alemania. “La divisa siempre estará infravalorada en comparación con una situación en la que estás por tu cuenta”, indica.

El experto estima que la política monetaria acomodaticia del BCE en el último año ha inyectado cerca de 25.000 millones de euros a la economía alemana mediante el abaratamiento de la moneda única.

Suiza arroja luz sobre cómo sería la vida de Alemania si estuviera por su cuenta. La pequeña nación alpina también es un refugio para los inversionistas y su divisa, el franco, se ha fortalecido considerablemente en los últimos años. Era tan fuerte que durante tres años y medio el banco central del país no le dejó apreciarse más allá de 1,20 francos por euro. Pero en enero el Banco Nacional Suizo se rindió en esa lucha y el poderoso franco ahora se cotiza a 1,05 por euro.

Lectura recomendada:  El Deutsche Bank resucita el temor al colapso financiero

Y los exportadores no están contentos. Swissmem, un organismo que representa a más de un millar de los 13.000 fabricantes de maquinaria del país, dijo que tres cuartas partes de las compañías que lo componen esperan que la apreciación del franco este año contraiga los márgenes de ganancias en al menos cuatro puntos porcentuales. “Casi un tercio de ellas esperan una pérdida operativa este año”, indicó en un comunicado.

Pero la pertenencia al euro no lo es todo. La gestión económica también es importante. “Los países pueden prosperar dentro o fuera del euro o fracasar dentro o fuera del euro, en función de las políticas nacionales que persigan”, comenta el economista jefe de Berenberg, Holger Schmieding.

También se ha dicho que Alemania se beneficia de la crisis porque los inversionistas han huido al país en busca de refugio ante los temores sobre las finanzas de otros países de la zona euro, facilitando así al gobierno equilibrar sus cuentas.

El instituto IfW en Kiel, Alemania, estimó en abril que el país germano ahorraría 160.000 millones de euros hasta 2030 debido a unos tipos de interés más bajos.

Esto podría, por supuesto, haber ocurrido incluso con el país fuera del bloque. Por ejemplo, Suiza puede endeudarse incluso con mejores términos que Alemania. El miércoles por la mañana, la rentabilidad de su bono a diez años era de 0,01% frente a 0,71% del alemán, según Tradeweb.

Pero esto tiene sus inconvenientes. La fuerte entrada de capital en Suiza ha provocado temores sobre la estabilidad financiera, e inquietud por el aumento de los precios de la vivienda. Aunque Alemania tiene problemas similares, puede apoyarse en las ganancias de las exportaciones que acompañan a una divisa más débil, algo que su vecino montañoso e independiente no puede hacer.

— Neil Maclucas en Zúrich contribuyó a este artículo.