Las limitaciones de la India

agosto 12, 2012 · Imprimir este artículo

India muestra límites a un modelo de desarrollo

Por Jorge Castro.

 

India experimentó esta semana el mayor corte de electricidad de la historia y durante dos días 800 millones de personas enfrentaron la parálisis de las actividades productivas y la clausura de hospitales, subterráneos y aeropuertos, en ciudades como Nueva Delhi y Mumbay. Las causas son las siguientes: las redes de distribución son obsoletas y reemplazarlas implica una inversión de U$S 550.000 millones en 5 años.

Fuera de ellas, se encuentran 300 millones de indios (25% de la población), que carecen de todo acceso a la electricidad.

Las plantas generadoras utilizan carbón como combustible. India posee una de las tres mayores reservas mundiales de este producto. El inconveniente es que 90% proviene de una empresa estatal (Coal India), que se ha mostrado incapaz de proveer el insumo.

De ahí que las plantas funcionen a 2/3 o menos de su potencial. El precio de la electricidad está ampliamente subsidiado; y aun así, sus costos de producción están 30% o 40% por debajo de los valores de mercado. Las usinas deben vender forzosamente su producción a 28 entes públicos estaduales (tantos como el número de estados), todos ellos quebrados al hacerse cargo de la diferencia.

En el sector distribución (son dos redes nacionales) se experimentan pérdidas por U$S 7.200 millones anuales, resultado de fallas técnicas por la obsolescencia del sistema y robos crónicos. Esto ocurre mientras la mitad del crédito bancario se dirige al sector (U$S 500.000 millones) y la deuda impaga alcanza a U$S 162.000 millones, que se triplicaría en 3 años, con riesgo de default. La importación de carbón (cuyo precio externo es 30% mayor que el doméstico) crece 30% por año.

India lidera el negocio mundial de servicios de alta tecnología y sus ingresos superaron U$S 153.000 millones en 2011. La actividad crece 20% anual promedio. Su eje está en Bangalore, sur del subcontinente, y allí se despliegan como racimos (clusters) las grandes trasnacionales de la alta tecnología (Silicon Valley es el otro polo de high tech en el mundo).

El Estado en India es débil y profundamente disfuncional.

Tiende a la parálisis y a generar cuellos de botellas, desatando una tensión creciente que provoca estallidos memorables, como esta semana.

La incapacidad de decidir no es consecuencia del régimen democrático -herencia de la Corona británica y raíz de la estabilidad lograda después de 1947- sino de la absoluta inercia e ineptitud para conducir del sistema político.

En términos de decisiones, el sistema político es más importante que el régimen democrático, categoría jurídica y constitucional. Es el vínculo entre el mundo de los intereses y el de la política; y ésta es ante todo decisión. El sistema político indio, hondamente fragmentado, carece de un partido capaz de conducir. Por eso se paraliza y queda prisionero de innumerables presiones de los grupos de interés; ante todo, los vinculados al Estado, que frustran las iniciativas estratégicas de largo plazo.

Aun así, India crece (en los últimos 11 años duplicó el ingreso real per cápita). A pesar de su reducido tamaño (comparativamente es 1/3 de la china y menor que la brasileña), su economía se ha convertido en una de las integrantes del nuevo eje de la acumulación global (junto con la República Popular y Brasil).

El auge tiene lugar sin el respaldo del Estado, o mejor, con el Estado en contra. Es obvio que su crecimiento (6,5% este año) se encuentra muy por debajo de su potencial, sobre todo el que fijan los clusters de Bangalore. Un punto favorable del sistema político es su extrema descentralización, que hace competir arduamente a los 28 Estados.

Esto acumula presión a favor del crecimiento y la innovación. El apagón no es un problema energético o de infraestructura. Es una cuestión de falta de gobernabilidad del sistema político. Este es el problema de los países emergentes, en primer lugar, en América del Sur.
Fuente: Clarín, 12/08/12.
El Dr. Jorge Castro es analista internacional y presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico.
Más información en: www.agendaestrategica.com.ar

Lectura recomendada:  El triunfo de Merkel profundiza los cambios

Comentarios

Algo para decir?

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.